Archivo de la categoría: Históricas

Notas históricas publicadas en El Roble

Frente al paro del 30: un paro de trabajadores y trabajadoras

En estos días, distintos sectores del movimiento obrero organizado encabezados por camioneros, bancarios, el Frente Sindical por el Modelo Nacional (FSMN), la Corriente Federal de los Trabajadores (CFT), regionales de la CGT, las dos CTAs, la Multisectorial 21F, entre otros, convocaron a un paro general para el 30 de abril contra la política económica del gobierno neoliberal de Macri y el FMI bajo la consigna: “NO NOS QUEDA OTRO CAMINO. PLAN DE LUCHA. PARO GENERAL. LA POLITICA ECONOMICA DEBE CAMBIAR”. – Por Maximiliano Arecco (trabajador en la Química Praxair -Pacheco)

A 110 AÑOS DE LA SEMANA ROJA DE 1909

Como un guiño de la historia, la semana del paro convocado por estos sectores del movimiento obrero coincide con el aniversario de los 110 años de la huelga de 1909 que derivó en una gran revuelta obrera y popular conocida como la Semana Roja.

En ese entonces, los trabajadores, en su mayoría extranjeros, estaban nucleados en la FORA (Anarquistas) y la UGT (Socialistas y Sindicalistas Revolucionarios). Por diferencias ideológicas y políticas, estas corrientes habían convocado a actos por separado por el 1ero de Mayo y para denunciar las condiciones de trabajo, el hacinamiento en los conventillos, la falta de libertades democráticas y la represión permanente.

Mientras transcurría la concentración de la FORA el sábado 1 en la Plaza Lorea, la policía, a cargo del coronel Ramón Falcón, montó una provocación y desató una cacería que dejó como saldo ocho trabajadores asesinados, un centenar de heridos, más de ciento cincuenta detenidos y la clausura de locales sindicales y políticos.

A pesar de las diferencias entre socialistas, sindicalistas revolucionarios y anarquistas, inmediatamente sucedida la represión, las dos centrales sindicales (FORA y UGT) junto a muchos sindicatos autónomos, llamaron a la huelga general a partir del lunes 3 contra la represión, por la libertad de los presos y la reapertura de los locales obreros que habían sido clausurados por la policía.

La huelga general duró una semana, con manifestaciones callejeras, piquetes, actos, revueltas y choques con la policía en distintos puntos de Buenos Aires y las principales capitales del país. El martes 4, alrededor de 300 mil personas acompañaron el sepelio de los asesinados hasta el cementerio de la Chacharita. El sábado 8, según información consignada por los investigadores Julio Frydenberg y Miguel Ruffo, representantes del gobierno entraron en contacto con miembros del Comité de Huelga, solicitando que finalice el paro y cediendo ante las reivindicaciones de los huelguistas. El domingo 9 se realizó una asamblea de los gremios en lucha y se decidió levantar la huelga.

La fuerza, la convicción, el coraje y heroísmo de los trabajadores obligaron al gobierno de José Figueroa Alcorta a reunirse con las centrales sindicales, liberar a los presos y reabrir los locales sindicales y políticos clausurados.

Como reconoce el historiador Diego Ceruso, aquella fue una de las primeras veces en la que el gobierno se sentó a negociar con los representantes obreros y cedió ante sus reclamos. Lógicamente esto sucedió por la firmeza de la huelga y la movilización de los trabajadores en las calles.

Esta firmeza y determinación unitaria en la lucha de los obreros fue un ejemplo, a pesar de las diferencias políticas e ideológicas entre los sectores mayoritarios de esa época en el movimiento obrero (Anarquistas, Socialistas y Sindicalistas Revolucionarios), y marcó para el futuro la necesidad e importancia de la lucha, la solidaridad y la unidad de los/as trabajadores/as.

Tuvieron que pasar varios años más para la concreción de la necesaria solidaridad y unidad de los/as trabajadores/as y luego vendrán tiempos de unidad pero también de nuevas crisis, pero esas jornadas de 1909 dejaron una huella que, hoy a 110 años, en tiempos de gobiernos neoliberales con políticas represivas y antiobreras debemos recordar y tener presente.

LA POLITICA ECONOMICA DEBE CAMBIAR

El plan económico neoliberal aplicado por Macri y el FMI es la profundización del plan iniciado por el golpe cívico-militar-eclesiástico-patronal de 1976.

En los tres años que lleva el gobierno de Macri los índices económicos e industriales retrocedieron a paso firme. Actualmente, el uso de la capacidad instalada de la industria está en un piso solo comparable con el de la crisis 2001-2002; el desempleo llegó a dos millones de personas y se calcula que cierran entre 25 y 30 PyMES por día. El Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) pasó de u$s580 a finales del 2015 a los actuales u$s288. Durante el último año se perdieron más de 400 mil puestos de trabajo y miles de trabajadores/as sufren suspensiones a diario. En las últimas semanas, a modo de ejemplo, se quedaron en la calle 600 trabajadores/as de Metalpar, 400 de Ersa, 120 de Tecnosport, 150 de Tsu, 100 de Hilados Platex, entre muchos más. De forma paralela, también aumenta el subempleo, el empleo informal e ilegal y el trabajo precario. A su vez, no son pocas las patronales que aprovechan la crisis para reducir costos y eliminar comisiones internas combativas y activistas de base, presentando falsos preventivos de crisis (PPC) como en FATE, Coca Cola Femsa, Laboratorio Craveri, Elea, Carrefour, Molinos Rio de la Plata, etc.

Este contexto de cierre de fábricas, despidos y suspensiones genera un “ambiente ideal” para el empeoramiento de las condiciones de trabajo ocasionando un aumento alarmante en las muertes laborales que llega al escalofriante numero, ocultado por los medios de comunicación hegemónicos, de 400 trabajadores/as al año, según el espacio intersindical Basta de Asesinatos Laborales.

Sumado a estos datos, aumentan la represión y las detenciones de activistas y luchadores/as sociales con un claro carácter disciplinador y aleccionador contra quienes protestan. En los últimos días se detuvo a los delegados del laboratorio Craveri por reclamar contra el falso PPC y los despidos. En La Plata detuvieron a cuatro choferes de la Línea Este, por un conflicto de condiciones de trabajo desarrollado entre 2016 y 2017, y hasta el día de la fecha continúan privados de su libertad.

LA UNIDAD ES EL CAMINO

Mientras tanto, la conducción de la CGT es de las más cuestionadas de la historia de esta central obrera. A pesar de ello, o como un primer gesto de reacción, seria acertado que revea su actitud, se sume a la convocatoria y llame también al paro general junto a la mayoría de los/as trabajadores/as del país.

Más allá de lo que haga la conducción de la CGT, ese día hay que parar con los sindicatos, centrales y corrientes sindicales que ya se comprometieron con la huelga (camioneros, subte, bancarios, aeronáuticos, metalmecánicos, aceiteros, las CTAs, las regionales de la CGT, señaleros, curtidores, estatales, docentes, gráficos, canillitas), y desde las bases y auto-organizados/as en aquellos lugares de trabajo en los que las conducciones gremiales no convoquen a la medida de fuerza.

Ese día tenemos que parar de forma unitaria como paraban los/as trabajadores/as de principios del Siglo XX. Como pararon los/as trabajadores/as el 17 de octubre de 1945 mientras la CGT decidía parar el 18. Hay que parar como lo hacen las mujeres cada 8 de marzo dando una muestra de coraje, dignidad y unidad.

Hay que parar por los y las millones de trabajadores/as que no pueden parar porque se quedaron sin trabajo.

Hay que parar contra la pobreza, la desocupación, el trabajo precario e ilegal, la reforma laboral, el cierre de fábricas, las muertes laborales, los falsos PPC, la judicialización de la protesta, en defensa de los y las jubilados/as, la educación y la salud pública.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Debate, Exclusivos web, General, Históricas, Sindicales

Paros de petroleros y ferroviarios por asesinatos laborales

El lunes por la mañana, un trabajador petrolero perdió la vida y otros tres resultaron heridos tras una explosión en un pozo operado por la empresa Medanito en Rincón de los Sauces, provincia de Neuquén. Pocas horas después, en el conurbano bonaerense, un operario del Ferrocarril Sarmiento falleció al caer de un techo mientras trabajaba en la Estación Castelar.

A últimas horas de este martes, se conoció un nuevo siniestro en el que perdió la vida otro trabajador petrolero, en este caso en la provincia de Chubut. Fue en una torre ubicada en Valle Martín mientras realizaba tareas para la empresa Pecom del grupo Pérez Companc.

Todos estos hechos son consecuencia de la precariedad que se extiende por todos los ámbitos laborales y que el gobierno macrista pretende profundizar con el argumento de “modernizar las formas de trabajo“.

El obrero petrolero Marcelino Ariel Sajama perdió la vida en una explosión ocurrida tras el fallo de una válvula de achique en un equipo de Clear Petroleum, prestadora que realizaba operaciones en un pozo operado por Medanito en el área Aguada del Chivato, a veinte kilómetros de Rincón de los Sauces, según informa el portal regional La Mañana de Neuquén.

Se trata de uno de los pozos ubicados en la formación geológica de Vaca Muerta donde se realizan operaciones de fractura hidráulica (fracking, en inglés), técnica repudiada en todo el mundo por ser altamente contaminante e incrementar la actividad sísmica.

Vaca Muerta es también uno de los sectores donde el gobierno de Cambiemos logró su primer avance importante en materia de Reforma Laboral. En enero de 2017 fue anunciado con bombos y platillos el “Convenio Vaca Muerta” y lo suscribieron, entre otros, el presidente Mauricio Macri, los entonces ministros de Trabajo, Jorge Triaca, y de Energía, Juan José Aranguren, el secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, Guillermo Pereyra, y su par de los petroleros jerárquicos, Manuel Arévalo.

Guillermo Pereyra, Secretario General del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa desde 1984, Senador de la Nación, vicepresidente del Movimiento Popular Neuquino (MPN).

El Convenio Vaca Muerta, fuertemente flexibilizador, no sólo recortó conquistas económicas de los trabajadores, sino que aumentó su “productividad” al extender las jornadas laborales y sobrecargarlos de tareas. Lo cual redundó en un aumento exponencial de los siniestros.

La muerte del lunes es la segunda del 2019 y la sexta en un año en el área, según informa el portal La Tecla Patagonia. Sólo en los últimos 20 días hubo otros tres accidentes, consigna el mismo medio.

Las consecuencias del acuerdo firmado por Pereyra son tan graves que este lunes no le quedó más remedio que llamar a una medida de fuerza de 24 horas, sin mayores consecuencias reales. A pesar del poder acumulado en los años que lleva atornillado al sillón, Pereyra necesita empezar a cubrirse ante los trabajadores petroleros, a quienes ya no les alcanza con el argumento de que hay que cuidar los puestos de trabajo mientras caen como moscas.

Mientras se cumplían las últimas horas de la medida de fuerza convocada por el gremio de Pereyra, se conoció que en la provincia de Chubut perdió la vida Hugo Labra Rojas, de 53 años. El obrero estaba realizando tareas de mantenimiento eléctrico en una torre en la zona de Valle Martín para la empresa PECOM Servicios Energía del Grupo Perez Companc, que difundió la noticia en un escueto comunicado que no brinda mayores detalles.

Muerte en el Sarmiento

Sebastián Carranza

En el conurbano bonaerense, el ferroviario Sebastián Carranza, falleció al caer desde un techo donde trabajaba en condiciones precarias en la estación Castelar.

Tras difundirse la noticia, desde las primeras horas del martes la Seccional Haedo de la Unión Ferroviaria, conducida por Rubén “Pollo” Sobrero, llamó a un quite de colaboración y paro total de actividades por 24 horas desde las 0 horas del miércoles, con concentración en Castelar.

“Por la muerte del compañero Carranza, exigimos que los culpables paguen por este hecho”, declaró Sobrero al convocar a la medida de fuerza, y señaló: “Esto no es un accidente, esto es algo que se podía haber evitado y solamente por negligencia de la empresa hoy tenemos un compañero menos”.

Hueco en el techo de la Estación Castelar por donde cayó Carranza. Imagen tomada por sus propios compañeros ferroviarios.

La flexibilización y precarización en las condiciones de trabajo es impulsada como política de Estado por el gobierno macrista en todos los ámbitos y empeora una situación que ya era grave.

En 2018, una persona perdió la vida en los mal llamados “accidentes de trabajo” cada 20 horas, tal como informó el espacio Basta de Asesinatos Laborales en diciembre último.

Sumado al desfinanciamiento y abandono de controles sobre las empresas en todos los niveles del Estado, una política que el macrismo aplica de facto desde que gobernaba sólo la Ciudad de Buenos Aires y que luego llevó a la Provincia de Buenos Aires y al Estado Nacional, le suma el impulso a la Reforma Laboral en sus diversos formatos: acuerdos sectoriales y proyectos de ley.

Bajo el argumento de “modernizar las formas de trabajo“, el principal objetivo del gobierno es flexibilizar al máximo las condiciones laborales. Los resultados de esa política ya están a la vista. Si continúa avanzando, sólo empeorarán.

Por IndyTrabajadores/as.

Deja un comentario

Archivado bajo Exclusivos web, General, Históricas, Sindicales, Transporte

Editorial El Roble Nº 129 de Febrero: “Fate y y Nidera: un ajuste a toda la clase obrera y sus organizaciones”

El Roble vuelve a las calles en papel en este 2019 que arranca caliente no solo por las altas temperaturas veraniegas. Se hicieron públicos los números de la inflación de enero, un 2,9% que alarma cualquier aspiración oficial de planchar el alza de los precios. Nuevos aumentos del transporte y los servicios se combinaron con importantes cortes de luz que dejaron a miles de familias a oscuras. La bronca de boletas cada vez más altas pudre la paciencia, como se pudre un pedazo de carne en un freezer que se queda sin corriente eléctrica.

También se caldean los ánimos en el movimiento obrero. Como continuidad del año pasado, los despidos y los cierres de fábrica siguen a la orden del día. Caso testigo el de Cofco, ex Nidera, una de las aceiteras más importantes del país. Los capitales chinos, que la adquirieron hace poco tiempo, decidieron cerrar sus puertas dejando 200 familias en la calle. Los compañeros acampan en la puerta de la fábrica y se preparan para una larga lucha.

Por su parte, Fate presentó el preventivo de crisis alegando bajas ganancias. Sin embargo, las empresas de Madanes Quintanilla (dueños de Aluar o la hidroeléctrica Futaleufú) reporta millonarios ingresos anualmente, aunque pretenden que los que se ajusten sean los trabajadores. Como salida, la patronal plantea la posibilidad de cerrar un turno (serían más de 400 despidos) y precarizar las condiciones de trabajo.

Estos conflictos, junto a las y los docentes que iniciaron la ronda paritaria en la provincia de Buenos Aires, cobran particular relevancia: no son solo coletazos de una economía en crisis, sino que son golpes a los sectores más avanzados en organización y en capacidad de resistir los planes patronales de ajuste. Es un ataque político al conjunto de la clase trabajadora, porque si pasan los despidos aceiteros, si retroceden las condiciones de trabajo en Fate, si se sigue degradando el salario docente, estaremos todxs en peores condiciones para luchar en nuestros sectores y enfrentar el ajuste del gobierno.

En este sentido, es de vital importancia practicar la solidaridad poniendo por delante los intereses que nos unen como clase. Y desde allí ir desarrollando la unidad con un programa claro: contra los despidos, el ajuste y los tarifazos, por la ocupación y puesta en marcha por parte de lxs propios trabajadorxs de toda fábrica que cierre, por más plata para educación y para salud, no para la deuda y el FMI. Basta de tregua de la CGT, por un plan de lucha que concluya en un paro general hasta derrotar estas políticas. Desarrollar planes de acción a partir de estas consignas, discutirlo en asambleas, en los barrios, lugares de trabajo y estudio.

Este es el contexto y nada indica que vaya a mejorar la situación para lxs laburantes. Nos podemos esperar a las elecciones que nos prometen los politiqueros de turno. Tenemos que tener claro que ningún gobierno patronal va a resolver los problemas de nuestra clase. Quienes hoy nos endulzan la oreja diciendo que “los vamos a frenar en las urnas” no hacen más que patear la pelota afuera y demostrar lo poco que les interesa dar una salida de fondo a la miseria que se vive hoy. Tomar el ejemplo del movimiento feminista, recuperar la iniciativa y hacer lo que no quiere la burocracia sindical: movilizarse masivamente, discutir en asamblea, confiar en las propias fuerzas que tenemos como clase. Ahí está la clave y la posibilidad para pararle la mano a los explotadores.

Equipo de El Roble.

Deja un comentario

Archivado bajo Editoriales, General, Históricas

Falleció Osvaldo Bayer

En el día de hoy, a los 91 años de edad falleció Osvaldo Bayer, historiador, escritor, periodista, anarquista, y profundamente querido y admirado compañero. Por Indymedia DDHH

Osvaldo en la Marcha del 24 de marzo de 2017. Foto: Hugo Scotte

Bayer nació en la ciudad de Santa Fe en 1927 y fue autor de obras fundamentales como “Los vengadores de la Patagonia trágica”, “Rebeldía y esperanza, Severino Di Giovanni” y “La Patagonia Rebelde”, entre muchas otras.

En 1958 fundó La Chispa, al que denominó como “el primer periódico independiente de la Patagonia”. Un año después fue obligado por la Gendarmería a punta de pistola a abandonar Esquel, acusado de difundir “información estratégica” en un punto fronterizo.

Durante la presidencia de María Estela Martínez de Perón, Bayer fue perseguido por la Alianza Anticomunista Argentina dirigida por José López Rega, y marchó al exilio a Berlín Oeste donde vivió desde 1975 hasta el final de la dictadura genocida en 1983.

Osvaldo en su Fiesta de Cumpleaños 90junto a Norita Cortiñas. Foto: Matías Ronco, ANRed

Fue Secretario General del sindicato de prensa entre 1959 y 1962. En su cumpleaños número 90, que se festejó como una fiesta popular en la plaza Alberti de la ciudad de Buenos Aires, fue declarado Secretario General honorario del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA).

“De todo lo que he hecho en mi vida, el oficio de periodista es aquello con lo que me siento más identificado. Soy un periodista nato, lo seguiría haciendo siempre. A los 65 me jubilé pero igual seguí colaborando”, declaró en aquella ocasión. “El periodismo hoy, como siempre, continúa el poder de grandes empresas y faltan más cooperativas, pero hay que seguir luchando. Fui secretario general del gremio de prensa y así me fue: fui preso”.

Deja un comentario

Archivado bajo Derechos Humanos, Históricas