“Vamos a seguir resistiendo en FanAzul”

La fábrica militar de explosivos que está situada a 35 kilómetros de Azul por la Ruta Provincial N° 80 se encuentra prácticamente militarizada y no dejan ingresar a 220 trabajadores contratados. Desde las 8 de la mañana aproximadamente, los trabajadores de Fabricaciones Militares de Azul (FanAzul) cortan la Ruta 3 luego de otro fracasado intento por ingresar a su fuente laboral. Ya llevan días en esta situación de incertidumbre donde lo único que hay son rumores, pero todo apunta hacia un despido masivo. El delegado de ATE, Omar Menchaca explicó que “somos 220 trabajadores contratados que no hemos recibido ni telegrama de despido ni ninguna notificación por lo que nos seguimos presentando en la fábrica”. Levantado de ANRed

 

fabricaciones fanazul

Cada vez más fuerte corre el rumor de que la producción de FanAzul se trasladaría a la planta de Villa María en Córdoba. La semana pasada, los trabajadores han visto cómo la fábrica se llenaba de policías federales mientras a ellos no los dejaban ingresar. Lo cierto es que ningún funcionario estatal salió públicamente a esclarecer la situación de FanAZul y los trabajadores solo obtienen rumores: que desde hoy y hasta febrero no dejarían ingresar a la planta a los contratados, y que la fábrica seguirá funcionando solamente con los trabajadores de planta permanente, es decir, unas 30 personas. Mientras tanto, los operarios de la FanAzul no se quedan de brazos cruzados y permanecen en pie de lucha, activando distintas medidas de fuerza con el apoyo de la comunidad azuleña.

Omar Menchaca, trabajador en FanAzul hace 30 años y delegado de ATE, gremio que nuclea a los trabajadores, adelantó ayer a ANRed la medida que habían decidido para hoy martes. “mañana (por hoy) saldremos por la mañana en dos colectivos que pone el gremio, y algunos otros iremos en autos, con escribano, abogado y cura. En caso de no querer dejarnos entrar a trabajar, porque la quieren desguazar, haremos una asamblea en la que se decidirá qué hacer”. Finalmente, los trabajadores resolvieron en asamblea cortar la ruta 3 por tiempo indeterminado.

El delegado de ATE relató además cómo fueron estos días. “El jueves hicimos una asamblea, luego una conferencia de prensa y volvimos a nuestras casas. A eso de las tres menos cuarto nos avisan que no estaban los colectivos de la fábrica. Y nos robaron los colectivos, que es como cortarnos los pies, porque son el transporte que usamos a la ida y a la vuelta. Indudablemente le quieren poner un candado grande a la fábrica de FanAzul. Esa noche de 21 a 23 cortamos la ruta 3 y al otro día desde la mañana hasta el mediodía también, ya que nos pusieron asueto sin certeza de retorno”.

“Nosotros en FanAzul fabricamos dinamita de muy buena calidad y lleva mucho trabajo. Yo trabajo en la planta de TNT hace treinta años. Hace un mes la fábrica se paró por exceso de producción, y mi jefa dijo hace poco, vamos a tener muchísimo trabajo para el 2018. Por eso vemos que hay una clara intención de cerrar la fábrica de Azul. Y no pueden hablar de grandes pérdidas, sino de una intención de dejar más gente sin laburo. En Villa María de 254 personas despidieron a 29, en Río Tercero otras tantas, en Fray Luis Beltrán a 35 empleados y acá en Azul a 230, dejando solo a 30 al frente de la fábrica, lo que es prácticamente cerrarla. Mañana sabemos que podría venir gente de Córdoba a dejar la fábrica sin luz y sin agua. Por eso, vamos a seguir resistiendo en FanAzul que ya lleva 71 años”

En cuanto a la pérdida económica que se le quiere adjudicar a la planta de pólvora y explosivos de Azul, se difundió internamente que la pérdida producida por la fábrica local era de un 40 por ciento mientras que en una reunión del Directorio de Fabricaciones Militares se demostró que esta oscila entre el 8 y el 12 por ciento. Según los operarios de FanAzul, esta pérdida en la productividad se debe a la falta de asignación al sector de un presupuesto o una inversión que contemple el mantenimiento y desarrollo tecnológico que requieren los equipos de la fábrica.

La intención de desguazar FanAZul está en manos del ministro de Defensa Oscar Aguad, que cumpliría con la decisión del Gobierno de Cambiemos de profundizar los despidos en Fabricaciones Militares que ya suman alrededor de 100 en lo que viene del año. A poco de asumir en agosto pasado, el interventor en Fabricaciones Militares, Luis Riva, dijo a delegados gremiales que “sí o sí va haber un ajuste en la parte económica y un achique, incluso, en la mano de obra…la planta no genera ganancia…las pérdidas son tres a uno”, cuando era acompañado por funcionarios de la empresa. Sin un presupuesto para el fin de reparación y mantenimiento de equipos en FM queda en evidencia la estrategia de desguazar la fábrica a costa de dejar en la calle a cientos de trabajadores.

La gran incógnita en este panorama es el Intendente de la Ciudad de Azul, Hernán Bertellys, quien ganó las elecciones de 2015 desde el Frente Para la Victoria y luego pasó a jugar en las filas de Cambiemos. Los operarios de FanAzul recuerdan la visita antes del cambio de rumbo, a un mes de ser electo cuando les dijo: muchachos vamos a tener que trabajar codo a codo porque estos vienen a llevarse todo. “¿Sabés quiénes son estos, no? Con los que él está, y ahora no le dan un mango para nada, y dicen que en 2019 lo van a cambiar por uno puro de cambiemos”.

El viernes pasado los trabajadores convocaron a una marcha en defensa de sus puestos de trabajo y unas mil personas de la comunidad azuleña salieron a la calle, sumado a los comerciantes que salían a saludar en apoyo. “La verdad estamos emocionados, porque nosotros estábamos subestimados, decían que somos camporistas. Yo tengo 30 años en la fábrica, interrumpidos: en el 91 me echaron, en el 99 hicimos una cooperativa con otros compañeros, y en el 2007 el gobierno de Néstor Kirchner nos incorporó en relación de dependencia, con modalidad de contrato hasta hoy. La gente supuestamente nos odiaba pero pudimos revertir esa relación con la comunidad y tener su apoyo para conservar nuestros puestos de trabajo”, contó Menchaca.

Como cuenta el periodista azuleño Carlos Comparato en la nota “Pólvora Amarga”, “Fanazul dependía de la Marina cuando ésta consideró necesario construir un arsenal y una fábrica aledaña de pólvora y explosivos en la década de 1940. Así se instalaron el Arsenal Naval Azopardo y Fanazul. Ésta dependía de Astilleros y Fábricas Navales del Estado hasta que el uno de marzo de 1988 pasó a Fabricaciones Militares. Era el gobierno de Raúl Alfonsín y, en ese momento, Argentina tenía en pleno desarrollo el misil balístico Cóndor II y avanzaban acuerdos secretos con Irak y Egipto. El desarrollo de nuestro país preocupaba a las potencias occidentales empezando por Estados Unidos. Durante el gobierno de Carlos Menem, en plena relaciones carnales, se desmanteló todo el proyecto. Además, en 1991 se sancionó una ley que declaró sujetas a privatización las unidades de FM pero, el 27 de mayo de 2015 el Congreso aprobó su derogación, asegurando el carácter de estatal”.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Exclusivos web, Sindicales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s