¿Por qué arde el Amazonas?

Mientras el Amazonas arde desde hace tres semanas ante la soberbia de Bolsonaro y el silencio cómplice o las declamaciones vacías de los presidentes del resto de los países, ayer 23 de agosto, en Buenos Aires, se realizó una movilización a la embajada de Brasil para exigir que se tomen las acciones que se deberían haber tomado para evitar tamaño desastre y denunciar que detrás de las caras visibles, el responsable es este sistema voraz que poco le interesa la vida con tal de aumentar sus ganancias, poniendo en un riesgo inminente al mundo entero.

marcha.jpg

Más de un millón de hectáreas fueron arrasadas de unos de los últimos espacios de biodiversidad que quedan en este planeta ,donde el 75 % de su superficie fue alterada. Destrucción resultado de una política sistemática de depredación que se intensificó en más del 88 % desde que asumió Bolsonaro, contándose solo este año más de 72000 focos de incendio.

La persecución y asesinato de los pueblos originarios que lo habitan y defienden, la destrucción del Ministerio de medio ambiente, el desfinanciamiento de la Fundación Nacional del Indio, y la permanente arenga pro-agronegocio permitieron que el 10/08 se produjera el Día del Fuego: una quema conjunta de los hacendados entre los que se encuentra JBS, el mayor productor ganadero del mundo, en plena época seca. El resultado lo estamos viendo: tierras devastadas, animales calcinados, habitantes de la selva que hasta hace unos días vivían en armonía con su entorno ven sus casas devastadas. El humo hace unos días anocheció San Pablo a las 3 de la tarde y ya está llegando a Argentina.

El papel del Amazonas es central para el equilibrio climático mundial. La descomunal masa de vapor que genera el bioma atrae los vientos cargados de vapor del océano que terminan chocando contra Los andes condensando en el rio Amazonas, lo que permite se regule la temperatura global. También filtra el aire de dióxido de carbono, uno de los principales gases de efecto invernadero, permitiendo que la selva lo absorba y lo acumule en las plantas. Se calcula que el 10 % del carbono de la tierra está en el Amazonas. Pero tiene otra función. Como si fuera poco, el enorme caudal que llega al Océano Atlántico, a razón de doscientos millones de litros por segundo, nutre el océano alimentando a las diatomeas y el fitoplancton, pequeños organismos responsables de producir más del 80 % del oxígeno que respiramos. Cada árbol, cada planta, cada animal juega un papel en sostener este equilibrio que se está destrozando. El verdadero efecto de este desastre está por verse.

incendio-amazonas-enfrenta-francia-brasil-jair-bolsonaro-1Imagen: televisa.news

Agronegocios

El agronegocio es una de las caras más atroces del capitalismo, que carga los costos directos sobre los hombros de las regiones que fuimos sentenciadas a ser las proveedores de materias primas. El avance permanente de la frontera agraria sobre bosques nativos, tierras que serán bombardeadas con agrotóxicos que envenenan la tierra, las napas, el agua que tomamos y la comida que comemos, para producir alimentos a una población mayor de ganado, cuyos excrementos contaminan las aguas y son responsables de casi la mitad de los gases invernadero. No hay tierra suficiente para que los casi ocho mil millones de humanos coman carne, por lo que van a parar a las mesas del primer mundo, como lo demuestra el tratado firmado hace poco entre Europa y el Mercosur. Y todo este negociado en manos de unas pocas enormes corporaciones, como Bayer-Monsanto, Bunge, JBS, JP Morgan, etc., mientras nosotros pagamos los costos. Todo para producir un alimento en abundancia pero que no nos llega. Se producen alimentos para casi el doble de los que somos, pero más de mil millones de personas viven en hambruna y más de la mitad de la población apenas llega al mínimo necesario.

Si a esto le sumamos la minería y el petróleo, tenemos el combo llamado extractivismo que está arrasando la naturaleza. No podemos confiar en los políticos de ningún pelaje. El extractivismo es central para el capitalismo argentino y de todo el tercer mundo. Con sus dólares sostienen las timbas financieras y los grandes negociados. Desde Macri avalando fumigar escuelas, Evo Morales habilitando hace un mes la quema de tierras en El Beni o Santa Cruz, hasta el propio Alberto Fernández, que promueve el modelo de minera de San Juan que produjo el mayor desastre ambiental asociado a la minería, y que pondrá como ministro de Agricultura a Felipe Solá, alguien que cuando ocupó el cargo durante la época de Menem aprobó por decreto el uso de transgénicos (además de ser el responsable político del asesinato de Darío y Maxi, vale resaltar). Y menos de los países centrales, cuyos acuerdos son una mentira.

Que arda el capitalismo

mex.jpgProtestas en México: https://www.debate.com.mx

El capitalismo nos está llevando a un abismo: El julio pasado fue el mes más caluroso desde la época preindustrial, 1.2°C globales por arriba del promedio. En lo que va del año, Francia llegó a los 46°C, Italia a 48,5°C, Kuwait a 53,9°C. Enormes extensiones de bosques se incendiaron en Alaska y Siberia. Glaciares en Groenlandia se derritiendo a nivel nunca visto, la India sufrió una de sus peores sequías, Chaco se inundó producto de la desforestación del Gran Chaco, otro de los biomas que sostienen el planeta y que gracias a Urtubey y compañía se ve cada vez más reducido. No sabemos cuál será el efecto de todo esto, pero sí sabemos que si la temperatura global supera los 1.5°C globales de aumento con respecto a los niveles pre industriales, se desencadenarán procesos irreversibles cuyo futuro es imprevisible. Este es el planeta devastado que no nos muestran.

Es central entender que es el mismo sistema que por un lado nos intoxica para mantener su negocio el que también nos explota, nos hambrea, nos reprime, nos mata. Necesitamos por en pie espacios de discusión y organización donde debatamos qué clase de mundo queremos, donde desterremos el agronegocio envenenador en pos de una producción agroecológica, el uso de energía renovable y demás tecnologías que ya están al alcance, pero sobre todo, un cambio radical en el orden social y político que permita que seamos los que trabajamos, y no un puñado de avaros, los que definamos qué mundo queremos legarles a las próximas generaciones.

Imágen destacada: disculpen_lamolestia

Shevek

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Derechos Humanos, Ecología, Gacetillas de Prensa, Salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s