Nota central de El Roble de Julio: “Mujeres de pie” Charla con ferroviarias del Sarmiento

En el número anterior de El Roble nos preguntábamos qué pasa con las mujeres trabajadoras que se organizan sindicalmente. Por qué suelen tener menos espacio como dirigentes o  por qué las vemos menos. Por mencionar lo más resonante del último tiempo, en Córdoba están a la cabeza de la organización del sector de transporte, como lo vimos con las conductoras de trolebuses, están en #PepsiCo peleando contra el cierre de la planta de Florida. Los medios masivos muestran poco y nada estas luchas, y menos aún la experiencia de las mujeres ya que muchas veces es un doble ejemplo de organización. Organizarse para defenderse de los patrones y hacer otro esfuerzo como mujeres y ocupar lugares que antes eran solo para los hombres.

central

Las ferroviarias

Además de las luchas mencionadas, que hoy son un ejemplo a seguir, hay muchas mujeres que trabajan todos los días y cuentan con una experiencia sindical y como colectivo de mujeres. Conversamos con compañeras del tren Sarmiento que nos cuentan parte de su experiencia.

Mujeres Ferroviarias Independientes forma parte de la Lista Bordó, lista que hoy en día es la oposición más fuerte a la burocracia. Dentro de la Bordó hay varios espacios y muchas discusiones sobre cómo enfrentar a la burocracia y cómo salir a pelear por las reivindicaciones propias, sigue siendo la lista que aglutina de manera unitaria al activismo, peleando contra la patronal.

 

¿Hace cuánto tiempo trabajan en el Sarmiento y cómo comenzaron a activar sindicalmente?

Ingresé al ferrocarril Sarmiento hace tres años como banderillera. Junto con otras compas fuimos las pioneras de ese sector, porque anteriormente solo los hombres podían ser banderilleros”.

Otra compañera, boletera, con más de diez años en su puesto de trabajo nos cuenta “Ni bien ingresé, encontré mi espacio donde poder participar sindicalmente”.

Comencé a organizarme sindicalmente una vez q estuve efectiva laboralmente ya q estaba familiarizada con lo gremial” cuenta otra de las ferrovarias.

 

¿Cuándo comenzaron a organizarse como mujeres dentro del  Sarmiento?

Nuestra orga (Mujeres Ferroviarias Independientes) comenzó en el 2016, cuando  un grupo de compañeras queríamos participar  del Encuentro Nacional  de  Mujeres en Rosario. Nos encontramos con que no era posible  desde  el  sindicato viajar de forma independiente de todo partido político. Nos juntamos,  organizamos un poco a las apuradas y viajamos efectivamente,  entonces  vimos la necesidad de formar un espacio  totalmente  independiente  pero con la misma lucha colectiva de la lista Bordó.

¿Cuáles son los reclamos principales? ¿Por qué luchan ?

Nos encontramos  en una empresa donde las  condiciones mínimas para poder desarrollar  nuestras tareas no eran de importancia para la empresa, en la  cual la  gran mayoría  son hombres. Nuestros reclamos eran por cupos y mejores condiciones de trabajo, ya sea por  baños, vestuarios, uniformes, capacitación… Cuando comenzamos a militar sindicalmente  en la lista Bordó  fuimos conscientes de que nuestras necesidades  básicas no eran tomadas con la misma importancia, ya que en nuestro gremio  la mayoría también son hombres e igualmente machista (solo hay 3 delegadas de los 30 delegadxs en total con el solo argumento  de que no se exige cupo) dónde para poder exigir a la empresa, primero había que discutir con los compañeros para que nuestros reclamos sean oídos.

 

¿Qué diferencia  tiene la actividad  sindical de ustedes respecto a la de los demás compañeros?

Nuestro espacio es de mujeres y no partidario. Abierto a todas las compañeras. Y nuestra lucha tiene varios ejes, por una lado peleamos por la paridad de género tanto en ámbito laboral como sindical. Lo que queremos  decir con esto es que luchamos por igualdad de condiciones y derechos. Para lograrlo nos damos herramientas, conocimientos. Lo hacemos en forma de taller, de lectura colectiva y sobre todo, organizándonos. Otro de los ejes es visibilizar nuestra problemática, por eso participamos de charlas y de varios espacios de militancia de Mujeres del oeste.

 

¿Por qué consideran importante tener espacios propios?  

La problemática laboral nos atraviesa  de forma desigual. A los problemas salariales  y de mejoras en lo laboral  se suma la falta de cupos  femeninos para las diferentes categorías, por lo cual nos cierran las  puertas  cuando pueden ser ocupadas perfectamente  por mujeres. Las capacitaciones pueden ser a mujeres también, para tener más herramientas.

 

¿Ven que sus compañeros ponen o pusieron trabas en ese proceso de organización propio?

Somos conscientes de que el machismo está instalado en todos los espacios  sociales. En la lista Bordó en general tenemos apoyo con nuestros reclamos. En ellos no vemos que nos pongan trabas, sí en otros compañeros de otras listas o de otros sindicatos.

 

¿Qué ejemplos de machismo concretos podrían decirnos?

Por ejemplo, una de las compañeras rindió para trabajar de conductora y en La Fraternidad, que son todos hombres, no aceptaron que ingresen.

Sin embargo,  creemos que el cambio es posible  y hay muchos compañeros que están dispuestos  a sumar en  ese camino en la igualdad de derechos que en definitiva  nos favorece  a todxs.

Agradecemos a las compañeras por este intercambio y esperamos seguir en contacto para poder construir codo a codo un sociedad más justa.

Noelia, integrante de El Roble y militante del PRC.

central opcional

Algunas de las actividades que llevan a cabo las compañeras es la formación en oficios. En este momento están planificando un taller en carpintería ferroviaria para mujeres. Lo va dictar uno de los compañeros que hoy está en el oficio de carpintería y pintura. La idea es que las compañeras puedan ir aprendiendo el uso de las herramientas y el trabajo en talleres donde hoy no están presentes, para poder, en un futuro, incorporarse.

 

recuadro central

Una de las compañeras nos cuenta: “La mayoría de las compañeras tenemos hijos y a veces se nos complicaba participar de acciones o de reuniones y por eso pensamos hacer un espacio de juegos y una biblioteca infantil. En la foto, estamos armando la biblioteca infantil con maderas que nos donaron compañeros de Obra civil. Después recibimos donación de libros”

mujeres pepsico

Imágen Izquierda Diario.

El ejemplo de PesiCo

El feriado del 20 de junio, con un cartel pegado en la puerta de la fábrica, la multinacional PepsiCo Snacks nos informó que nuestras 600 familias quedarían en la calle. Dicen que tienen crisis, pero las trabajadoras sabemos mejor que nadie que eso no es verdad. Por eso este lunes, en resguardo de nuestros puestos de trabajo, volvimos a entrar a la empresa, y hoy estamos exigiendo que no haya #NiUnaMenos sin trabajo y decimos bien fuerte, junto a nuestros compañeros: ¡familias en la calle nunca más! Muchas de nosotras, cuando entramos en PepsiCo, trabajábamos 16 horas para poder quedar efectivas, con ritmos agotadores y sin más derecho que a media hora para comer y casi cinco minutos para ir al baño. Si te quedabas embarazada, tenías que trabajar como cualquier otra compañera, con turnos rotativos y con los mismos ritmos, haciendo siempre el mismo trabajo para no quedar sin empleo. Años en el mismo puesto, siendo la extensión humana de esas máquinas que te tiraban paquetes a morir para que empaquemos en las cajas, todos los días el mismo trabajo que iba dañando nuestros cuerpos. Teníamos los peores salarios, pero nunca podíamos acceder a mejores categorías, ya que nuestro convenio no lo permitía. Si ya no podíamos estar en las líneas de producción, porque nos dolían los brazos o la espalda, nos echaban. No sabíamos ni siquiera que teníamos ART. Y si estábamos descompuestas e íbamos al departamento médico, éramos tratadas como mentirosas, acusadas de “vagas”, de no querer trabajar, y entonces nos medicaban con cualquier cosa y otra vez a la línea de empaque.

(…)Y porque sabemos que por ser mujeres recibimos los peores tratos, nos organizamos dentro de la fábrica, y cada 8 de marzo, y luego también cada 3 de junio, por NI UNA MENOS, nos ganamos el derecho a impulsar jornadas de reconocimiento y por la defensa por nuestros derechos como trabajadoras (…) Nosotras decidimos, nos organizamos, hacemos asambleas, votamos y luchamos con nuestros compañeros: ni atrás ni adelante, sino al lado y con paso firme por nuestros derechos(…)

Carta de las trabajadoras (fragmentos)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo General, Históricas, Sindicales, Versión Papel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s