Acampe frente a Parex Klaukol:”No tenemos más nada que perder, ya estamos envenenadas”

klaukol

Levantado de RNMA. El pasado domingo 30 de octubre, la asamblea de Vecinxs autoconvocadxs contra la contaminación de Parex Klaukol resolvió comenzar un acampe en las puertas de la planta en el barrio de Las Mercedes, Virrey del Pino. Simultáneamente, una de sus integrantes, Susana Aranda, inició una huelga de hambre.

El reclamo de la asamblea incluye, entre otras, la exigencia de una solución definitiva de la contaminación del aire y del agua; un hospital móvil equipado para detectar y tratar los metales en sangre; el cese del funcionamiento de la planta hasta que se resuelva la contaminación con garantía del sueldo completo de lxs trabajadorxs y la apertura inmediata de una mesa de negociación con las autoridades.

Desde el Enredando las Mañanas nos comunicamos con Susana Aranda, en su tercer día de huelga de hambre seca. Al día viernes seguía sosteniendo la misma.

Descargar audio.

La vecina e integrante de la asamblea explica el porqué de la decisión radical: “hoy es mi tercer día de huelga de hambre seca, porque no estoy ingiriendo líquidos ni sólidos, así que hoy estoy mucho más comprometida pero bueno, lo sabía, lo asumo y lo voy a seguir hasta las últimas consecuencias porque no tenemos alternativas. Estamos en un callejón sin salida (…) porque agotamos todas las instancias habidas y por haber, desde la justicia federal, justicia ordinaria, OPDS, municipal, provincial, nacional, y bueno…acá hay gente que tiene muchos problemas de salud. Hoy, en estos momentos, tengo una señora vecina que fue intoxicada y ahora está luchando para que no le amputen la mano, le están haciendo una biopsia. Y esas historias se repiten, entonces no tenemos más nada que perder, porque de todas maneras ya estamos envenenadas”.

Susana vive en el barrio desde hace 46 años. La planta de Parex Klaukol, nos explica, desde hace 36. “Ellos -continúa- se instalaron acá desde el 80 y nosotros recién en el 2009 nos enteramos que nuestros problemas de salud eran por contaminación y después, buscando, fuimos descubriendo que la contaminación venía de las tolvas de Parex Klaukol y empezamos la lucha. La verdad es que la lucha es desigual, nosotros somos gente trabajadora, que vivimos del trabajo, nosotros construimos acá la casa, yo hace 46 años que vivo acá y mi casa estuvo antes que la fábrica, el barrio se fundó mucho antes que la fábrica y bueno, vinieron los franceses, pusieron ahí la bandera y ahí están”.

Preguntada en relación a la respuesta que habían recibido por parte de la empresa o de las autoridades locales, Aranda se indigna y relata que a la empresa “no les interesa. Nosotros estamos acá, porque no somos maleducados ni no cortamos la libertad del trabajo de nadie, estamos en la vereda del portón principal por donde entran todos. Nosotros lo que queremos es que Klaukol (…) invierta en lo que tiene que invertir y que no contamine. Acá muere gente, hay chicos que están continuamente con hemorragia nasal, con problemas de leucemia, con problemas de aprendizaje, con problemas neurológicos. Eso está comprobado por todos los organismos que tienen que comprobar. El problema es que la solución no viene nunca. Hoy por hoy, yo hace tres días que estoy acá sin ingerir líquido ni sólido y hasta ahora nadie llamó, salvo los medios alternativos como ustedes, gente de derechos humanos, gente común, pero las autoridades, el que tiene el poder de solucionar esto no, no existimos. No sé cómo llamar esto, es un estado de abandono total, porque tampoco tenemos ningún servicio, no tenemos médicos, hoy la señora que está comprometida las dos manos tuvo que viajar tres horas porque tiene que ir hasta el Hospital Ramos Mejía en la Capital a hacerse atender”.

La situación que relata la vecina de Virrey del Pino es desesperante y por esa razón sostiene que seguirá la huelga hasta las últimas consecuencias. “Yo lo que quiero -explica- es una solución, porque acá viven mis hijos, mis nietos, y no se puede seguir así, eternamente una agonía, una muerte lenta, saber que todos los días te están envenenando y ellos facturan (…) Se sienten dueños de uno. Y eso no lo voy a aceptar nunca”.

La última mención de la entrevista se la dedicó a los medios alternativos, a quienes agradeció dar seguimiento al conflicto, “porque los grandes medios tampoco ven, porque cuando el poder económico tapa, no existe periodista, no existe juez, no existe justicia. Lo que nosotros pedimos es nada más ni nada menos que se haga justicia”.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Ecología, Exclusivos web

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s