La Red #Sube o cómo ocultar el ajuste

Muchas ciudades en el mundo poseen pases que permiten viajar en los diferentes medios de transporte durante un determinado lapso de tiempo por el valor de un único boleto, favoreciendo así a quienes más tienen que viajar. Sin embargo, su puesta en funcionamiento en el Área Metropolitana de Buenos Aires este primero de febrero ha sido una burda maniobra, acompañada por todos sus medios de comunicación afines, para ocultar el #tarifazo en el transporte que está siendo aplicado.

red sube ajuste

 

 

  • La mayoría de los usuarios toma uno o dos o medios de transporte y ya comenzó a pagar más.  Si tomabas un colectivo de 6,50 en junio vas a pagar 10,75. Si tomabas dos colectivos en enero pagabas 12, en junio vas a pagar 15.
  • El descuento no aplica a viajes de ida y vuelta en el mismo medio de transporte a menores a dos horas
  • El tope de descuento por tramo será de 8 pesos, de modo que quienes tomen tres transportes a partir de junio difícilmente accederán a la totalidad del descuento.

 

En pleno aumento de las tarifas de colectivos y trenes desde el 1 de febrero, a los que seguirán sendos aumentos en abril y junio, más el aumento de los subtes en abril, la estrategia del gobierno y sus medios fue intentar silenciar el tarifazo detrás de la aplicación de la Red Sube. La misma, que implica que si en el lapso de dos horas una persona se toma un segundo medio de transporte paga el 50% menos ese segundo viaje, y a partir del tercero el 75% menos, ha sido presentada como una medida para favorecer a los sectores populares. Apelando al sentido común el argumento sería que quienes viven en el centro van a sentir todo el peso del tarifazo, mientras que quienes viven en áreas alejadas del Gran Buenos Aires, debiéndose tomar dos o tres medios para venir a Capital, pasarían a pagar incluso menos.

En el marco de un gobierno que está aplicando aumentos de luz, saqueando a los jubilados, y despidiendo y reduciendo salarios, la propaganda de la Red Sube apunta, además, a revertir una imagen por la cual el 70% de la gente, según las últimas encuestas, cree que el gobierno solo beneficia a los ricos.

Sin embargo, en este tema, como en todos los demás, el ajuste los paga la clase trabajadora, porque más allá de que quienes paguen menos en principio al hacer dos o tres viajes van a terminar pagando globalmente más que en enero cuando se den los aumentos de abril y de mitad de año, los datos ofrecidos por el propio Ministerio de Transporte a través de su Encuesta de Movilidad Domiciliaria (los últimos datos son de 2010)  nos muestran que los beneficios de la Red Sube son aún muchísimo más limitados. http://uecmovilidad.gob.ar/encuesta-de-movilidad-domiciliaria-2009-2010-movilidad-en-el-area-metropolitana-de-buenos-aires/

Realidad vs. Propaganda

En primer lugar, porque del total de viajes que se realizan en los hogares del AMBA el 89% de los mismos constan de un solo tramo, solo en el 9% de los casos se toma dos cosas, y en 2% tres o más cosas. De esta manera, el tarifazo impactará a la mayoría de los viajes.

Se podría decir que la encuesta en los viajes incluye aquellos que se hacen en auto o los que se hacen a pie (mayores a tres cuadras), que suman el 51% del total de viajes, que naturalmente son de un solo tramo. Pero aun así siendo generosos solo el 20% de los viajes son alcanzados por el descuento.

El gobierno dice que el plan apunta a aquellos que viajan a trabajar (ya que otros tipos de viajes en general suelen ser a lugares más cercanos, por ejemplo, hacer un trámite, una visita o una compra), razón por la cual el descuento no aplica si dentro de las dos horas la persona se vuelve a tomar la misma línea (supongamos tomar un subte o un colectivo, hacer un trámite de una hora y volver). Pero aún dentro de los viajes que tienen como finalidad el trabajo, o sea, el 37% del total de viajes, se mantienen números similares, ya que el 84% de los viajes son de una sola etapa. Haciendo una suposición similar a la anterior, si solo tomamos los viajes en transporte público (49% del total) solo acceden al descuento el 30% dentro de quienes van a trabajar en transporte público.

Una causa importante de que predominen los viajes de un solo tramo es que, contra lo que podría creerse solo el 14% del total de viajes se hace entre el Gran Buenos Aires y la Capital Federal.

El argumento gubernamental cae aún más a pedazos si medimos la cantidad de viajes por quintil de ingresos. Los sectores en mejores condiciones socioeconómicas son los que más viajes hacen, y si bien el uso del auto es algo mayor que en los sectores de menores ingresos, eso se ve compensado porque en quintil de menores ingresos los viajes hechos a pie triplican a los hechos a pie en el de mayores ingresos. Lo mismo ocurre geográficamente, quienes viven en la Capital hacen más viajes (recordemos que trabajar es solo uno de los varios motivos para viajar, además que también influye la cantidad de miembros del hogar que trabajan o estudian y por lo tanto se desplazan) que quienes viven en el segundo cordón.

Una vez más vemos a todo el aparato mediático pro gubernamental intentando una realidad que a mediano plazo es inocultable, su pretensión de que el ajuste lo pague nuestra clase.

Eloy para El Roble.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo General, Transporte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s