Archivo de la categoría: Editoriales

Editorial El Roble N° 118, Diciembre: Se acabó el tiempo, que sea “con la cabeza de los dirigentes”

TAPA-118

Descarga el PDF desde acá.

El gobierno de Macri avanza con decisión con un conjunto de medidas profundamente antiobreras y antipopulares. Buscan aprobar este paquete de leyes que en sus distintas variantes (Reforma Laboral, Jubilatoria, Impositiva, Educativa y Sanitaria) plantean bajar el costo de la mano de obra y combatir el déficit fiscal. En su conjunto, implican un importante retroceso en las condiciones de vida de la clase, hambre para las y los jubilados y avanzar con una lógica de mercado donde la salud y la educación serán para aquellos/as que puedan pagar.

El 29 de noviembre más de 200.000 personas coparon la Plaza Congreso y sus adyacencias para repudiar dichas reformas. Pero el mismo día por la noche el senado aprobó el proyecto de la reforma jubilatoria que baja el porcentaje de aumento de las jubilaciones, pensiones y asignaciones universal por hijo y aumenta la edad jubilatoria hasta incluso los 70 años. Aquí, donde los senadores opositores tenían la oportunidad de poner un freno, vimos como una gran parte de la oposición apoyó esta ley. Es que la situación económica mundial no es ignorada por el conjunto de los partidos patronales. Con sus matices, acuerdan con el plan de los capitalistas a nivel internacional: para cuidar sus ganancias hace falta más mano de obra barata, trabajar más años y crear nuevos nichos para hacer negocios (en este sentido van todas las reformas que impulsan). El gobierno, encabeza esta política y cuenta con el respaldo de los países más importantes del planeta, que bendijeron a Macri dándole la presidencia del G20.

La otra pata de esta política es alinear a la dirigencia sindical de la CGT y a muchos dirigentes sindicales. Estos perros ni ladran ni muerden. El triunvirato se ha mostrado completamente funcional y pasivo, dispuesto a acompañar la Reforma Laboral. La entrega que están haciendo de las y los trabajadores, a estas alturas, es escandalosa. Pero la dirigencia no alineada con la CGT, con Pablo Moyano, Sergio Palazzo y las dos CTA a la cabeza, tampoco prepara seriamente la resistencia. Avanzan en reagruparse, realizando encuentros con otros gremios, pero poco y nada de asambleas, congresos de delegados o algún tipo de espacio que permita la deliberación real de un verdadero plan de lucha. Ni hablar de la posibilidad de un paro de todos estos sectores juntos.

Allá por abril hablábamos del “marzo caliente” por la seguidilla de movilizaciones masivas que hubo ese mes. Ya sobre el cierre del año, podemos hablar de un 2017 que en su totalidad se caracterizó por marchas muy importantes que pusieron de manifiesto la disponibilidad de lucha y la bronca que existe en importantes sectores del pueblo trabajador. Y el oficialismo tomó nota de esto. Por eso profundiza la represión y la persecución judicial. El caso de Rafael Nahuel, el joven mapuche asesinado por la Prefectura, se suma al de  Santiago Maldonado. No son casos aislados ni excesos, sino que es la práctica efectiva de la defensa de la propiedad privada (en este caso de la tierra),  tal como vimos en AGR o en Pepsico. Calcado de los años de la dictadura, se inventa un “enemigo interno” que justifica la represión más despiadada. Por eso, en este contexto, la defensa de las libertades democráticas y la recuperación sindical -hoy en su mayoría dirigida por la burocracia- son dos tareas centrales.

Todavía falta continuidad en las medidas que se toman, hace falta coordinar las acciones por abajo, unificar a los sectores dispuestos a salir a pelear localmente formando coordinadoras entre las fábricas y los barrios, impulsar asambleas en las fábricas, los barrios, las escuelas, oficinas, etc. y desde allí ir generando las condiciones para el paro general. Hay que seguir ganando las calles y organizar la huelga para golpear donde les duele, sus ganancias. La jugada del gobierno es clara, nos están declarando la guerra; y la dirigencia sindical solo se pone a la cabeza de sus propios intereses. En muchos otros momentos de la historia se ha pasado por encima de la dirigencia cuando esta se mostraba demasiado contemplativa con el poder de turno. ¿Qué más tenemos que esperar?

Equipo de El Roble.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Editoriales, General, Versión Papel

El Roble N° 117, Noviembre: MACRI GANÓ EN VOTOS, PERO ¿PODRÁ APLICAR SUS REFORMAS?

TAPA-117

Descargar PDF desde acá.

El gobierno de Macri compuesto por empresarios avanzó en las elecciones sobre la base de una gran labor propagandística y de una demostración de movimientos de tierra en todas las calles posibles, mejorando algunas rutas, haciendo otras a nuevo, sacando a la calle todas las máquinas viales, haciendo una cuadra aquí y otras un poquito más adelante para mostrar toda su capacidad de restauración, como lo han hecho siempre todas las dictaduras. Pero la obra pública una vez hecha, ya está, no es como una fábrica que sigue generando puestos de trabajo después.

Fue muy hábil moviéndose con chicanas, pero no se animó a reprimir las masivas manifestaciones por la aparición de Maldonado ni la enorme movilización del Encuentro de mujeres.

Sin dudas que este gobierno es muy hábil en encontrar los sentimientos de mucha gente que venía frustrada y los hizo propaganda, y con todo su aparato, con los Clarín, La Nación, la mayoría de las radios, casi todas las televisoras y sus trolls, sumó votos .

Supo apoyarse en el descrédito creciente del gobierno de Cristina y encontró cierto vacío en el movimiento obrero que aún está reponiéndose  de la derrota histórica sufrida a fines de las décadas del 1900.

Pero una cosa es votar y otra será poder aplicar sus planes de reformas. Hasta ahora lo vienen haciendo en medio de resistencias aisladas pero van a incrementarse en caso de querer profundizar y concretar dichas reformas para transferir la riqueza que creamos los y las laburantes, al sector patronal.

Las timoratas y nutridas capas medias de nuestra población, que en un momento cantaban piquetes y cacerolas…, hoy putean ante el corte de cada lucha, pero tener en cuenta que también hay laburantes que votaron a sus verdugos, confundidos sin dudas.

Tener en cuenta que no será poca cosa el golpe mayor que será a nuestro bolsillo. Son varias las reformas que se vienen: la reforma laboral, la reforma educacional, la reforma sanitaria, la reforma de los impuestos y otras donde todo apunta a una mayor transferencia de riquezas de la clase trabajadora y el pueblo, a los patrones.

Reformas muy reaccionarias dictadas por el FMI, discutidas en el simposio de IDEA donde la los burócratas sindicales se referenciaron, y que culminarán de diseñarse en la reunión de OMC (Organización Mundial de Comercio) a realizarse en nuestro país el mes que viene.

Con todos estos antecedentes no nos será fácil a los trabajadores y trabajadoras, a los sectores productores ligados al pueblo hacer frente a lo que se nos viene encima con una dirigencia sindical de los patrones en nuestros sindicatos.

Por ello creemos que hay que esforzarse más y más en mejorar todas nuestras armas de lucha, que la principal hoy es LA UNIDAD COMBATIENTE EN LAS CALLES, EN LA FÁBRICAS, EN LAS ESCUELAS, EN LOS BARRIOS.

Ver en cada lugar qué es lo que nos une y no tanto que es lo que nos divide, crear comisiones unitarias en cada lugar de trabajo, de estudio, de vivienda y unificar esas comisiones en una lucha única, ser capaces de mejorar toda nuestra propaganda para hacer entender a quienes aún no la ven, que si no nos unimos nos van a comer los piojos.

Pensamos que la oposición a todos estos planes no será en el parlamento ni tal o cual personaje, sino que la verdadera oposición  a todos los planes de entrega y transferencias de riquezas será la CARESTÍA DE LA VIDA Y LA REPRESIÓN QUE SE AVECINA la construimos a partir de la unidad de los y las trabajadores/as y el pueblo dispuesto a luchar en las calles y donde haga falta.

Equipo de El Roble.

Deja un comentario

Archivado bajo Editoriales, Géneros, General, Históricas, Versión Papel

Editorial N° 116 El Roble de Octubre: “¿Después de las elecciones qué?”

TAPA-116

Llegó Octubre y pareciera que el destino de los habitantes del país se define según los resultados en las urnas. El oficialismo, luego de haber quedado bien parado tras las PASO, parece envalentonado e intenta arrasar con todo a su paso. Ataca a sindicalistas de todos los colores, habla de mafias judiciales, mediáticas, gremiales y académicas. A la luz de los hechos, se trasluce que ataca a los jueces que osan en no dictar a su gusto, a los medios que expresan voces medianamente críticas, sindicalistas que no se alinean y contra los científicos del Conicet. Para los pibes y pibas que luchan por la educación y han tomado decenas de colegios contra la reforma educativa, no se ahorraron adjetivos para descalificarlos, con más fuerza cuanto más demostraban los y las estudiantes tener clarísimo por qué se movilizaban.

Ataques mediáticos, represión para laburantes y pueblos originarios, persecución judicial para opositores. A todo hecho mano el gobierno para encausar el descontento y tapar las críticas.

Por el lado de la dirigencia de la “oposición” peronista, en todas sus variantes, hacen la plancha. Cacarean en algunos programas de televisión y mandan a “votar bien” a sus bases que lógicamente se agitan cuando ven que hay más misiadura, falta el trabajo y suben los precios. No se apuesta a la lucha y la movilización. Se deja, en los hechos, todo para la contienda electoral.

Lo que verdaderamente está en juego en estos momentos es cómo y hasta dónde el conjunto de los patrones pueden defender sus ganancias. Presionan sin tregua para que avancen las reformas laborales. La táctica del gobierno en este sentido no será con un gran paquete de leyes como en Brasil, sino dirimir sector por sector, con cada gremio. En lo concreto, esto implica modificaciones en los convenios laborales, mayor flexibilización para contratar (y despedir), reformar la justicia laboral para que tampoco podamos hacer juicio e incluso la reforma educativa, que plantea que los estudiantes tengan que trabajar gratis en su último año de estudio (disfrazándolo de “capacitación”). La burocracia sindical tiene un papel clave en permitir toda esta entrega, pero esto ya no es novedad.

A las intenciones de la clase capitalista sólo se opone la resistencia que podamos desarrollar los trabajadores y trabajadoras en las calles, organizados y luchando. No hay otra salida. No hay margen para otra cosa. No estamos en contra de votar por alguna opción no patronal. Pero hacer visibles todas las violencias contra las mujeres, que siga activa y en agenda la búsqueda con vida de Santiago Maldonado, la lucha contra los despidos, el freno parcial a las intenciones de vaciar el ferrocarril, no podrían tener curso sin la movilización de grandes sectores. No es cuestión de buenos o malos políticos, es la lógica de una sociedad dividida en clases, donde unos viven del trabajo que hacen otros. El Estado, que puede cambiar su maquillaje según haya o no torta que repartir, está para garantizar la ganancia de los empresarios. Así se explica la agudización de hechos represivos, en donde el macrismo hace uso y profundiza herramientas que le fueron heredadas. Porque desde luego, estos planes contra la clase trabajadora generarán más descontento y el gobierno sabe que no pasan sin represión.

Por eso, repetiremos hasta el hartazgo, no hay más remedio que la unidad de los sectores democráticos y combativos del movimiento obrero que, junto a otros sectores en lucha, pueda movilizar a las masas obreras y populares en defensa de los intereses que nos unifican como clase.

Descargar PDF para leer desde acá.

Equipo de El Roble.

Deja un comentario

Archivado bajo Editoriales, General, Versión Papel

Editorial El Roble N° 115 de Septiembre: “Bullrich: ¿Dónde está Santiago?”

TAPA-115

Descargá la versión en PDF desde acá.

Ya ha pasado más de un mes de la detención y desaparición de Santiago Maldonado. Las fuerzas de seguridad y el gobierno se niegan a dar información sobre su paradero y niegan su detención. Las camionetas de gendarmería fueron lavadas y tardaron más de dos semanas de denunciada la desaparición en iniciar la “investigación”.

La gendarmería ingresó a los tiros en tierras mapuches el día de la desaparición de Santiago. Esta represión brutal es parte de la escalada represiva del gobierno, que no ha cesado de crecer. No podemos desvincular este hecho a todos los demás que se suceden en todo el país, y que tienen directa relación con la aplicación de todas las medidas políticas y económicas, que de otra forma no podrían ser aplicadas. La represión y persecución al pueblo mapuche es colocada por el gobierno en este mismo sentido: el encubrimiento incondicional de Benetton, Lewis y otros criminales por las tierras robadas al pueblo mapuche es parte del mismo plan económico de entrega y sometimiento. Así han impuesto, y continúan hoy, su ley. A sangre y fuego.

Esta detención cobra un carácter particular precisamente por la desaparición en medio de una protesta. Es un hecho gravísimo, un atentado contra las libertades democráticas que señala el curso cada vez más represivo del Estado.

Igual que en la dictadura, los funcionarios del Gobierno, sus medios de comunicación y sus periodistas han lanzado una campaña para acusar al movimiento mapuche, por sus métodos de lucha y por sus reclamos; también a toda clase de solidaridad que pueda expresarse (ahora mismo tratan de “canallas” a los trabajadores docentes que discuten en sus aulas el problema de la represión y desaparición de personas). En lugar de esclarecer la detención y promover la aparición de Santiago, buscan justificar el retorno a la barbarie. La ministra Bullrich envió al jefe de su gabinete Pablo Noceti a comandar personalmente la represión. (Se trata de un defensor de represores, como Etchecolatz, de la última dictadura).

La detención del Lonko mapuche Jones Huala que fue acordada con Macri y Bachelet en su reunión hace un mes muestra la complicidad de la justicia que respalda al aparato represivo. Esto muestra el carácter de clase de la justicia, a quienes sirve, y porqué no debemos depositar en ella ninguna ilusión. Solo nosotros podemos imponer nuestros reclamos por medio de la lucha.

La defensa de la causa del pueblo mapuche, la aparición con vida de Santiago Maldonado, la expropiación sin pago de las tierras y sus riquezas son causas de todos los trabajadores y oprimidos y debemos organizarnos para la lucha.

¡Desmantelar el aparato represivo del Estado!

¡Aparición con vida ya de Santiago Maldonado!

¡BASTA DE REPRESIÓN A LOS PUEBLOS QUE DEFIENDEN SUS TIERRAS Y A LOS TRABAJADORES QUE LUCHAN!

Equipo de El Roble.

Deja un comentario

Archivado bajo Editoriales, General, Históricas, Versión Papel