Archivo de la categoría: Históricas

Notas históricas publicadas en El Roble

Desaparecidos en democracia: Distintos gobiernos, la misma impunidad

Pese a la campaña de confusión de los medios de comunicación, Santiago Maldonado está desaparecido. Ni perdido, ni extraviado. Aun así, no es el primer desaparecido en democracia, ni tampoco el primero después de Jorge Julio Lopez.

La continuidad de la práctica represiva de desaparecer personas tras detenerlas ha sido moneda corriente en todos los gobiernos durante los últimos 34 años. Hoy el macrismo suma una nueva víctima a la lista de más de 215 casos de desaparición forzada en “democracia, esta vez la de Santiago, “EL LECHU”, conocido compañero militante anarquista de La Plata, solidario y comprometido con las luchas populares.

Santiago mal

 LOS HECHOS

Desde martes 1 de agosto  Santiago Maldonado se encuentra desaparecido, luego de la brutal represión de gendarmería al interior del Lof en Resistencia de Cushamen (Chubut) por parte de más de cien efectivos de esa fuerza nacional de la que es responsable la Ministra de Seguridad de la Nación Patricia Bullrich.

Las fuerzas de seguridad responsables de la represión fueron los Escuadrones de Gendarmería N°34 de Bariloche, N°35 de El Bolsón, N°36 de Esquel, el Escuadrón de Ramos Mejía y Rawson, encabezadas en forma personal por el jefe de gabinete del Ministerio de Seguridad, Pablo Nocetti.

Este repudiable funcionario fue asesor de Patricia Bullrich cuando era diputada y saltó con ella al gabinete nacional. Fue abogado defensor de genocidas procesados por crímenes de lesa humanidad en juicios realizados en Entre Ríos y La Pampa, sostuvo que aquellos procesos eran la “legalización de una venganza, estructurada y diseñada en el poder político” y atacó la legalidad de la anulación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final y la imprescriptibilidad de los delitos de la dictadura.

Esto es una clara muestra más de la relación que persiste entre la Impunidad de ayer y de hoy, denuncia que venimos realizando desde HIJOS hace más de 22 años.

CONSIDERACIONES SOBRE LA DESAPARICIÓN FORZADA DE PERSONAS 

La definición estricta de la  desaparición forzada de personas vigente en la Ley 26.679 es “la privación de libertad cometida por un particular o agentes del Estado, y donde la institución ha prestado su apoyo o aquiescencia y se niega a informar o reconocer esa privación de libertad”. Recordemos que el Artículo 142 ter del Código Penal, modificado por esa ley, no hace exclusivos en la definición de este delito a los casos con resultado de muerte probada o presunta, sino que pone el acento en la concurrencia de la complicidad estatal y la negativa a reconocerla o informarla debidamente.

En nuestro país la mayoría de los casos de desaparición de personas no se investigan, o bien llegan a juicio con figuras penales morigeradas o fragmentarias (como los apremios, las vejaciones, y en los menos de los casos la tortura seguida de muerte) que no explican la dimensión real de la prepotencia impune con que actúan los agentes del Estado en la represión cotidiana.

Por eso, para denunciar las desapariciones forzadas negamos el homicidio simple y la averiguación de paradero, y afirmamos que se trata de verdaderos hechos de desaparición cometidos por parte de agentes del Estado. Esto es lo que sucede con Santiago, se niega su desaparición efectuada por parte de la gendarmería, y solo se investiga el hecho como una averiguación de paradero.

LOS DATOS

Desde 1983 hubo más de 210 casos de desaparición forzada en todo el país.

Pese a la continuidad de los gobiernos constitucionales, tantas veces defendida como garantía suficiente del respeto a la vida y la libertad ambulatoria, la protección frente a las detenciones arbitrarias y las torturas, los casos se han seguido acumulando con los años.

Los picos represivos en materia de desaparición forzada han sido los años 1994 (17 casos), 1997 (12 casos), 2001 (13 casos), 2003 (13 casos), 2006 (13 casos) y 2009 (13 casos).

Esto implica que durante los seis años del gobierno de Alfonsín se produjeron el 7% de las desapariciones forzadas, durante los diez años del Menemismo el 33%, en los 3 años en que Gobernó De La Rúa 9%, en la gestión de Duhalde también el 9%, y durante los doce años de gobierno de Néstor y Cristina Kirchner se produjeron 39% del total de desapariciones.

Estos datos evidencian por qué el Kirchnerismo y todos sus aplaudidores intentan lavarse la cara reclamando a cuatro voces la aparición con vida de Santiago, y ocultando que durante su gobierno desaparecieron al menos 90 personas. Entre  estos podemos mencionar los emblemáticos casos de Iván Torres (Chubut-2003), Sergio Ávalos (Neuquén-2003), Julio Lopez (La Plata. Bs. As.-2006), Luciano Arruga (Bs. As.-2009), Luciano González (Chubut-2009), Mario Golemba (Misiones-2008),  Daniel Solano (Río Negro-2011).

La provincia de Chubut, en la que desapareció Santiago, es una de las que cuenta con mayor índice de desapariciones forzadas, con 15 casos desde 1983 a 2017. Allí fue desaparecido Luciano González de 41 años en 2009, detenido por el GEOP en Cerro Centinela en el marco de un operativo de cacería al poblado de Corcovado (Departamento Futaleufú), por la muerte de un policía y en un hecho represivo similar al de Cushamen. Sus restos fueron hallados e identificados en 2013 y el caso sigue impune.

No podemos tampoco dejar de mencionar que durante el gobierno de Cristina F. de Kirchner, el genocida César Milani, como jefe mayor del ejército fue el encargado del armado de la estructura represiva en la Patagonia y en todo el país.

Además que en relación a los pueblos originarios se encargaron de hostigar, robarle tierras a la comunidad Quom.

Pero, por supuesto de todo esto los Kirchneristas no dicen ni una palabra.

 https://issuu.com/ hijoslaplata5/docs/documento_ fusionado_2

ALGUNAS MODALIDADES

Varios son los “casos testigo”, en los que el desprecio por la vida, la selectividad represiva, la desidia investigativa y el funcionamiento de las fuerzas de seguridad como una corporación encubridora son el eje conductor. En casos como los de Andrés Nuñez, Miguel Bru, (durante el gobierno de Carlos Menem), y de Iván Torres, (durante el gobierno de Néstor Kirchner), la pretendida denuncia de un delito menor se convirtió en secuestro, seguido de torturas en sede policial y ocultamiento del cuerpo para encubrir los hechos anteriores.

En casos como los de Luciano Arruga y Jonathan “Kiki” Lezcano, la persecución previa de la policía da paso a las detenciones, que se suceden en torturas, homicidio y ocultamiento del cuerpo “blanqueándolo” en el sistema formal de Hospitales, Morgues y Cementerios con la complicidad de toda la estructura estatal de gestión de la muerte.

Si bien puede señalarse a un actor básico como ejecutor, la práctica de la desaparición forzada no es exclusiva de los agentes de policías provinciales o federales, como lo muestra el caso de Sergio Ávalos, donde la detención fue practicada en un sitio de diversión nocturna por su sistema de seguridad, que contaba con 40 integrantes del Ejército que realizaban adicionales.

En otra modalidad típica, como los casos de Daniel Solano y Mario Golemba, la detención arbitraria y la eliminación de las víctimas se realizó por agentes del Estado en combinación con grupos económicos sobre conocidos referentes de organización sindical de base que luchaban contra situaciones de explotación laboral.

Pero quizás el hecho que marca a fuego esta práctica perversa, y que une la continuidad del aparato de poder organizado para reprimir, es la segunda desaparición forzada de Jorge Julio López, porque se trata de un sobreviviente del Genocidio expuesto como testigo en una causa de lesa humanidad que dio inicio al proceso de juzgamiento de los crímenes del Terror de Estado con renovada impunidad. Definen el caso el señalamiento de las organizaciones de DDHH a la propia Policía Bonaerense, el silencio del gobierno Kirchnerista al respecto, pese a la gravedad material y simbólica que presenta, y la apertura de una nueva categoría: el ex detenido desaparecido en dictadura, aparecido y vuelto a desaparecer en democracia.

LA RESISTENCIA:

Hace varios años los pueblos originarios vienen sufriendo la persecución, criminalización, y represión, además  del robo constante de sus tierras por parte de empresarios como Benetton o hasta los de la propia familia del presidente Macri. En todo el territorio, estos crímenes se incrementan cada vez más.

Por eso el ataque del Lof en Resistencia de Cushamen, porque necesitan aleccionar y borrar del mapa a los que luchan y resisten. Por eso la desaparición de Santiago, para intentar ejemplificarnos una vez más, para implantar el terror y el pie de plomo, creyendo que con eso van a dominar la rebeldía de los oprimidos. Rebeldía que los 300.000 compañeros detenidos desaparecidos nos enseñaron con el ejemplo de su lucha, poniéndole el cuerpo a las balas de los milicos asesinos.

Rebeldía  que hoy con este gobierno de cipayos represores continua más vigente que nunca.

 APARICIÓN CON VIDA YA DE SANTIAGO MALDONADO! CON VIDA TE LLEVARON, CON VIDA TE QUERMOS!

 FUERA LA GENDARMERIA DE ESQUEL!

 MACRI, P.BULLRICH Y NOCETI SON RESPONSABLES!!!

 LIBERTAD YA A FACUNDO JONES HUALA!

 ESCLARECIMIENTO DE LA DESAPARICIÓN FORZADA DE TODOS LOS DESAPARECIDOS EN DEMOCRACIA!

BASTA DE REPRIMIR AL PUEBLO!

Por HIJOS LA PLATA

 

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Derechos Humanos, Exclusivos web, General, Históricas

Medios y desapariciones: el recuerdo más oscuro

Distintos casos se vienen repitiendo en el marco de una escalada represiva. Desde la desaparición de mujeres en el marco de luchas contra la violencia de género, hasta casos de gatillo fácil en el marco de una creciente estigmatización de muchos jóvenes. En ellos, el rol de los medios hegemónicos exhibe una peligrosa tendencia a enfocarse en la víctima justificando, directa o indirectamente, al victimario. Desde Araceli Fulles hasta Anahí Benítez o, en otros casos, como el de Nadia Rojas, actualmente desaparecida, donde los medios directamente callan. La desaparición de Santiago Maldonado, que por sus características remite a los tiempos más oscuros, no solo no es la excepción, sino que refuerza aún más la relación entre las desapariciones actuales con las ocurridas durante la dictadura militar. Por Ramiro Giganti, para ANRed.

 

tapaaa-24-3e198

Desde el “algo habrá hecho” al “se lo buscó”, o el “mirá lo que se puso”, instalados en el “sentido común” que justifican lo injustificable, muchas veces contienen su origen en el abordaje que medios de consumo masivo difunden e instalan. “Una fanática de los boliches que abandonó la secundaria” o “un hippie que se fue al Bolsón”, “una niñera en una fiesta swinger” o “una joven obsesionada por un profesor”.

Los abordajes suelen coincidir en un eje: poner el foco en la víctima. Lo que en determinadas noticias parece una “nota de color” termina salpicando a quien ya fue manchado/a con su propia sangre. De responsabilizar a una chica que fue violada por su forma de ser o vestir, a hacerlo con un hombre por su aspecto “hippie” no hay mucha diferencia. El “algo habrá hecho” ya estaba a la vuelta de la esquina, o directamente a un paso. Con la desaparición de Santiago Maldonado, en el contexto de numerosas represiones a la comunidad mapuche, ignoradas y omitidas por los medios hegemónicos, ese paso ya se dio.

Sobre la construcción de una “otredad negativa”

Numerosos estudios sobre la periodización de una práctica genocida incluyen como primer paso la construcción de un “otro” negativo. Es “otro”, de cumplirse los siguientes pasos, será exterminado. Si bien es cierto que no siempre se cumplen los siguientes pasos, esa construcción de otredad negativa muchas veces oculta las intenciones más oscuras. Durante el holocausto Nazi, hubo diversos “otros negativos”. El más conocido y atacado fue la comunidad judía, pero también lo fueron gitanos y, sobre todo, disidentes políticos.

En la Argentina de los años 60’ y, posteriormente, en los 70’, esa construcción apuntó primero a jóvenes vinculados a movimientos culturales o políticos (desde hippies, hasta militantes de izquierda, obreros o estudiantes) para luego enfocarse en la guerrilla y desde allí, una vez dadas las condiciones, arremeter contra ellos. El saldo fueron 30.000 detenidos desaparecidos (además de muchos de otros asesinados incluso desde antes durante la triple A) y la instalación de un modelo económico que multiplicó el endeudamiento, incrementó el desempleo y empeoró las condiciones laborales, ampliando la brecha entre una minoría enriquecida y una mayoría trabajadora.

Actualmente, desde funcionarios del gobierno y medios hegemónicos (como el diario La Nación) se puso en cuestión la cifra de 30.000 desaparecidos. También, se inició una campaña de “reconciliación” con los actores del pasado genocidio, promoviendo el arresto domiciliario a genocidas y el beneficio del repudiado “2×1”.

A los obreros y estudiantes organizados políticamente, hoy se les suma un “nuevo” sujeto de cambio: las mujeres. Las comillas expresan que en realidad no es “nuevo”, ya que hubo un importante activismo feminista en aquellos tiempos, pero sin las dimensiones y masividad que logra, tanto en Argentina como en otros países del mundo, este novedoso activismo. Y es que a partir de la lucha contra la violencia machista se desenmascaran muchas otras formas de opresión, enquistadas en el “status quo”: desde el acoso laboral, hasta la opresión patriarcal, el conservadurismo en todas sus formas, y los recortes de presupuesto, por ejemplo hacia los centros de atención a las víctimas por violencia machista.

También, sucede que cada vez que una mujer desaparece, el foco en las movilizaciones apunta a sectores de poder, por ejemplo, vinculados a redes de trata, donde más de una vez fue probada su vinculación. Se ha relacionado, en más de un análisis, a las prácticas de las redes de trata con las ejercidas por grupos paramilitares en la desaparición de personas en numerosos casos de terrorismo de estado.

Volviendo a la construcción de “otredades negativas”, en la última semana, además de la repetición sobre el foco en mujeres víctimas de femicidios, reaparecieron viejos “otros” en su presentación negativa: “hippies, indios y guerrilleros”, todos presentados como “amenaza a la patria” o mas directamente como “terroristas”. Desde la delirante caracterización de comunidades mapuches por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, donde se presenta a una peligrosa guerrilla de la que nada se sabía hasta la desaparición de Santiago Maldonado, pero que tiene en peligro a dos países (Argentina y Chile), se vinculó a los Mapuches con la ETA, con guerrillas kurdas, con las FARC y hasta con Inglaterra.

Rara vinculación de los mapuches con Inglaterra, cuando una de las figuras cuestionadas por usurpar tierras en la Patagonia es el Magnate inglés Joseph Lewis, quien fuera defendido públicamente por el presidente Mauricio Macri hace unos meses. La “extranjerización” con connotaciones negativas parece no afectar a empresarios. La idea de patriotismo, con sus elementos fascistas innegables, tiene ese tipo de selecciones. En nombre de la construcción de una nación se realizaron campañas al “Desierto” (curioso nombre para tierras ocupadas por comunidades desde mucho antes de la llegada de europeos).

Ambos genocidios, tanto el de las campañas al desierto exterminando comunidades originarias como el de la pasada dictadura militar, encuentran un actor común que se benefició de ambos: la clase terrateniente, representada actualmente (y desde hace más de un siglo) en la Sociedad Rural Argentina (S.R.A). Dicha organización, cuyos fundadores fueron beneficiados luego de la usurpación de tierras a comunidades originarias en las mencionadas “campañas”, apoyó abiertamente a la dictadura militar de 1976 a 1983. El reciente pronunciamiento de esta organización marca su continuidad, que también nos remite a los recuerdos más oscuros.

Criminalizar a los mapuches

A partir de la desaparición de Santiago Maldonado, tanto desde el gobierno como desde medios de comunicación, se impulsó una burda operación de calumnias. Tras no informar sobre numerosos episodios de represión a las comunidades mapuches, algunos de gravedad, ocurridos en el pasado mes de enero, y tras no informar de la desaparición de Santiago durante los primeros días (donde no sólo se denunció su desaparición sino que se realizó un pedido de habeas corpus), la primer información “relacionada” a estos hechos fue al informar sobre “destrozos en la casa de Chubut”. En dicho episodio se hablaba de “encapuchados violentos” sin precisar datos, y una pintada que decía “aparición de Seba Lechu”. Resulta curioso que esos “encapuchados violentos” ni siquiera sepan el nombre del desaparecido.

Evitando nombrar a Santiago Maldonado, durante el programa “Periodismo Para Todos”, conducido por Jorge Lanata, se disparó contra la comunidad mapuche. Un informe los presenta como “una amenaza que preocupa al gobierno”, con fuentes y entrevistas muy confusas. Luego inserta un hecho policial por un crimen, aún impune, ocurrido en 2012 en el paraje Pilo Lil en Neuquén, donde ocurrió el crimen del policía José Aigo. El testimonio de los familiares del asesinado no muestra la creencia en que su crimen sea de autoría mapuche, de hecho la justicia atribuye la autoría a un grupo en el que identifica a dos ciudadanos chilenos, actualmente prófugos, que no son mapuche, en una causa más bien ligada al narcotráfico. Por la coincidencia entre el apellido del policía (de origen mapuche) asesinado y una comunidad mapuche de Argentina, Lanata mezcla ambos casos e instala al movimiento mapuche por la autoría de un crimen del que nada tiene que ver.

Dicho episodio fue emitido por un programa de consumo masivo que ya viene realizando numerosas operaciones contra sectores vulnerables acusándolos. En este caso, recurrió a criminalizar sectores para, sin mencionarlo, justificar la desaparición de Santiago Maldonado. Porque, “si estaba vinculado con grupos asesinos, claramente algo habrá hecho”. Ni estaba vinculado a grupos asesinos, ni tampoco se sabe de nada que “haya hecho”, pero si así hubiera sido, Santiago Maldonado está desaparecido, fue visto por ultima vez mientras la Gendarmería reprimía. Lanata, no solo omitió esa información, sino que difundió informes de confusa procedencia que no solo desinforman, sino que estigmatizan tanto al pueblo mapuche como a Santiago Maldonado.

No es la primera vez que desde este programa se busca estigmatizar a un sector vulnerable y presentarlo como peligroso. Pocas semanas atrás, emitió un programa que, no solo violó los derechos del niño al exponer a un menor, sino que buscó instalar a menores como sujetos peligrosos.

La nota sobre “el Polaquito”, un pibe que “mantiene aterrorizado al barrio” de Villa Caraza, Lanús, estaba cargada de irregularidades que valieron la denuncia, tanto de la madre del niño, como de diversas organizaciones. No conforme con el daño realizado siguió atacando tanto a organizaciones sociales como a quienes cuestionaron sus prácticas, siempre con el estilo soberbio y burlón que lo caracteriza.

El Cuento del camionero

Mientras es curiosa la omisión o poca intención de los medios hegemónicos de cubrir el tremendo episodio de la desaparición de un joven que fue visto por última vez mientras reprimía la Gendarmería Nacional, más lo es la cantidad de noticias infundadas (por no decir inventadas) que se han publicado con “pistas falsas”. Llama la atención el poco espacio que se le da a los familiares de Santiago, para expresar sus reclamos y una desproporcionada difusión de la “versión oficial” del gobierno, carente de preguntas relacionadas a irregularidades por parte de las instituciones. Desde la “delirante” hipótesis de la ministra Bullrich relacionando a las comunidades mapuches con distintos sectores hasta la publicación y difusión de pistas falsas que sólo logran entorpecer la investigación.

“El cuento del camionero” es una historia repetida. Durante la búsqueda por la desaparición de María Cash, en el año 2011, el diario “La Nación” publicó una noticia donde sostenía que “Un camionero dijo haber visto a María Cash en Santa Fé”. Fue una pista falsa.

En este año, “el cuento del camionero” volvió a hacerse presente mientras Araceli Fulles estaba desaparecida. Allí, “un camionero” dijo haberla trasladado desde Zárate hasta Ceibas, Entre Ríos, y declara que “Araceli planeaba ir a Brasil”. Otra pista falsa. El cuerpo de Araceli fue encontrado muy cerca de donde fue vista por última vez, en el conurbano.

Llama la atención la coincidencia con una noticia publicada, primero en el diario La Nación (el mismo de la pista falsa con María Cash), pero luego difundida tanto por “el gran diario argentino”, como por diversos medios de la misma corporación empresaria, donde “un camionero asegura que trasladó a Santiago Maldonado por rutas de Entre Ríos”. Otra vez un camionero, otra vez Entre Ríos.

No conformes con ésto, desde el canal de noticias TN (grupo Clarín), como otros medios, se difundieron unas supuestas imágenes de Santiago en Entre Ríos. Primero, fue su familia quien desmintió que fuera Santiago.

Pero como si fuera poco, Francisco Maestre, un clown y animador, corroboró que en realidad era él el de las imágenes. Decir que todo esto es una payasada podría tomarse con humor, pero la realidad es que detrás de toda esta información falsa difundida por medios hegemónicos de consumo masivo hay un desaparecido.

Las notas al respecto no cesaron a pesar de ser desmentidas. Incluso aclaraciones, con un fuerte contenido surrealista, donde se asegura que “hay un barrio de Gualeguaychú donde todos se parecen a Santiago”. Incluso, bajo la excusa de éstas “pistas” se realizó un allanamiento del Barrio Ecológico de Gualeguaychú, cuya respuesta fue un comunicado de sus vecinos solidarizándose con Santiago, exigiendo su aparición y una foto de ellos con la imagen de la cara de Santiago.

Estas informaciones falsas también nos remiten al recuerdo más oscuro. Durante la dictadura, ante las primeras denuncias de madres de desaparecidos, las respuestas fueron muy similares: o atacar a las madres por no saber donde estaban sus hijos, o directamente decir que “están en Europa”. Vale también recordar que la segunda desaparición de Julio Lopez también nos remitió a esos tiempos oscuros, incluso con declaraciones como “se fue a la casa de la tía” o similares.

Lo cierto es que Santiago Maldonado está desaparecido. Como también Nadia Rojas, que la semana pasada desapareció por segunda vez. Nadia había sido encontrada luego de 32 días de desesperante búsqueda y se encontraba bajo “protección estatal” cuando volvió a desaparecer, poco tiempo antes de declarar. La escasa presencia de este caso y de indagaciones al Juez Canicoba Corral, vinculado al caso, también son llamativas.

El pasado viernes 11 de agosto, numerosos organismos de Derechos Humanos, junto a los familiares de Santiago ,convocaron a una movilización que, a pesar del clima lluvioso y el accionar de los medios hegemónicos, llenó la Plaza de Mayo exigiendo su aparición con vida. El mismo reclamo que hace cuatro décadas fuera realizado por un grupo de madres que en esos tiempos oscuros fueron calificadas como “las locas de la plaza”.

Deja un comentario

Archivado bajo Debate, Derechos Humanos, Exclusivos web, General, Históricas

Mirando la mirada de Santiago

No conocí personalmente a Santiago, desparecido a manos de la Gendarmería el 1 de agosto, pero ya lo quiero mucho. Su rostro, blanco, barbado, sus ojos, revelan que no tiene una sola gota de sangre mapuche. Precisamente, los valores – como por caso la solidaridad con una lucha tan justa que despliega este pueblo ancestral- no pasan por una cuestión “bioquímica”: Es axiológica. Se trata de hacer carne en nosotros el dolor y la rebelión de otros. Es sentirse hermano de seres humanos que sufrieron un genocidio ininterrumpido desde la invasión de la corona española hasta el presente. Y así, con hondura, ese dolor interpeló a Santiago.

santiago

En varios momentos durante estos días me quedé mirando su mirada. Realmente no sé que busco al mirar su foto una y otra vez, pero no puedo dejar de hacerlo. Una amargura intensa me recorre el alma. Santiago se parece muchísimo a los jóvenes revolucionarios que en los 60/70 se alzaron en diversas formas de rebeldía. Hoy, cuando escuchaba a la casta política hablar de la “fiesta de la democracia”, la amargura mutaba en rabia. Cuando veía a los pseudoperiodistas sumar globos de colores a un circo tan berreta me convertía en un manojo de desazón.
Si fuéramos un “país serio” y un “pueblo consciente” hace varios días que estaríamos de paro, en las plazas y calles, hasta que Santiago aparezca: Vivo. No somos ni lo uno ni lo otro. Sólo hay agrupamientos minoritarios de pueblo con valores en la sangre. Las mayorías van al circo y hoy serán felices con el asado o con los ravioles que recomendó almorzar el presidente Macri. (Aunque a muchos no les alcanzará para ninguno de los dos menús)
Luego de la segunda desaparición de Julio López, a manos de la Policía Bonaerense en 2006, el mundo siguió andando y aún no sabemos de él.
Permitir que suceda lo mismo con Santiago Maldonado nos disminuirá a todos y a cada unx como seres humanos, otra vez.
El mundo no puede seguir girando tan tranquilo para esta casta maldita de desaparecedores. ¿Habrá que incendiar el globo, una y otra vez, hasta que aparezca? ¿ Habrá que rebelarse una y otra vez, no dejarlos en paz, a ninguna hora, en ningún segundo?
¿Habrá que impedir que tengan buena digestión luego de los asaditos o los ravioles donde pergeñan nuevos planes de miseria y despojo?
Sí. Hasta que aparezca Santiago. Vivo.

 

Levantado de Agencia Para la Libertad, por Oscar Castelnovo.

Deja un comentario

Archivado bajo Derechos Humanos, Exclusivos web, Históricas

Nota central de El Roble N° 114 de agosto: “Gran lucha de Pepsico: nada sale de un repollo”

El feriado del 20 de junio se enteraron con un cartelito pegado en la puerta, que la fábrica se cerraba. Eran 600 nuevos despidos. El 26 del mismo mes decidieron tomar la fábrica. El planteo era simple, recuperar sus puestos de trabajo.

nota central ER114

En la puerta de la planta armaron una carpa donde circularon centenares de trabajadores, organizaciones sociales, estudiantiles, políticas, periodistas, artistas, representantes de la lucha por los ddhh llevando su solidaridad. De un día para el otro, #Pepsico se convirtió en el ejemplo más saliente de una película que vemos cada vez más seguido: la lucha contra los despidos. Pero ¿Por qué PepsiCo ocupó este lugar destacado?

Es un ejemplo más, impresionante últimamente, contamos unos 15000 en una semana de lo que nos enteramos, más todo lo que no nos llega. La única diferencia que tuvo Pepsico con el resto, es que Pepsico se plantó y decidió pelear, a pesar de tener toda la política, los sindicatos, la justicia… todo un aparato en contra. A pesar de eso decidimos pelearla. Nos damos cuenta cada día que sí se puede. Vemos que Pepsico puede ser una punta de lanza, para que los otros trabajadores del país se den cuenta que lamentablemente hay que salir a luchar. Que no tenemos el apoyo de los sindicatos, que el gobierno solo cuida a los empresarios y los ricos, tampoco la justicia que nos deja totalmente desamparados.” Con esta claridad nos definía la importancia de este conflicto un obrero con 18 años de antigüedad en la fábrica.

El 13 de julio, luego de varias amenazas de desalojo, finalmente se hizo efectiva la orden de Macri y Vidal y entraron en acción las fuerzas represivas. “La represión fue el inicio de la campaña electoral de Cambiemos, como una señal: si se toma la fábrica o hacen un corte hay palos”, nos decían luego del desalojo. Esa señal tiene un claro componente de clase, porque es el propio gobierno demostrando con hechos a todas las patronales que está dispuesto a garantizarles sus ganancias.

Tomando estos dos elementos, la predisposición a la lucha y la política del gobierno, se entiende que el conflicto esté en el ojo de la tormenta de la situación política. Es que, en definitiva, lo que está en juego son las intenciones de la clase capitalista de imponer nuevas –y peores- condiciones para el conjunto de la clase y así abaratar costos de producción; y a la par, la capacidad de defensa de los intereses de las y los trabajadores.

“No queda otra que luchar”

La voluntad de lucha es un ejemplo de que se puede enfrentar el ajuste que el gobierno hace en nombre del capital más concentrado –y multinacionales como Pepsico-. Demuestran que se puede pelear contra el gobierno de Macri, Vidal y la burocracia sindical.

Pero esta voluntad no sale de un repollo. La organización en esta fábrica lleva años. Todo un proceso de trabajo gris, paciente y sostenido por abajo. Es un trabajo en la organización de los y las trabajadoras, que crece a medida que se desarrolla la conciencia de que son una clase aparte, opuesta a los patrones. Y que del gremio, en mano de los burócratas, tampoco pueden esperar lo más mínimo. Es una conciencia que se desarrolla a costa de sudor y sangre, muchas veces literalmente, cuando las largas jornadas de trabajo redundan en accidentes y enfermedades crónicas.

En este sentido, advertimos al lector/a que no hay entre los obreros y obreras de Pepsico superhéroes; simplemente laburantes con conciencia de clase. Ni más, ni menos.

El arraigo de estas ideas en la base obrera también es la que explica, en gran medida, cómo se resistió el desalojo. Porque defendernos ante los ataques patronales forma parte del derecho que tenemos como clase. La violencia, que comienza cuando se nos niega llevar el pan a nuestras casas, poder educar a nuestros hijos, tener atención sanitaria digna y se completa cuando reprimen nuestros reclamos, debe responderse. Los compañeros atrincherados en la terraza de la planta son un modesto pero importante ejemplo de esto. No se trata de “ser violentos” simplemente, sino de hacer lo que tiene que hacerse para defender nuestros derechos.

El papel de las compañeras

Las mujeres fueron claves para la conformación del cuerpo de delegados. “Ahora en la lucha fueron muchas las compañeras que no firmaron, teniendo hijos, madres solteras, teniendo que pagar alquiler, lo contrario que varios compañeros.” De los 600 despidos, 200 son obreras. Históricamente en la planta tenían menor salario y dejaban la salud a la par que los varones. Muchas se tienen que hacer cargo solas de sus hogares. Ese cúmulo de injusticias es, posiblemente, lo que las empujó a ser centrales en la construcción de esta experiencia. Incluso aquellas que reconocen que por la presión económica tuvieron que terminar aceptando la indemnización, son las que hoy siguen al frente organizando la actividad en el acampe y participando de cada acción. En esta experiencia colectiva, pareciera ser que con una claridad absoluta fueron las trabajadoras las que se dieron cuenta que solamente organizándose lograrían igualar sus derechos con los de los hombres y que solo así podrían tener mejores condiciones para todos. Así se explica que una de las principales referentes sea Catalina (del PTS y fundadora de la lista Bordó, agrupación que dirige hace varios años el cuerpo de delegados). Ella fue despedida pero, tal era el respaldo de sus compañeros y compañeras, que la Justicia reconoció que se trató de un caso de persecución política, que era delegada de hecho y la tuvieron que reincorporar. Esta victoria fue un impulso muy grande en la organización dentro de la fábrica, donde la Bordó ganó gran simpatía.

Las compañeras son centrales para comprender la tenacidad de esta lucha. No solo porque forman parte del activismo en la planta desde hace años, sino porque una vez desatado el conflicto han organizado el acampe en la toma, la difusión y la relación con los medios, movieron por todos lados el fondo de lucha y se bancaron, junto a sus compañeros, los gases y los palos de la policía el día del desalojo. Y hoy, con la carpa en Congreso, se las sigue viendo permanentemente organizando muchísimas actividades.

Si miramos este ejemplo o el de las trolebuseras en Córdoba o el de las docentes o la experiencia de las ferroviarias en el Sarmiento, no cabe ninguna duda del enorme potencial de combatividad y transformación que hay cuando se liga la lucha de clases con la lucha de género, que son dos partes de una misma pelea.

“El gran problema es la unidad”

La movilización de unas 20.000 personas el 18 de julio marcó al menos dos cuestiones: la vigencia de la bronca en amplios sectores contra el gobierno y la amplia solidaridad que ha logrado este conflicto.

Han recibido apoyo del SUTNA, seccional Oeste del Sarmiento, el FIT, IFS, Madres de Plaza de Mayo, Pérez Ezquivel, periodistas, Baradel, D’elía, las CTA, etc. “El día de la marcha salía la gente de los edificios, cantidad de dibujitos que nos dieron los nenes y nos saludaban. Gran solidaridad de los vecinos, acá en la carpa nos tocan bocina, nos dejan dinero, alimentos…”. Se combina la solidaridad de clase con la bronca que viene creciendo en estos meses. El apoyo al conflicto de PepsiCo expresa una continuidad con las movilizaciones masivas del “marzo caliente” o contra el “2×1” para los genocidas.

Y como se viene el panorama, lo que suena con mucha fuerza, la flexibilización laboral, tenemos que dejar de lado las diferencia y unirnos porque si dejamos pasar esa reforma laboral, no importa el color o lo que cada uno piense, nos van a hundir a todos. Hay que luchar porque nadie nos va a regalar nada.” En la charla en la carpa sale una y otra vez este problema ¿Qué hace falta? ¿Cómo nos unimos? “Falta que todos los trabajadores abran un poco más la cabeza. Yo mismo hasta hace unos años atrás cuando entre a Pepsico era un pibe que no me interesaba en política, el sindicato, ni nada… después de un tiempo, estás ahí, ves las injusticias, me empecé a interiorizar. Yo tenía muchos amigos de la verde [Lista que responde a Daer], pero con el tiempo ves quién está siempre y cuando hay quilombo se borran, vas viendo quiénes te bancan, quienes te usan cuando les servís y después se borran. Hay que hacerle ver al trabajador común quién realmente te va a ayudar, que sean ellos mismos los que abran la cabeza, quiénes defienden los intereses de los trabajadores y quienes no. Pero lo tienen que ver con hechos.”

Este conflicto está en un momento muy difícil. Al igual que muchos otros. La relación de fuerza con el frente patrones, Estado y burocracia, no nos favorece. Y desde ya que no podemos esperar que las elecciones nos solucionen demasiado. Han participado muchos sectores en los plenarios convocados por Pepsico, como ocurrió con AGR. Desde el acampe los compañeros se acercaron al piquete de los despedidos de Cresta Roja, de Atucha y apuestan a que esta carpa se convierta en la “carpa de los despedidos”. Ensayar formas con las que dar respuestas de conjunto al ajuste en curso son una necesidad urgente.

Cómo sigue…

Al cierre de esta edición, continúa el acampe en la Plaza Congreso, la campaña internacional de boicot a la marca, la difusión del fondo de lucha y seguirán con las asambleas y reuniones de coordinación con otros sectores para decidir nuevas medidas.

Por Facundo A., docente y militante del PRC.

Agradecemos a Walter, Fabián, Nancy, Patricia, Lucho -y los muchachos de Logística-, Camilo, a Martín y su papá y a todos los compañeros y compañeras que con sus relatos, ideas y opiniones hicieron posible esta nota.

Deja un comentario

Archivado bajo Debate, General, Históricas, Sindicales, Versión Papel