Archivo de la categoría: Ecología

Avanza la entrega del petróleo a las multinacionales 

ypf chevron

Alberto Fernández les asegura un precio mínimo en dólares y, al mismo tiempo, dice que las empresas se comprometieron a inversiones multimillonarias. Se reunieron el presidente Fernández; el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; el secretario de Energía, Sergio Lanziani y el presidente de YPF, Guillermo Nielsen con Daniel De Negris de ExxonMobil; Marcos Bulgheroni de Pan American Energy; Pablo Vera Pinto, CFO de Vista Oil&Gas; Germán Machi de Pluspetrol; Carlos Ormachea de Tecpetrol; Sean Rooney de Shell; Eric Dunning de Chevron; Carlos Seijo de Total; Manfred Böckmann de Wintershall Dea; y Hugo Eurnekian de Compañía General de Combustibles. 

Dijo Fernández que “El Gobierno enviará al Congreso un proyecto en febrero para dar un marco legal que, espera, genere ingresos de al menos 10 mil millones de dólares de inversiones inmediatas y otros 10 mil millones de dólares anuales de exportaciones desde 2022”. 

“En Vaca Muerta hay gas para al menos 200 años de consumo local y petróleo para 100 años, como mínimo. Además, hay en el país reservas de hidrocarburos tradicionales sin explotar. El desafío es ir ya por esos recursos”. 

¿Qué piden las petroleras? precio mínimo asegurado, precios que les resguarde su rentabilidad y disponer de los dólares que consigan de ganancia. 

El gobierno dice que concederá lo que piden solo para el incremento de la producción: cuando supere lo que están produciendo hoy. El nivel que se produce actualmente mantiene las condiciones y lo que aumenten tendrá condiciones más beneficiosas. 

Las petroleras piden que si el precio internacional cae por debajo de los 50 dólares, se les asegure ese piso. En la negociación surgió la idea de un fondo anticíclico. “Si el precio internacional se mueve entre 50 y 75 dólares, se disparará un sistema de retenciones móviles que va de cero a ocho por ciento. A partir de 75 dólares la retención se mantiene en ese techo del ocho por ciento. 

Las compañías piden asegurarse que podrán disponer de los dólares para solventar sus gastos e inversiones. El resto de los dólares los tendrán que liquidar en un periodo que se está negociando entre seis meses y un año. 

Así el gobierno les garantiza a las multinacionales superutilidades, mientras rechaza garantizar a trabajadores y jubilados un ingreso que alcance para vivir como personas. 

¿Por qué garantizar un mínimo de 50 dólares el barril? ¿O por qué garantizar el precio internacional? Si el petróleo está en nuestro suelo, bajo nuestras tierras. No lo estamos importando de Nigeria o Arabia Saudita. 

¿Cómo sabe el presidente cuánto cuesta producir petróleo y gas? En Oriente Medio cuesta 12 dólares el barril, ¿cuánto costará aquí? 

Sólo abriendo los libros de las empresas se pueden conocer sus números, estableciendo el control obrero colectivo de la producción y distribución. ¿Por qué garantizarle semejantes beneficios? El precio del petróleo y el gas es uno de los factores determinantes del nivel de precios de la economía, son precios que siguen dolarizados. 

Esta política está subordinada a juntar los dólares que desea pagar a los acreedores de la deuda externa, toda fraudulenta. Ni siquiera utilizar esos recursos para industrializar el país. 

La política de la clase obrera es recuperar la soberanía. Recuperar todos los recursos, expropiando todas las petroleras multinacionales. Explotarlos por medio de una empresa 100% estatal, desde la exploración hasta la comercialización final, bajo control obrero colectivo.

Agustín – PARTIDO OBRERO REVOLUCIONARIO

Deja un comentario

Archivado bajo Ecología, Economía, Versión Papel

Nota central El Roble Nº 138: “LA TIERRA ES UN BIEN DE TRABAJO Y NO DE RENTAS”

Se dice que Argentina produce alimentos para 400 millones y tenemos casi la mitad de la población con hambre o mal nutrido ¿Por qué este crimen? 

Es necesario proponer un programa alcanzable dentro de la realidad actual, para ello tenemos que conocer más a fondo cuál es esa realidad. Nosotros solo haremos un esbozo para tratar de ver quién aporta más a nuestra existencia, los terratenientes tecnificados o los chacareros de poca tierra y hombros grandes.

dav 

La necesidad histórica de que la tierra sea confiscada (confiscada y no simplemente nacionalizada, pues  lo que se nacionaliza hay que pagarlo y la confiscación no) y cedida en tenencia por tiempos determinados, para que sea cultivada en forma orgánica.

 La reforma agraria  total es un programa que solo se puede lograr con la revolución social producto de la lucha de clases y el triunfo del socialismo. Los  gobiernos tipo Macri y tampoco con los que se dicen nacionalista y popular no lo podrán hacer por su composición social burguesa.

¿DE QUIÉN ES LA TIERRA? Un poco de historia 

La tierra es un bien natural, nadie la creó. Ese bien es el elemento central de la vida animal y vegetal, es decir no debería ser de nadie, pero con el desarrollo humano, cuando nuestros ancestros hace miles de año descubrieron que trabajándola aumentaba su supervivencia, ya fuera en la forma de aumentar los alimentos vegetales y domesticando animales, apareció ya el conflicto aunque no grave, pues había mucha tierra desocupada y una población aún pequeña.

Pero cuando algunos vivos vieron que con la tierra en manos propias se podía hacer negocios, hubo quienes empezaron a apropiarse de ella. Y así creció  el conflicto y con el transcurso de los siglos esa propiedad fue acaparada por una pequeña parte de la población, mientras que a millones de personas no nos queda tierra libre ni para nuestro entierro, pues hoy hay que pagar hasta eso.

La apropiación de la tierra en nuestros países y en el mundo tuvo varias etapas, desde el trabajo colectivo que hacían  muchos de los pueblos originarios, que con la colonización española como portuguesa y otras, fueron apropiándosela los individuos más pudientes, con las posiciones criminales del presidente Domingo F. Sarmiento hasta los repartos que hicieron algunos gobiernos como el caso de Roca con su campaña al “desierto”donde mató miles de indígenas y se la entregó a sus amigos en grandes extensiones de miles de hectáreas (Benetton tiene 900.000 hectáreas)  o como lo vemos en Buenos Aires entre otras provincias.

 Por lo tanto nos parece que la tierra no debe ser entregada en propiedad sino en tenencia,  pues no queremos crear nuevos burgueses sino buenas condiciones a quienes la trabajan. 

¡El peronismo y la tierra!

Perón en su primera presidencia en 1949 lanzó una frase acuñada por Emiliano Zapata en México (el primer campesino que enfrentó a Estados Unidos) diciendo “la tierra es un bien de trabajo y no de rentas” frase que quedó en el olvido del peronismo para siempre pues nacionalizó  muy poco y menos expropió.

El peronista Moreno habla de que el problema del país son las 1000 familias oligarcas que son dueños de la mayoría de la tierra, pero termina convocando al peronismo como el motor del enfrentamiento y no dice cómo hacerlo, como si el programa de este gobierno peronista lo fuera a enfrentar. Los Fernández-Fernández están más ocupados en cómo juntar la guita que se choreó Macri para pagar al FMI que resolver este tema, si no toma el toro por las astas, no habrá solución, y no lo puede hacer por la composición de clase de sus gobiernos y de ellos mismo 

El peronismo siempre le dio más pelota a la industria hasta hoy que al campo como si  todos fueran iguales. Cuando Grabois, referente de miles de trabajadores de la tierra, habló de reforma agraria se lanzó la gorilada a querer ahorcarlo.

A los terratenientes les llegó la tecnología, los agroquímicos. Es decir en los últimos 40 años  industrializaron miles y miles de hectáreas con la expansión de la potente maquinaria, la soja y el maíz y varios productos más en base al Glifosato y otros productos que elevan la productividad de la tierra, pero contamina y mata a la gente, destroza el campo y acumula desocupados en los alrededores de las grandes ciudades.

Cómo los oligarcas nos comen la cabeza con su propaganda 

 Los dueños de la tierra, que dirigen de una forma u otra el país, muchas veces apoyándose en la burguesía nacional con la penetración de los grandes monopolios son una fuerza muy potente y no va a ser fácil quebrarlos, pues están asesorados por los grandes monopolios del mundo, especialmente los yanquis.

 Ellos saben cómo influir a la clase obrera, a todos los laburantes, a las capas populares de la población, saben  cómo masacrar nuestras cabezas, tienen su prensa, Clarín, la Nación la tele y muchos serviles. 

 Cuando las cosas se les ponen un poco difíciles, cuando se empiezan a unificar las luchas obreras y populares desde abajo, aflojan un poquito, ponen rostros más simpáticos, pero lo primero que hacen es correr a Estados Unidos a ver cómo se puede entretener con algo como  para frenar las lucha de masas ofreciendo reforma de la constitución que la harán ellos. Nunca la burguesía ofrecerá una solución de fondo, porque lo de fondo es el cambio de régimen y ellos son capitalistas

No nos cabe duda de que los cambios revolucionarios son  una necesidad a partir de mirar la realidad objetiva, así lo muestra el reguero de luchas obreras y populares que se están desatando en  el mundo, (Chile, Bolivia o Francia, solo para nombrar algunos).

  Pero mientras no seamos capaces de unirlas en un solo torrente, la clase obrera y el resto de los trabajadores, campesinos pobres, los pequeños productores agrarios, los pueblos originarios, el movimiento de las compañeras por sus reivindicaciones concretas y para tener igualdad con los hombres, los movimientos sociales de  todo tipo, libertades, salud, educación, no más asesinatos en los lugares de trabajo, a los jubilados con salarios para poder vivir dignamente, etc. etc.

Pero esos cambios inevitables de clases en el poder político solo podremos lograrlos si desde abajo, desde cada lugar de trabajo, en las fábricas, entre los obreros rurales, en las escuelas, en la salud, el los barrio y lugares de viviendas, pudiésemos crear direcciones no vendidas como nos sucede en los sindicatos como los Daer, Caló y otros y  lograr la democracia obrera, no con caudillos entregados al régimen, compañeros que no se vendan por uno pocos  pesos (a veces muchos) como nos sucede hoy. ¿Se imaginan ustedes compañeros con una movilización de millones de personas todas juntas reclamando cada uno por lo suyo, que hayan hecho asambleas resolutivas discutiendo un programa de lucha pero luego todos juntos en la calle, todos reclamando lo de todos al unísono, los laburantes contra la explotación?

 Por el acceso a la tierra y a la ley de emergencia alimentaria

Nuestro inmenso país cuenta con aproximadamente 34 millones (34.000.000 de hectáreas) con cultivos agrícolas. La cosecha  2017-18 de cereales fue 99 millones de toneladas de cereales y la mayoría de soja, el denominado “complejo oleaginoso” es hoy el principal bloque exportador. 

 Lo cultivado con hortalizas y legumbres son unas 600.000 hectáreas y un volumen de producción de 10 millones de toneladas al año.

Alrededor del 93 % de la producción nacional de hortalizas, se destina al mercado interno y el 7%
se exporta, principalmente a Brasil. Tres cultivos, poroto, ajo y cebolla representan el 97% delvalor de las hortalizas exportadas.

La UTT (Unión Trabajadores de la Tierra) uno, quizás el más voluminoso nuclea a unas 10.000 familias de campesinos y productores de 15 provincias, alrededor de 200.000 pequeños productores con apenas el 13% de la tierra, y cultivan el 60% de los alimentos que se consumen en el país, más del 70% de ellos no tiene tierra propia sino que alquila y pagan alquileres usurarios algunos con contratos y otros no. Su reclamo más importante es el acceso a la tierra.
El MTE rural: forma parte del movimiento de trabajadores excluidos. Aseguran ser más de 30000 familias campesinas y pueblos originarios.

Participaron con opiniones: Sofía, Juan Carlos, Lucas, Marina y Nano

Deja un comentario

Archivado bajo Ecología, Economía, General, Versión Papel

Entrevista a Marcela, Asamblea por el Agua Mendoza

¿Cuándo surgen las asambleas socioambientales en la provincia?

Las asambleas mendocinas nacen a la luz de la asamblea de Esquel que fue la primera en el país, allá por el 2003, que se organizó para frenar el embate megaminero. Eso se replica en el año 2006 en Mendoza capital y en el Valle de Uco y luego van extendiéndose al norte de la provincia. Comenzamos a organizarnos y en 2007, las asambleas en la calle escribimos lo que sería la ley 7722.
Esta ley no prohíbe la minería en la provincia, lo que prohíbe es el uso de determinadas sustancias químicas en la industria minera, tales como el cianuro y el ácido sulfúrico, entre otras. Al prohibir el uso de estas sustancias prohíbe una actividad particular de la minería, la minería a cielo abierto, que es la más contaminante. Actualmente es única manera de extraer oro, cianuro y cobre. Esta práctica es la que se lleva adelante en la minas el Veladero y la Alumbrera, famosas por la contaminación de los ríos cercanos a ellas.
Desde que se aprobó la ley recibió doce pedidos para declararla inconstitucional, pero 2017 la suprema corte de la provincia de Mendoza la declara finalmente constitucional, al cerrar la puerta esta puerta, la única manera de eliminarla era derogarla.


¿En qué contexto se llega a la movilización de diciembre?


Alfredo cornejo, el gobernador saliente, dejo allanado el camino para que Rodolfo Suarez, que asumió el 10 de diciembre presentara el mismo día de su asunción un proyecto, la ley 9209, que deroga la 7722. Esto no era nuevo, en 2018 referentes de partido justicialista y del partido radical habían presentado dos proyectos para modificar las partes más importantes de la ley.
Al asumir el nuevo gobernador se aprobó de manera exprés la derogación. Senadores y diputados sesionaron el mismo día, en un claro acuerdo entre las cúpulas del partido justicialista y el radicalismo. Prácticamente sin discusión. Se nos negó el acceso a la legislatura a las asambleas que habíamos estado todo el año en la puerta exigiendo la palabra, mientras que pro-mineros y los abogados de las mineras entraban como si fuera su casa.
Ese mismo día, asambleas, organizaciones sociales y sindicales sitiamos la legislatura. Y ni bien se aprueba la ley comenzaron los cortes en las rutas, la ruta 40 se cortó en 7 siete lugares, se cerró el paso internacional a chile, en Tunuyan se inicia un corte de ruta que se extendió por 15 días y en la ciudad de Mendoza se corta el nudo vial. La provincia se paralizó. El 22 desde San Carlos, en el Valle de Uco se inicia la marcha más grande en la historia de la provincia. Llega a Mendoza capital el 23 a la mañana para entregar un petitorio exigiendo que la 9209 sea vetada por el ejecutivo. Cerca de las dos de la tarde fuimos ferozmente reprimidos por la policía, primero en la legislatura y luego por las calles de la ciudad. A partir de allí la gente se comienza a autoconvocar a lo largo de toda la provincia.
Ante esto es gobernador anuncia que no va a reglamentar la ley, esto fue como no decir nada. Pretendía frenar la movilización pero no resolver nada, las asambleas salimos a denunciar esto y a no dejarse engañar. Continuamos en las calles hasta que el gobernador llama a sesiones extraordinarias el 30 de diciembre y vuelve a entrar en vigencia la 7722.
Hay que entender el contexto en el que esto ocurre, Mendoza estuvo ocho años en emergencia hídrica y desde hace dos afronta una sequía atroz, esta gente pretende gastar millones de litros de agua dulce en una actividad tan saqueante y contaminante como es la minería a cielo abierto, que además deja aguas residuales sin tratar que contaminan las napas y el paisaje es completamente destruido.
El negociado que se esconde bajo estas maniobras es impresionante, solo en la semana en la que la ley estuvo derogada se presentaron 19 proyectos megamineros en la provincia. Todas ellas de capitales extranjeros, en su mayoría canadienses y europeos o como Minera San Jorge de capitales rusos para extraer oro de Uspallata de alta montaña.
El gobierno a su vez ataca con una campaña mediática, en la pretende instalar la idea de que la megaminería es sinónimo de progreso y generadora de fuentes de trabajo. Es absolutamente mentira, en la alumbrera y en el Veladero lo único que se ve es destrucción. No se han generado nuevas fuentes de empleo y las únicas inversiones que se hicieron fueron en infraestructura solo útil al proyecto megaminero, no a la población en general.
Sumado a esto el cerco mediático se extendió durante todo este proceso, los medios de comunicación más grandes prácticamente no informaron lo que pasaba en Mendoza, aun con toda la gente en la calle. Eso hacia notorio los intereses económicos que estaban en juego. Basta ver quiénes son los dueños de los medios de comunicación y ver donde tienen sus acciones.


¿Cómo continua la lucha y cuáles son las perspectivas de la asamblea de ahora en adelante?


La asamblea popular por el agua Mendoza forma parte de la Coordinadora por el agua y los bienes comunes, una instancia multisectorial donde continuamos organizando porque estamos seguros de que esto no termina acá, creemos que pasada la vendimia van a volver a atacar la ley, pero además seguimos con otros conflictos socioambientales. Continuamos trabajando en un proyecto de ley para prohibir el fracking en la extracción de hidrocarburos y también en detener las pulverizaciones con agrotóxicos que se realizan en los cultivos de vid. Así, la lucha no se detiene.

Por Marina.

Deja un comentario

Archivado bajo Ecología, Exclusivos web

¿Por qué arde el Amazonas?

Mientras el Amazonas arde desde hace tres semanas ante la soberbia de Bolsonaro y el silencio cómplice o las declamaciones vacías de los presidentes del resto de los países, ayer 23 de agosto, en Buenos Aires, se realizó una movilización a la embajada de Brasil para exigir que se tomen las acciones que se deberían haber tomado para evitar tamaño desastre y denunciar que detrás de las caras visibles, el responsable es este sistema voraz que poco le interesa la vida con tal de aumentar sus ganancias, poniendo en un riesgo inminente al mundo entero.

marcha.jpg

Más de un millón de hectáreas fueron arrasadas de unos de los últimos espacios de biodiversidad que quedan en este planeta ,donde el 75 % de su superficie fue alterada. Destrucción resultado de una política sistemática de depredación que se intensificó en más del 88 % desde que asumió Bolsonaro, contándose solo este año más de 72000 focos de incendio.

La persecución y asesinato de los pueblos originarios que lo habitan y defienden, la destrucción del Ministerio de medio ambiente, el desfinanciamiento de la Fundación Nacional del Indio, y la permanente arenga pro-agronegocio permitieron que el 10/08 se produjera el Día del Fuego: una quema conjunta de los hacendados entre los que se encuentra JBS, el mayor productor ganadero del mundo, en plena época seca. El resultado lo estamos viendo: tierras devastadas, animales calcinados, habitantes de la selva que hasta hace unos días vivían en armonía con su entorno ven sus casas devastadas. El humo hace unos días anocheció San Pablo a las 3 de la tarde y ya está llegando a Argentina.

El papel del Amazonas es central para el equilibrio climático mundial. La descomunal masa de vapor que genera el bioma atrae los vientos cargados de vapor del océano que terminan chocando contra Los andes condensando en el rio Amazonas, lo que permite se regule la temperatura global. También filtra el aire de dióxido de carbono, uno de los principales gases de efecto invernadero, permitiendo que la selva lo absorba y lo acumule en las plantas. Se calcula que el 10 % del carbono de la tierra está en el Amazonas. Pero tiene otra función. Como si fuera poco, el enorme caudal que llega al Océano Atlántico, a razón de doscientos millones de litros por segundo, nutre el océano alimentando a las diatomeas y el fitoplancton, pequeños organismos responsables de producir más del 80 % del oxígeno que respiramos. Cada árbol, cada planta, cada animal juega un papel en sostener este equilibrio que se está destrozando. El verdadero efecto de este desastre está por verse.

incendio-amazonas-enfrenta-francia-brasil-jair-bolsonaro-1Imagen: televisa.news

Agronegocios

El agronegocio es una de las caras más atroces del capitalismo, que carga los costos directos sobre los hombros de las regiones que fuimos sentenciadas a ser las proveedores de materias primas. El avance permanente de la frontera agraria sobre bosques nativos, tierras que serán bombardeadas con agrotóxicos que envenenan la tierra, las napas, el agua que tomamos y la comida que comemos, para producir alimentos a una población mayor de ganado, cuyos excrementos contaminan las aguas y son responsables de casi la mitad de los gases invernadero. No hay tierra suficiente para que los casi ocho mil millones de humanos coman carne, por lo que van a parar a las mesas del primer mundo, como lo demuestra el tratado firmado hace poco entre Europa y el Mercosur. Y todo este negociado en manos de unas pocas enormes corporaciones, como Bayer-Monsanto, Bunge, JBS, JP Morgan, etc., mientras nosotros pagamos los costos. Todo para producir un alimento en abundancia pero que no nos llega. Se producen alimentos para casi el doble de los que somos, pero más de mil millones de personas viven en hambruna y más de la mitad de la población apenas llega al mínimo necesario.

Si a esto le sumamos la minería y el petróleo, tenemos el combo llamado extractivismo que está arrasando la naturaleza. No podemos confiar en los políticos de ningún pelaje. El extractivismo es central para el capitalismo argentino y de todo el tercer mundo. Con sus dólares sostienen las timbas financieras y los grandes negociados. Desde Macri avalando fumigar escuelas, Evo Morales habilitando hace un mes la quema de tierras en El Beni o Santa Cruz, hasta el propio Alberto Fernández, que promueve el modelo de minera de San Juan que produjo el mayor desastre ambiental asociado a la minería, y que pondrá como ministro de Agricultura a Felipe Solá, alguien que cuando ocupó el cargo durante la época de Menem aprobó por decreto el uso de transgénicos (además de ser el responsable político del asesinato de Darío y Maxi, vale resaltar). Y menos de los países centrales, cuyos acuerdos son una mentira.

Que arda el capitalismo

mex.jpgProtestas en México: https://www.debate.com.mx

El capitalismo nos está llevando a un abismo: El julio pasado fue el mes más caluroso desde la época preindustrial, 1.2°C globales por arriba del promedio. En lo que va del año, Francia llegó a los 46°C, Italia a 48,5°C, Kuwait a 53,9°C. Enormes extensiones de bosques se incendiaron en Alaska y Siberia. Glaciares en Groenlandia se derritiendo a nivel nunca visto, la India sufrió una de sus peores sequías, Chaco se inundó producto de la desforestación del Gran Chaco, otro de los biomas que sostienen el planeta y que gracias a Urtubey y compañía se ve cada vez más reducido. No sabemos cuál será el efecto de todo esto, pero sí sabemos que si la temperatura global supera los 1.5°C globales de aumento con respecto a los niveles pre industriales, se desencadenarán procesos irreversibles cuyo futuro es imprevisible. Este es el planeta devastado que no nos muestran.

Es central entender que es el mismo sistema que por un lado nos intoxica para mantener su negocio el que también nos explota, nos hambrea, nos reprime, nos mata. Necesitamos por en pie espacios de discusión y organización donde debatamos qué clase de mundo queremos, donde desterremos el agronegocio envenenador en pos de una producción agroecológica, el uso de energía renovable y demás tecnologías que ya están al alcance, pero sobre todo, un cambio radical en el orden social y político que permita que seamos los que trabajamos, y no un puñado de avaros, los que definamos qué mundo queremos legarles a las próximas generaciones.

Imágen destacada: disculpen_lamolestia

Shevek

Deja un comentario

Archivado bajo Derechos Humanos, Ecología, Gacetillas de Prensa, Salud