Editorial El Roble 106, Noviembre: “¿Ya fue?”

tapa_er_106

Descargar desde > acá.

Pareciera que todo el mundo tiene puesta la cabeza en el 2017. El gobierno, la oposición, los analistas políticos, los consejeros, los periodistas… Cada vez más parece asentarse que las elecciones todo lo pueden y todo lo modifican. Hasta los dirigentes sindicales de la ahora unificada CGT, de quienes poco podía esperarse igualmente, han demostrado que no pondrán ningún “palo en la rueda”. Ni palito. Ni escarbadiente, ni astilla… nada pondrán.

Llegamos ya prácticamente a un fin de año donde el gobierno sale fortalecido por haber logrado llevar adelante sin una resistencia organizada nacionalmente: un descomunal ajuste sobre los y las laburantes,  favorecido por las direcciones sindicales traidoras y de la bronca no sabida como ser encausada de los laburantes; una transferencia de recursos enorme hacia los sectores más poderosos; la profundización del desmantelamiento del Estado y pérdida de derechos conquistados; la destrucción de cientos de miles de puestos de trabajo (léase familias que han perdido su fuente de ingreso); la “Titanicazión” del kirchnerismo (fuerza supuestamente opositora y que en diciembre de 2015 tenía mayoría en el Congreso como para condicionar al gobierno –si así lo hubiese querido, claro–); el aumento de la represión, de la mano de un discurso xenófobo creciente; y así podríamos seguir enumerando otros “méritos”.

Las únicas verdaderas resistencias de este 2016 han sido las gestadas desde abajo, empujando a tomar medidas, ganando las calles, luchando contra el resto de actores nombrados arriba (gobernantes de todos colores, burocracia sindical, medios masivos de comunicación…).

Así, llegamos a octubre tras la mayor convocatoria a un Encuentro Nacional de Mujeres, realizado en Rosario el pasado mes, y apenas unos días después, el 19 de octubre, el Paro Nacional de Mujeres que no sólo fue de enorme trascendencia en el país entero, sino que fue replicado en muchos países de Latinoamérica y el mundo. Pero la violencia de nuestra sociedad no sólo se presenta como violencia de género y machismo. También la estigmatización de la pobreza, y particularmente a los jóvenes pobres, continúa llevándose vidas de nuestros pibes y pibas a manos de las fuerzas represivas que, para colmo, incrementarán su presencia en los barrios más castigados a través del envío de 6000 gendarmes más. Es decir que no sólo debe sufrirse la vinculación inocultable del circuito “legal-ilegal” y su trama de negociados de todo tipo, sino que se incrementa la presencia de una parte indispensable de ese negocio.

En un mismo sentido, las editoriales “periodísticas” de diarios como La Nación y Clarín, así como las expresiones públicas de distintos ministros (ver declaraciones del Ministro de Educación Bullrich por ejemplo) y de su vocero mediático Lanata, vienen preparando el terreno de esa avanzada que sistemáticamente buscan profundizar, apuntando más al control social que a combatir el delito.

En la vereda opuesta, las masivas jornadas de lucha de este año han intentado poner algún tipo de freno al avance derechista. Por los motivos ya mencionados, no han tenido ni la continuidad ni la articulación necesarias, y si bien la responsabilidad mayor por lejos está en manos de los burócratas de turno, tampoco las fuerzas de izquierda hemos sabido dar respuestas de conjunto, muchas de ellas también preocupadas por el calendario electoral más que por otra cosa, y con un institucionalismo alarmante. Sería útil y bueno aprender de una vez que el descontento creciente, sin una orientación que parta de una posición de clase y direccione la bronca, no se traduce en saltos organizativos por sí mismos.

El próximo 4 de noviembre, con el tardío llamado de las CTA a una nueva jornada de lucha, tendremos la oportunidad de volver a medir fuerzas con la clase gobernante. De las y los laburantes y de la juventud, desde abajo y a la izquierda, parte la esperanza de construir un frente común que vuelva a poner en el centro de la escena la disputa por el poder.  

Equipo de El Roble.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Editoriales, General, Versión Papel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s