Nota central El Roble N° 110: “¡MACRI, MARZO TE PROFUNDIZÓ LA VERDADERA GRIETA DE CLASE!”

La verdadera grieta (léase enfrentamiento/división) no es entre Kirchnerismo y PRO sino entre  la clase obrera y el pueblo trabajador contra nuestros enemigos de clases, el capitalismo.

piquete-paro

Grieta entre explotados y explotadores, que todo  trabajador consciente de ser explotado tiene que tender a profundizar  con la lucha que  está en curso contra la explotación de clase, contra la pérdida de nuestras conquistas, contra la entrega de nuestras riquezas.   

Si bien es cierto que no es lo mismo el gobierno anterior que el actual, la diferencia está en que el anterior era de una capa media burguesa y este es de lo más granado de la burguesía monopolista,  pero los dos son de la misma clase burguesa explotadora. El anterior repartió algo, este nos está quitando todo y trayendo hambre.

Solo basta mirar lo que pasa en las empresas, suspensiones, despidos, persecuciones a todo intento de organización sindical que no esté bajo la batuta de la burocracia y con los engaños con que tienen a los compañeros de los movimientos sociales para inmovilizarlos, donde todo queda en promesas.

¡Macri y su equipo de patrones no se la están llevando de arriba y empiezan a estar  preocupados porque la clase obrera y el pueblo trabajador están en la calle, y lo quiere disfrazar con que la grieta es entre el actual gobierno y el anterior!

Sumando cada una de las manifestaciones y los enfrentamientos de los trabajadores y estudiantes en sus lugares contra los patrones y contra las fuerzas represivas en cada lugar, somos miles y miles los que nos hemos manifestado en los tres primeros meses del año.

Con la idea de contrarrestar las movilización de trabajadores y del pueblo, lanzó Macri (a escondidas por las dudas si fracasaba) el 1º de abril su propia manifestación, muchos de los concurrentes son acérrimos defensores de la dictadura cívico-militar, no son tantos como nosotros, pero tienen plata y el poder.

¿La clase obrera, el pueblo trabajador y los estudiantes nos estamos manifestando por  ganar algo o porque no nos saquen lo que con largos años de luchas hemos conquistado, deteriorando nuestras condiciones de vida, de trabajo y de estudio?

Sin dudas que hasta acá nuestras luchas son  defensivas, pero ¡qué importante es que no nos dejemos esquilmar mansamente como ovejas!

Aunque hasta acá sean luchas defensivas y no para conquistar algo más para nuestro bienestar, la importancias de estas luchas está en que somos miles y miles en la calle y donde se empieza a afianzar la unidad de acción. La unidad combatiente de clase contra clase, que de persistir y profundizar nos dará finalmente la victoria.

Pero nuestra victoria como clase obrera y trabajadora no puede ser de nuevo el advenimiento de un gobierno populista que da algo para no perder todo.

En el devenir de la lucha unificada, antes de la derrota parcial o total de este gobierno de los grandes monopolios, tenemos que ir pensando con qué lo reemplazamos para que no nos pase una vez más “que se vayan todos, y al final vuelven todos u otros peores”.

¿Cómo le paramos la mano a Macri y su represión?

La profundización de la grieta entre la clase obrera y el pueblo trabajador contra los burgueses y su gobierno lleva a este a tener que profundizar la represión en todas sus formas: palos, encanadas, prescripciones, espionaje, en fin, utilizando todas las fuerzas represivas.

Ante ello, el único camino es más organización para más lucha de clase. Ellos son pocos, pero tienen el poder. Nosotros sólo tenemos nuestra unidad y la vamos a incrementar.

A los que cantan hoy en las marchas “volveremos” les preguntamos ¿A qué volverán? ¿A que  los diputados ganen lo mismo que un trabajador?, ¿A eliminar el IVA de todo el consumo popular? ¿A nacionalizar todos los bancos?, ¿A nacionalizar todo el trabajo en las mineras  y que no nos destrocen nuestro medio ambiente?, ¿A no pagar la deuda externa?, ¿A poner en nuestras manos argentinas todo el petróleo con YPF a la cabeza, dirigida por los propios trabajadores?, ¿A expropiar la oligarquía terrateniente y distribuir la tierra entre los trabajadores?, ¿A nacionalizar el comercio exterior?, ¿A defender la salud y la educación pública laica y gratuita?, ¿A nacionalizar los laboratorios?. Dudamos mucho que vuelvan para ir a fondo contra la burguesía y los monopolios siendo de una misma clase, unos más chico y otros más grande ¿si no lo hicieron antes lo van hacer ahora?

Lo preguntado en el párrafo anterior es parte del programa completo del FIT que lamentablemente no lo publicita.

Por otro lado la dirigencia sindical concilió  con el gobierno todo el año pasado, pero los gordos de la CGT tuvieron que ponerle fecha al paro nacional después que salieron como ratas cuando los manifestantes los corrieron del palco y les bajaron ese atril con forma de cajón de muerto.

Esta gran lucha de estos últimos meses empieza a poner las cosas en su lugar y no es que vamos por “choripanes y la coca” como dicen los gorilas, nadie lleva, 200.000, 400.000, medio millón de personas por un choripán, eso lo saben hasta los del PRO, la gente sale porque estamos mal y vamos peor. (¿Será que a la marcha “por la democracia” del gobierno no fueron tantos porque no hubo chori?)

Pero siempre de una lucha obrera quedan enseñanzas, nos permite ver con más claridad qué dirigentes tenemos, quien fortalece la lucha o quien es vacilante y también a los verdaderos garcas patronales.

Nos permite ver quién hace asamblea deliberativa y resolutiva y quien no, ya que en nuestro medio algunos pocos  llegar a hacer la asamblea, pero  en esos casos es solo informativa, es decir no escuchan las opiniones de los laburantes  y no ponen la mociones a votación.

Y lo más importante, no siempre se hacen asambleas para balancear el éxito conseguido y por qué lo logramos y mucho menos se hace cuando la perdimos, para analizar colectivamente qué nos pasó, que falló, y demostrar y hacer conciencia que la lucha de clases no termina en esa acción, ganando o perdiendo. La explotación de una u otra forma seguirá hasta que no cambiemos este régimen capitalista.

Los explotadores nos seguirán explotando, ganemos o perdamos, y nosotros necesitamos entre todos ser cada vez más conscientes que la explotación es la condición indispensable del sistema capitalista y que los trabajadores podríamos (y luchamos por) vivir mucho mejor en un régimen donde no haya explotación del hombre por el hombre.

El socialismo no cae del cielo, es producto de la lucha de clases, pero no de cualquier lucha de clases, será la consecuencia de estas luchas que surgen primero como defensivas, para que no nos saquen lo que ya conquistamos, pero si en medio de esa lucha hay compañeros conscientes que con paciencia empiecen a ayudar a cada compañero a  razonar  colectivamente en temas tan vitales como: ¿cómo es que los patrones nos explotan, cómo usan sus herramientas, su estado, sus fuerzas represivas, su justicia aprovechando de nuestra inocencia?  

Si damos claridad a los trabajadores que más se destaquen en la lucha y la organización, esas luchas se pueden transformar en ofensivas y comenzarán a tomar de hecho sus derechos hasta que se transformen en lucha por  el poder obrero, el socialismo.

También  tendremos que conocer cómo nos tenemos que organizar en cada lugar de trabajo para la lucha sindical en forma subterránea en cada fábrica, sin que los patrones ni la burocracia sindical nos descubran, hasta que seamos unos cuantos y con claridad de qué hay que hacer para enfrentar al patrón y a todos sus servicio de inteligencia (léase Recursos Humanos) y alcahuetes que tienen, y solo sacar la cabeza cuando ya seamos una fuerza en ese  lugar. Para ello tomar el ejemplo como lo han hecho en otras empresas que hoy dirigen compañeros luchadores y no la burocracias sindical.

Escribirlo en esta papel es fácil, realizar lo descripto no es nada fácil pues el enemigo de clase en nuestro país es fuerte y tiene instrumentos cada vez más pulidos y masificados para imponernos su voluntad explotadora.

Pero la clase obrera y el pueblo trabajador somos millones en las fábricas, en el estado, en las escuelas, en el campo, en las barriadas populares y con conciencia clasista. Con lucha y organización más temprano que tarde cambiaremos este régimen podrido que en su decadencia nos arrincona y nos mata.

                                                                                                                                                 El viejo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo General, Históricas, Versión Papel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s