Archivo de la categoría: Economía

Ajustando el ajuste: Macri y su laberinto

Como ya venimos diciendo desde nuestras editoriales, Macri y los gobernadores están implementando un duro ajuste sobre la clase trabajadora, alentados por los dictados del FMI. En este proceso, también decíamos que mientras la burguesía y el Fondo Monetario apuran al gobierno a mejorar las ganancias patronales, la clase trabajadora resiste este avance, por lo que Macri se encuentra entre dos presiones diversas, pero presiones al fin.

En esta nota se intentará explicar cómo se conforma este ajuste, cómo es su lógica política, y cuáles son sus perspectivas. – por Cristian

macriFMI

Para entender el ajuste actual, es necesario entender sus antecedentes. Durante el último gobierno kirchnerista se registró un fuerte crecimiento de los desequilibrios macroeconómicos. Estos desequilibrios se expresaron en el aumento del déficit fiscal –donde el gobierno gastaba más de lo que recaudaba-, en el incremento del déficit externo –donde salían más dólares de los que entraban al país-, y en una subida de la inflación –donde los precios crecían de manera generalizada y sostenida-.

Como cuestión general, estos desequilibrios son insostenibles en el mediano plazo. En términos concretos, ninguna economía capitalista puede mantener en el tiempo un crecimiento de sus desequilibrios, ya que, tarde o temprano, estos desembocan en una crisis de deuda externa, en una crisis cambiaria, y/o en una crisis hiperinflacionaria. En función de esta realidad, el kirchnerismo, en lugar de saldar estos desequilibrios, optó por dejar su resolución para el Macrismo. Y el Macrismo inició así el actual ajuste sobre la clase trabajadora.

Ahora bien, cabe preguntarse: ¿este ajuste solamente podía caer sobre la clase trabajadora? Lo responderemos al final.

Lo que importa en este momento es que Macri apuntó todas sus políticas de ajuste sobre nuestras espaldas. No obstante, como también dijimos, nuestra clase está resistiendo dentro de sus posibilidades. Es por ello que el malestar popular se hace sentir, lo que se traduce, de forma directa o indirecta, en cierto freno al avance de las políticas Macristas.

En función los obstáculos que la clase trabajadora le pone al ajuste, el gobierno terminó acudiendo al endeudamiento con el FMI, para poder financiar los nombrados desequilibrios mientras logra ir metiendo este ajuste de forma gradual.

Más allá del gradualismo, las políticas de ajuste pegan fuerte en el bolsillo de los laburantes. Este ajuste se expresa en los tarifazos, donde el gobierno recorta subsidios y hace que cada familia trabajadora pague cada vez más caros los servicios públicos. A su vez, este ajuste se ve en las paritarias a la baja, que a costa de bajarnos los sueldos, los patrones y el mismo Estado ahorran cada vez más recursos, hambreándonos día a día. También el ajuste se refleja en la caída de las jubilaciones, que empeoran las condiciones de vida de nuestros abuelos. Además, el ajuste se observa en los recortes de gasto público, que adicionalmente de reducir el empleo y empeorar la educación y la salud de los sectores populares, se cobraron la vida de dos trabajadores de la educación en estos últimos días.

No obstante, más allá de las consecuencias negativas que trae este ajuste sobre la población, la gradualidad que asumen estas políticas genera descontentos entre la misma burguesía y el FMI. De un lado, las políticas llevadas a cabo implican para los patrones pagar menores salarios y menores impuestos, lo que decanta obviamente en un aumento de sus ganancias. Por otro lado, todo recorte en el gasto público le asegura al FMI el cobro de sus jugosos intereses. Sin embargo, ambos –patronal y FMI- exigen, todavía, más ajuste.

En este marco, el gobierno trata de acelerar, pero sabe que toda aceleración tiene como consecuencias un costo político. En función de esto, la estrategia del macrismo se orienta a distribuir este costo, buscando complicidad en los gobernadores y en los legisladores de la supuesta oposición. De un lado, en consonancia con los gobernadores, se planea recortar aún más las transferencias a las provincias, lo que recaería en una reducción de la obra pública, un mayor recorte de salud y educación, y un nuevo golpe al empleo estatal. Del otro lado, con ayuda de los diputados y senadores de la oposición patronal, ya se está analizando para el próximo año un nuevo recorte en las jubilaciones y en el gasto social, recortes que deben ser acordados en el próximo presupuesto nacional.

Más allá de la dura situación que estamos pasando como clase, el final todavía está abierto. Todavía, con acciones unitarias estamos en condiciones de poner un freno al avance macrista. Sin embargo, como la realidad lo muestra, la situación de nuestra clase todavía se plantea fraccionada y sin fuerzas reales para llevar adelante esta ardua tarea de forma exitosa. En esta situación, es labor de todos los sindicatos clasistas y antiburocráticos y de todas las organizaciones políticas y sociales de la izquierda comenzar a coordinar de forma efectiva, tanto por lugares de trabajo como por zonas, realizando acciones concretas para parar el ajuste en curso.

No obstante, parar el ajuste en curso, dentro del sistema capitalista, no haría más que retrasarlo, porque, a la larga o a la corta, el capitalismo le cobra a la clase trabajadora todos y cada uno de sus ajustes. En función de esto, y respondiendo la pregunta que nos hicimos al inicio, como laburantes tenemos que entender que para que dejemos de pagar los platos rotos de la burguesía, tenemos que pensar en un gobierno obrero, que no llegará por medio de las elecciones, sino que solamente se podrá alcanzar con una revolución socialista.

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, General, Históricas

Panel “La reforma laboral en Argentina”

Este panel se desarrolló en la mañana del pasado jueves 16, en el marco del 67° Congreso de la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina, llevado a cabo los días 15 y 16 de noviembre de 2017. La charla estuvo a cargo de los abogados laboralistas Matías Cremonte, María Paula Lozano, Carlos Zamboni, Miguel Fiad, Eugenio Biafore y Alexis Barraza, asesores legales de nuestra organización gremial. Además, se dedicó un segmento del mismo a la reforma previsional, intervención a cargo de Luciano González. Levantado de Prensa Federación Aceitera.

panel_reforma_laboral_neoliberal_2017

Escuchar las intervenciones (lista de reproducción continua):

https://archive.org/embed/panel_la_reforma_laboral_en_argentina&playlist=1&list_height=200

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Exclusivos web, Géneros, Históricas

Incidencias de la reforma la reforma laboral Brasileña en Argentina

La reforma laboral avanza con la autoconfianza que Cambiemos consolidó en las urnas. Mientras el Gobierno prepara proyectos con la CGT con la promesa de evitar una “flexibilización a la brasileña”, los mismos apuntan a disminuir costos y anular derechos constitucionales con el fin de aumentar la productividad y la tasa de ganancia patronal, sin pasar por el Congreso. Por C.M.

images

A través de las negociaciones colectivas, se discuten o ya comienzan a aplicarse:

-Multitarea

-Adicionales por presentismo

-Intercambio de planteles entre empresas

-Pago por objetivos

-La reducción de los tiempos muertos

-El reemplazo del trabajo humano por máquinas.

En muchos casos, los sindicalistas están dispuestos a discutir aspectos clave de los convenios. Lo que es difícil medir en perspectiva por la acumulación de medidas antidemocráticas y que atentan contra el poder adquisitivo del salario, es saber hasta donde el colaboracionismo en esta etapa se transforma en suicidio político de gestiones sindicales que ya fueron corridas a botellazos en actos propios.

Estos avances “invisibles” sintonizan con los acuerdos sectoriales promovidos por el Gobierno, como el firmado con los petroleros de Vaca Muerta y el cerrado por los dirigentes de la industria lechera que significaron la pérdida de derechos elementales y la priorización del contrato individual de trabajo al colectivo, sujetando de este modo al trabajador a las disposiciones caprichosas de los patrones, las cuales en soledad negociará para no perder el trabajo en un marco recesivo a nivel mundial.

El “consenso” reduce el riesgo de que el gobierno de turno  se tope con un brote de conflicto  en la  campaña electoral hacia  2019.

A cambio de la paz social, el gobierno introduce en las negociaciones a la CGT para perdonar deudas a empresas que negreaban sus empleados y así producir un blanqueo, lo cual no soluciona el problema de fondo de la falta de trabajo y mucho menos el de la precarización y tercerización laboral. También se pretende incorporar el sistema de pasantías en las empresas por mayor tiempo.

En las convenciones colectivas de trabajo ya se ven modificaciones, como por ejemplo:

En autopistas urbanas cuyos trabajadores están encuadrados en Empleados de Comercio se incorpora el sistema de auto pase (automatización de las barreras) .Esto será introducido en el CCT con cláusula de reubicación de los trabajadores reemplazados por esta automatización.

Esto es el principio de los cambios a aplicar en el sector, cuyo límite para ser extendido al conjunto de rutas y autopistas del país será la postura que adopte el compañero Moyano que lidera los trabajadores de peajes.

En los grandes supermercados se puede observar la falta de empleados tanto de góndolas como en línea de cajas: esto produjo la multiplicidad de tareas sin importar la categoría de cada trabajador.

En aeronáutica se incorporan nuevas rutas con el sistema “Low Cost”, que se trata de vuelos que aplican la flexibilidad en las tripulaciones para que puedan realizar tareas múltiples como por ejemplo que las azafatas realicen tareas de limpieza al finalizar el vuelo.

En las automotrices no sólo hubo despidos y suspensiones sino que también se ha producido la reubicación de muchos trabajadores sacándolos de su planta, mandándolos a otra y, quien no se acoplara a los cambios, tenía la ‘opción’ de retirarse.

Para los trabajadores y trabajadoras del Estado, uno de los problemas más grandes es la precarización laboral sostenida, qué hace que decenas de miles de estatales teman por su puesto de trabajo. Sin ir más lejos el 31 de diciembre vuelven a caerse miles de contratos que no se llamarán despidos sino con el eufemismo de término de la relación contractual. La precarización hace que con más virulencia se imponga la negociación de condiciones de trabajo por empleo.

Sanidad incorporó en su CCT, el salario ajustado a la productividad ejemplo: cantidad de inyecciones aplicadas, en vez de horas trabajadas.

La industria lechera también firmó la reforma de  su CCT: no hay más horas extras en los fines de semana, se pone un franquista que no es de la empresa y tampoco es afiliado al sindicato de la rama, dejan fuera del convenio al personal que no desempeñen tareas comprendidas directamente con el sector lácteo ,se aplica la polifuncionalidad el  período de prueba por seis meses, no se podrá solicitar el pago de una categoría superior por el tiempo que la realicen y el “bono solidario” que pagaban las empresas a la obra social ahora ese costo se trasladó a los trabajadores .

Se ha visto también una avanzada en impugnaciones de elecciones, y la intervención de varios sindicatos como el SOMU, UOCRA la Plata, UOCRA Bahía Blanca después de las cuales se vieron disminuido los derechos de los trabajadores como viandas, transporte, baños químicos traslados etcétera. También se había logrado contratar en las obras un cupo femenino obligatorio lo cual también quedó nulo. Otros ataques en contra de los derechos de los trabajadores y de sus asociaciones sindicales son los obstáculos en trámites simples como certificación de autoridades, reformas de estatutos, personerías gremiales, entre otras.

Se está dilatando la homologación de acuerdos salariales y premios por productividad , un ejemplo claro de esto es el gremio Aceitero al cual no le certifican las firmas de autoridades de su Federación ni la del Sindicato de Rosario y no homologan acuerdos paritarios y de premios ya firmados por las cámaras de común acuerdo. Esta situación llevó al anuncio de una huelga nacional aceitera, a la cual el Ministerio respondió dictando la conciliación obligatoria.

Desde el empresariado, la Corte Suprema y el gobierno avanzan con la nueva ley de ART, revocando fallos de la cámara laboral y tildando de mafiosos a dirigentes y abogados laboralistas, sobre este tema el Presidente De La AAL Matías Cremonte aseguro que el gobierno “busca debilitar la representación de los trabajadores, cuando se habla de avanzada del neoliberalismo, aludimos a esto: que los trabajadores no tengan la posibilidad de defenderse colectivamente”.

La Corte Suprema de Justicia viene dando varios guiños al gobierno revocando muchos fallos de Justicia del Trabajo y así desalentando a los trabajadores en sus reclamos laborales. Incluso antes de la asunción del Macrismo esta dio una señal limitando el derecho a huelga en la causa Orellano contra Correo Argentino.

La campaña en proceso busca desprestigiar y estigmatizar a los trabajadores organizados para generar en la opinión de la gente el terreno propicio para reformas laborales regresivas y buscando el diálogo y el consenso con una CGT burocrática y adormecida que parece no reaccionar proporcionalmente a la avanzada de este gobierno hacia los trabajadores.

Aunque en  Argentina todavía no se llegó a una ley de reforma laboral, el borrador circula y aunque públicamente genera vociferaciones y críticas no se ha construido una respuesta desde el movimiento obrero organizado a semejante violación de derechos constitucionales.

Con parte de la dirigencia sindical con poder de veto mirando para otro lado dejando flexibilizar las condiciones en que vendemos nuestra fuerza de trabajo y con un gobierno que fue respaldado por las últimas elecciones estamos convencidos que la respuesta se construye desde abajo, con la concientización y el debate, desde la unidad que busca que peleemos por lo mismo más allá de las diferencias.

Levantado de ContraReformaBahia.

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, General, Sindicales

PEQUEÑOS PRODUCTORES HORTÍCOLAS, FRUTÍCOLAS Y OTROS ALIMENTOS

frutas

El dos de octubre se realizó el último feriazo en Plaza de mayo donde pequeños productores nacionales, nucleados en la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT), vendieron 20000 kg de verdura a precio de quinta, a modo de visibilizar la situación crítica  en la que se encuentra el sector. Las organizaciones que participaron hicieron notar la diferencia de precio que recibe el productor y el que finalmente llega al consumidor. Afrontando una crisis importante donde los insumos se pagan a precio dólar, entendiendo que el consumidor no puede seguir absorbiendo aumentos, sin políticas favorables al sector y con la apertura de las importaciones que hace imposible ser competitivos con productos que vienen de Brasil, Canadá y hasta Nueva Zelanda.

Se trata de quienes producen aproximadamente el 60 por ciento del alimento que se destina al consumo interno,  Producen  verduras, yerba, carne, leche, frutas, quesos, huevos. Pero en su mayoría se trata de productores familiares que no son dueños de la tierra, por lo tanto no se trata de un sector capaz de generar commodities o con capacidad acumulación en silos o bien de exportar. Toda la producción se vende en el mercado interno para el consumo local.

Los pequeños productores denuncian además el vaciamiento de políticas al sector, desde el año pasado la Secretaría de Agricultura Familiar se encuentra paralizada, sin presupuesto y sin políticas públicas. Además se  recortó el programa  de asistencia técnica del Ministerio de Agroindustria de la nación que ya no se brinda a cerca de 800 productores,  a partir de ahora solo los de nacionalidad argentina pueden acceder a ellos a sabiendas que el sector está compuesto mayoritariamente por  inmigrantes de Bolivia. El programa vigente desde 1993, fue recortado en junio de este año.

De esta manera el sector carece de políticas de estado, las cuales están destinadas exclusivamente a los sectores más concentrados, además de ignorar el reclamo histórico por la posesión de la  tierra. Fue la tercera manifestación de este estilo que emprenden los productores sin recibir ninguna respuesta por parte del estado

A esto se suma el tratamiento de la ley de semillas también conocida como ley Monsanto, que pretende modificarse, en beneficio de las empresas químicas que controlan el sector. Puntualmente la modificación pretende evitar la resiembra de semillas, la limitación de guardarlas y eliminación de semillas nativas y su intercambio.  La propiedad intelectual de las semillas quedaría  en manos  privadas, las semillas serían patentadas y quien pretenda usarlas deberá pagar por ellas, monopolizando su venta y eliminando prácticas ancestrales de reproducción de las mismas. Sin contar además el daño ambiental que puede generar y la posible pérdida de especies nativas.

Además la UTT también rechaza la designación de Luis Miguel Etchevehere al frente del ministerio de agroindustria de la nación. presidente de la sociedad rural  y miembro de la mesa de enlace, quien representa claramente los intereses de los grupos oligopólicos.

                                                                                                                                        Marina- La Plata

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Versión Papel