Trabajadores de la metalúrgica SEMPERE S.A de QUILMES toman la fábrica en reclamo por sueldos adeudados

Desde hace más de dos años, que la empresa metalúrgica Sempere S.A no paga el sueldo de sus empleados de forma completa y regular. Un comunicado de los trabajadores con fecha de marzo del 2021 explica con más detalles esta situación de atropello patronal sobre sus derechos laborales: «El incumplimiento en los pagos se acumula desde noviembre 2018 hasta la fecha, constituido por diferencias salariales, falta de pago de aguinaldos, falta de otorgamiento y pago de vacaciones, actualización salarial según convenio entre la UOM y las Cámaras empresariales.»

Luego de que la patronal incumpliera todos los acuerdos alcanzados en instancias de negociacion, desde finales de marzo de este año, 16 trabajadores están tomando la fábrica en defensa de su fuente de trabajo.

Compartimos la entrevista realizada a Hugo, delegado de la planta metalúrgica:

¿Cómo arranca todo esto?

Esta situación empieza hace dos años y medio atrás, cuando la empresa nos empezó a pagar la quincena de a puchos, nunca completaban una quincena, ni siquiera el recibo de sueldo recibíamos.

Así nos tuvieron hasta que en diciembre del 2018 les llegó un pedido de quiebra, y la situación empeoró más aún, nos dejaron de pagar el aguinaldo, las vacaciones, nos daban cinco mil, tres mil, dos mil pesos, hasta 500 pesos nos llegaron a dar por semana.

Después de esto pasaron a estar en convocatoria de acreedores, para marzo del 2019. A partir de ahí se suponía que no tendrían que crear más deudas, pero no fue así. A nosotros nos siguieron pagando de a pucho por semana nada que ver a lo que sería una quincena. Durante todo ese tiempo hicimos denuncias al ministerio, los citaron, nunca se presentaron.

Después de eso ellos se presentaron en un juzgado de capital, queriendo llegar a un acuerdo, nosotros nos presentamos también y ante esta situación les hicimos una oferta, que era, no trabajar los cinco días de la semana, sino sólo tres y que nos paguen los tres días, o sea los por los otros dos días no nos pagaban nada, bueno ellos aceptaron eso, que era por tres meses, pero ni eso cumplieron.

Esto fue durante octubre, noviembre y diciembre de 2019, nos terminaron de pagar recién en marzo de 2020, y ni siquiera, porque a algunos compañeros no les terminaron de entregar los recibos de sueldo así que no sabemos si nos pagaron bien o no.

¿Y con la pandemia como hicieron?

Ya a partir de marzo con la pandemia, nos dijeron que no vengamos más hasta nuevo aviso. Les respondimos que como nos iban a hacer llegar los sueldos y nos respondieron que iban a ver, que no podían salir, etc. Después de eso, al siguiente viernes, nos presentamos los delegados, y nos dieron tres mil pesos para cada compañero que nosotros mismos tuvimos que repartir. Al siguiente viernes, nos comunicamos de nuevo, y nos dijeron que no tenían plata, nos dieron una bolsita con mercadería, ellos pusieron que nos entregaron un bolsón, y no era una bolsita que compraron acá en el Día y con eso nos tuvieron tres meses,  abril, mayo y junio. Recién a fines de Junio, cuando se levantó la cuarentena y se volvieron a abrir algunas fábricas, nos volvimos a presentar y volvimos a hacer un acuerdo, que era trabajar en grupos. Tres grupos de cinco, cinco compañeros no se presentaban porque son de riesgo, trabajábamos de 8 a 14 de la tarde y nos tenían que pagar seis mil pesos por semana a los que íbamos y dos mil a los que no iban, era eso o nada. Aceptamos.

Empezamos a trabajar y las dos o tres semanas, otra vez se vuelve a cerrar todo y otra vez a nuestras casas, sin plata y sin mercadería. Tres semanas estuvimos así, hasta que volvimos con un arreglo similar.

Pero llegando a fin de año vimos que está situación no daba para más, y les volvimos a decir que necesitábamos respuestas más contundentes. Ahí ellos nos ofrecen veinticinco mil pesos más la semana a los que estaban trabajando y los dos mil a los que no podían ir, o sea que en diciembre nos llevamos entre treinta y veintisiete mil pesos cada uno pero nos dijeron que las dos semana de las fiestas no íbamos a trabajar, les dijimos que no íbamos a ir esas dos semana, pero que a partir del 2021, nos íbamos a sentar a hablar de otra manera porque está situación no se aguantaba más.

El 4 enero nos llaman y nos dicen que no nos presentemos a trabajar, porque querían tomarse una semana para evaluar y organizar como seguir. Nosotros nos opusimos, les dejamos en claro que nos íbamos a presentar y que no se podía seguir así. Tuvimos una nueva reunión con ellos, donde nos ofrecieron treinta mil pesos por el mes de enero, nosotros aceptamos, pero por el mes de enero solamente, y que nos teníamos que sentar a charlar, nosotros la uom y el contador, para poner en claro cómo nos iban a pagar la deuda y que a partir de febrero tenían que regularizar el aguinaldo. Vino el contador de la UOM se juntó con ellos, pero nunca les entregaron nada.

En febrero, nos ofrecieron otra vez treinta mil pesos, y en marzo bueno llego el golpe de gracia.

Primero nos dijeron que no vayamos porque había un caso de covid, nosotros les dijimos que de ninguna manera, porque la persona afectada era ajena al taller, por lo que nos presentamos, esto era un viernes y la empresa no nos dejó pasar, tampoco nos pagó esa semana. Nos comunicamos con ellos, les preguntamos como nos iban a pagar la semana, decían que no podían salir que habían tenido contacto con esta persona que estuvo con ellos, sin embargo la gente de administración estaba, pero bueno no pudimos pasar ese día tampoco nos pagaron esa semana, por lo que nos quedamos todo el día en el portón, hasta las cinco de la tarde más o menos. Ellos aparecieron o bien ese mismo viernes después de las cinco o el sábado a llevarse algunas cosas, no sabemos muy qué pero se llevaron algunas cosas.

¿Qué pasó después de ese viernes que no pudieron pasar?

A partir de ahí, el lunes volvemos a presentarnos, otra vez no nos dejan pasar. Y ya el martes decidimos entrar y quedarnos. Esto fue más o menos el 24 de marzo.

Desde ese día estamos tomando la fábrica, nos arreglamos como se puede, con ayuda de la UOM, con la ayuda de todos los compañeros metalúrgicos que por suerte nos vienen bancando, también con el apoyo de otras cooperativas. Estuvimos haciendo un locro para recaudar plata, porque desde el día que entramos a la fábrica no recibimos un solo peso, tampoco volvieron a aparecer.

Hoy no estamos cobrando absolutamente nada, no podemos cobrar ninguna ayuda del gobierno y lo que nos parece raro es que ellos nunca hicieron el trámite para que podemos cobrar el ATP, nosotros no cobramos nada, todo este tiempo de pandemia, estuvimos con una bolsita de mercadería con monedas.

Así es nuestra historia y como estamos hoy.

》Comunicado de los trabajadores al momento de tomar la fábrica – Marzo 2021:

La paciencia ha sido mucha, pero no damos más, la situación económica es agobiante y no podemos dejar a nuestras familias sin el pan en la mesa. Por eso hemos decidido hacer público el conflicto e iniciar una serie de medidas porque queremos respuestas, queremos trabajar en paz y cobrar lo que nos corresponde, estamos abiertos al diálogo como lo hemos hecho siempre, pero las soluciones no llegan.

Es por eso que estamos unidos y movilizados en busca de poder obtener soluciones.

NECESITAMOS RESPUESTAS Y SOLUCIONES AHORA!!!!!

Entrevista y fotos: Corresponsal para El Roble

Deja un comentario

Archivado bajo Gacetillas de Prensa

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s