Editorial El Roble N° 118, Diciembre: Se acabó el tiempo, que sea “con la cabeza de los dirigentes”

TAPA-118

Descarga el PDF desde acá.

El gobierno de Macri avanza con decisión con un conjunto de medidas profundamente antiobreras y antipopulares. Buscan aprobar este paquete de leyes que en sus distintas variantes (Reforma Laboral, Jubilatoria, Impositiva, Educativa y Sanitaria) plantean bajar el costo de la mano de obra y combatir el déficit fiscal. En su conjunto, implican un importante retroceso en las condiciones de vida de la clase, hambre para las y los jubilados y avanzar con una lógica de mercado donde la salud y la educación serán para aquellos/as que puedan pagar.

El 29 de noviembre más de 200.000 personas coparon la Plaza Congreso y sus adyacencias para repudiar dichas reformas. Pero el mismo día por la noche el senado aprobó el proyecto de la reforma jubilatoria que baja el porcentaje de aumento de las jubilaciones, pensiones y asignaciones universal por hijo y aumenta la edad jubilatoria hasta incluso los 70 años. Aquí, donde los senadores opositores tenían la oportunidad de poner un freno, vimos como una gran parte de la oposición apoyó esta ley. Es que la situación económica mundial no es ignorada por el conjunto de los partidos patronales. Con sus matices, acuerdan con el plan de los capitalistas a nivel internacional: para cuidar sus ganancias hace falta más mano de obra barata, trabajar más años y crear nuevos nichos para hacer negocios (en este sentido van todas las reformas que impulsan). El gobierno, encabeza esta política y cuenta con el respaldo de los países más importantes del planeta, que bendijeron a Macri dándole la presidencia del G20.

La otra pata de esta política es alinear a la dirigencia sindical de la CGT y a muchos dirigentes sindicales. Estos perros ni ladran ni muerden. El triunvirato se ha mostrado completamente funcional y pasivo, dispuesto a acompañar la Reforma Laboral. La entrega que están haciendo de las y los trabajadores, a estas alturas, es escandalosa. Pero la dirigencia no alineada con la CGT, con Pablo Moyano, Sergio Palazzo y las dos CTA a la cabeza, tampoco prepara seriamente la resistencia. Avanzan en reagruparse, realizando encuentros con otros gremios, pero poco y nada de asambleas, congresos de delegados o algún tipo de espacio que permita la deliberación real de un verdadero plan de lucha. Ni hablar de la posibilidad de un paro de todos estos sectores juntos.

Allá por abril hablábamos del “marzo caliente” por la seguidilla de movilizaciones masivas que hubo ese mes. Ya sobre el cierre del año, podemos hablar de un 2017 que en su totalidad se caracterizó por marchas muy importantes que pusieron de manifiesto la disponibilidad de lucha y la bronca que existe en importantes sectores del pueblo trabajador. Y el oficialismo tomó nota de esto. Por eso profundiza la represión y la persecución judicial. El caso de Rafael Nahuel, el joven mapuche asesinado por la Prefectura, se suma al de  Santiago Maldonado. No son casos aislados ni excesos, sino que es la práctica efectiva de la defensa de la propiedad privada (en este caso de la tierra),  tal como vimos en AGR o en Pepsico. Calcado de los años de la dictadura, se inventa un “enemigo interno” que justifica la represión más despiadada. Por eso, en este contexto, la defensa de las libertades democráticas y la recuperación sindical -hoy en su mayoría dirigida por la burocracia- son dos tareas centrales.

Todavía falta continuidad en las medidas que se toman, hace falta coordinar las acciones por abajo, unificar a los sectores dispuestos a salir a pelear localmente formando coordinadoras entre las fábricas y los barrios, impulsar asambleas en las fábricas, los barrios, las escuelas, oficinas, etc. y desde allí ir generando las condiciones para el paro general. Hay que seguir ganando las calles y organizar la huelga para golpear donde les duele, sus ganancias. La jugada del gobierno es clara, nos están declarando la guerra; y la dirigencia sindical solo se pone a la cabeza de sus propios intereses. En muchos otros momentos de la historia se ha pasado por encima de la dirigencia cuando esta se mostraba demasiado contemplativa con el poder de turno. ¿Qué más tenemos que esperar?

Equipo de El Roble.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Editoriales, General, Versión Papel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s