Archivo de la categoría: Históricas

Notas históricas publicadas en El Roble

Praxair: A 10 años de la publicación de “Nuestra comisión interna” se lanza la versión digital

Se cumplen 10 años de la publicación de un libro muy importante de la historia reciente del movimiento obrero. “Nuestra comisión interna” cuenta la valiosa experiencia de lucha y organización de los trabajadores y trabajadoras de la fábrica Praxair (hoy Linde) en la planta de Pacheco. El despido del activista Maxi Arecco es la excusa que dispara el relato, pero es mucho más que eso: se refleja en estas páginas el largo proceso de construcción dentro de una multinacional, con sus contradicciones, sus errores, sus derrotas, pero también, el salto de conciencia en el colectivo laboral cuando caen en la cuenta de la fuerza que tiene la unidad obrera. Experiencia que, por otra parte, cobra total vigencia en la actualidad cuando la clase obrera a nivel local (aunque también regional e internacional) sufre una fuerte avanzada por parte de la clase capitalista que en tiempos de crisis busca abaratar costos de producción y donde las y los laburantes somos la principal variable de ajuste. Conocer la historia de construcción de la organización obrera en Praxair es muy importante para todos aquellos trabajadores y trabajadoras que en enfrentan día a día la prepotencia patronal y apuestan a la lucha colectiva.

Desde el periódico El Roble nos pusimos a disposición frente a la propuesta de lanzar una nueva edición digital y de libre distribución, que acá dejamos disponible a todos nuestros lectores y lectoras.

Descargar “Nuestra comisión interna” haciendo clic acá

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Exclusivos web, General, Históricas, Sindicales

A 50 años del Cordobazo: Lecciones del proceso de luchas más significativo de la clase obrera argentina

cordobazo
¿Qué pasaba en el mundo?
En mayo del 68 ardió Paris, el movimiento de las minorías negras en EEUU está en su apogeo, la primavera de Praga se enfrentaba al totalitarismo de la URSS, en Tlatelolco -México- más de dos meses de huelgas estudiantiles, en fin, luchas populares y estudiantiles en todo el planeta.
¿De donde venían los trabajadores en Argentina?
En ese contexto mundial tenemos que ubicar al ascenso de masas de esa época, y el carácter obrero que distingue al Cordobazo tenemos que buscarlo en la resistencia a la “libertadora” de 1955. Las luchas contra la proscripción del peronismo primero y luego por obtener mejoras económicas tuvo un hito fundamental que fue el plan de tomas de fábricas de 1964. Ese año en siete etapas 3.913.000 trabajadores ocuparon 11.000 establecimientos poniendo en movimiento toda una serie de prácticas: la toma de rehenes, la autodefensa, la búsqueda de apoyo en el barrio y en otras fábricas, los debates acerca de los pasos a seguir. La incipiente burguesía nacional y las grandes multinacionales necesitaban desterrar de cuajo esas ideas. A eso vino la dictadura de 1966 comandada por Juan Carlos Onganía que inmediatamente prohíbe la actividad política y restringe la sindical.
La CGT de los argentinos
Con Perón que desde el exilio daba órdenes de “desensillar hasta que aclare”, con una dirección sindical, tanto vandoristas como alonsistas(1) al servicio del golpe, el ascenso obrero comenzaba a tomar sus propios caminos. Un reguero de luchas obreras y estudiantiles que habían comenzado en diciembre de 1966 con la primera huelga general llamada ante la presión de las bases por la dirección cegetista conciliadora, los primeros piquetes realizados por los obreros tucumanos de la FOTIA, las huelgas universitarias del ‘67 en Corrientes, Córdoba y el primer Rosariazo.
Para marzo del ‘68, es convocado un congreso reorganizador de la CGT en Buenos Aires, en el cual convergen todas las tendencias. Vandor y Alonso, piensan que van a obtener la conducción pero ganan los opositores. Los conciliadores se retiran y una gran cantidad de sindicatos y federaciones de todo el país organizan la CGT de los Argentinos (CGTA), es la primera gran ruptura de la estructura burocrática sindical, que elige como secretario general al dirigente de la Federación Gráfica Bonaerense, Raymundo Ongaro, y tiene entre otros dirigentes a Julio Guillán de Telefónicos , Alfredo Scipione de la Unión Ferroviaria, y el Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba dirigido por Agustín Tosco, aislado, en el sentido de que no va con su federación. Así, en las principales ciudades industriales del país, aparecen dos CGTs.
Jornadas de mayo
En el año ´69, en Córdoba quedaron por un lado la CGT de los Argentinos liderada por Tosco con una serie de sindicatos, como telefónicos, gráficos, viajantes y, por otra parte, la CGT vandorista que nuclea a SMATA, UOM y UTA. A mediados de mayo ocurren dos fenómenos: una huelga general provincial por cuestiones reivindicativas, y, por una gran presión en la fábrica Kaiser, hay una asamblea del cuerpo de delegados del SMATA que se transforma en una asamblea masiva a la salida de la cual el gobierno reprime, con heridos, gaseados, y pequeños disturbios.
A partir de allí se van conjugando varios factores: el movimiento obrero, con conducciones sindicales muy enfrentadas entre sí y con un incipiente pero creciente activismo de base, en gran parte politizado con algunas ideas clasistas; una gran presión desde la base propiamente dicha, para que se dé una respuesta a los planes económicos dictatoriales. Sumada al descontento de pequeños empresarios y el movimiento estudiantil.
En respuesta al pedido de las cámaras empresariales, que se quejaban de “los altos costos laborales” Krieger Vasena, ministro de economía, resuelve derogar la Ley del “sábado inglés” (establecía que cada hora trabajada después de las 13 de ese día debía pagarse doble). En un marco de crecientes movilizaciones en el país la conducción de la CGTA de Córdoba, aprovechando la gran presión que existe en otros gremios, decide impulsar un paro general de las dos CGT’s.
Ante la intransigencia de la dictadura, los dirigentes sindicales antes oficialistas, pasan momentáneamente a ser opositores. Esta convocatoria viene, impulsada desde abajo, quince o veinte días antes, hay miles de obreros y estudiantes que se van organizando, realizando agitaciones con volantes, pintadas, actos relámpago.
Finalmente se convoca al paro por 36 horas con abandono de los lugares de trabajo y movilización el 29 de mayo. Al poco tiempo de iniciada la jornada hay represión; la columna que viene con obreros de la Kaiser, se enfrenta a la caballería que la trata de detener a tiro limpio. Frente a una inmensa multitud, que los corre con bulones, piedras y molotovs, la caballería retrocede. Nunca más el aparato represivo de Córdoba pudo contar con caballería, porque fue aplastada por una movilización obrera y popular. A las doce del mediodía, las policías Federal y Provincial, agotaron su existencia de gases lacrimógenos, y se tienen que replegar, la ciudad va siendo ganada por las manifestaciones de obreros y estudiantes, se van armando barricadas y, en algún momento, el poder institucional, desaparece de la ciudad frente a una multitud de más de 40 mil manifestantes.
Esta manifestación fue organizada desde los sindicatos y cuerpos de delegados, desde el movimiento estudiantil y sus agrupaciones, pero a la vez espontánea porque se va sumando más gente, atraída por la entereza de los primeros movilizados, por la bronca que desata la acción represiva brutal y por la constatación que la fuerza represiva ha sido obligada a replegarse.

Conclusiones
El Cordobazo no llegó a ser una insurrección ya que no tuvo a su cabeza sectores que impulsaran la toma del poder, pero provocó un cambio en la relación de fuerzas entre las clases inaugurando una situación pre-revolucionaria en el país definida por: disputas de sectores burgueses entre sí; la creciente oposición al gobierno de una pequeño-burguesía radicalizada; la disposición para la lucha del movimiento obrero y, por último, el surgimiento de una vanguardia estudiantil y obrera con tendencias a adquirir posiciones revolucionarias, dispuesta al enfrentamiento con el gobierno y a formar, durante los conflictos, embriones de nuevas direcciones.
El Cordobazo inauguró lo que sería la caída del gobierno militar, pero el retraso en la formación de una dirección clasista y la conservación por parte de la burocracia sindical del dominio de los organismos de masas, impidió que la clase obrera gestara un cambio radical en la relación de fuerzas.
También quedó expresada una ley de fuego de la lucha de clases, cuando la situación lo requiere las masas salen a luchar muchas veces a pesar de sus direcciones, pero esta lucha es parte de un proceso, si este no está lo suficientemente maduro la voluntad de la vanguardia no basta para generar la lucha.

Por Pablo Rojas.

(1) Augusto Timoteo Vandor, secretario de la (UOM), y las 62 Organizaciones Peronistas, y José Alonso de los textiles (AOT), al frente de las 62 Organizaciones “De pie, junto a Perón”.

Deja un comentario

Archivado bajo General, Históricas, Versión Papel

Opinión: La vieja trampa del nacionalismo

La Revolución de Mayo de 1810 señala el comienzo del ascenso de la burguesía como clase social dominante en esta parte del mundo. La independencia conseguida poco tiempo después no debemos entenderla como un hecho político solamente, sino ante todo como un hecho económico: la remoción de las trabas que España imponía al desarrollo de las relaciones sociales capitalistas en el plano comercial, primero; agrario e industrial, después. El desarrollo del capitalismo y sus instituciones era el programa de la incipiente burguesía local.
Puede decirse, por lo tanto, que la historia del capitalismo en la región, que más tarde (hacia 1853) será conocida como Argentina, comienza con la Revolución de Mayo de 1810. Lo que hoy estamos festejando entonces es el aniversario del capitalismo en estas pampas.
¿Cómo pueden festejar los trabajadores el aniversario del sistema social y político que los mantiene esclavos? A esta situación se pudo llegar únicamente a través de un gran engaño que se llama “nacionalismo”.

La gran ventaja que la burguesía encuentra en el nacionalismo es que le permite ocultar la división en clases sociales. Es decir, según el nacionalismo, antes que burgueses y trabajadores, explotadores y explotados, seríamos argentinos y, como argentinos, nos dicen, tenemos que “tirar todos para el mismo lado”. Es como encerrar al lobo con las ovejas y pretender que éstas crean que tienen intereses en común.
Para peor, sólo los trabajadores se toman al nacionalismo en serio y siempre están dispuestos a hacer grandes sacrificios para salvar a la Patria cada vez que se lo piden (guerras, desastres naturales, crisis económicas). Y luego de pasada la emergencia, su esfuerzo no es reconocido.

Por el contrario, los patrones no son nacionalistas sino de la boca para afuera, todas sus acciones están guiadas por un único fin: la ganancia privada. Son nacionalistas de su bolsillo y de sus cuentas bancarias en Suiza y Uruguay, y cuánto más lleno de dólares, euros y yenes, mejor están. No importa si en esa carrera por la acumulación perjudican a la educación, la salud pública, y la balanza comercial, si vacían al Tesoro Nacional o si apuntalan un sistema productivo dependiente de maquinarias y repuestos importados, o si dejan al 40% de los argentinos en la pobreza. El nacionalismo de los patrones se reduce a llevar una escarapela una vez por año, pero a la hora de tomarse vacaciones prefieren ir a Miami, Cancún o a algún otro destino exótico. ¿Por qué prefieren los autos, la ropa, los perfumes, la comida importados si tanto apoyan a nuestro país? En todos los países Coca-Cola alienta a las selecciones de fútbol nacionales. O bien los directivos de Coca-Cola son esquizofrénicos o bien el nacionalismo es un sentimiento popular que ellos aprovechan inescrupulosamente para vender y ganar más. Nos inclinamos por la segunda opción.

La hipocresía de la burguesía llega tan lejos que hoy festejan la fecha patria con la palabra “Soberanía” en la boca, mientras lo fundamental del aparato productivo afincado en el territorio nacional pertenece a multinacionales extranjeras. ¿Cómo pueden hablar de soberanía mientras que las decisiones sobre qué y cuánto se producen son tomadas por multinacionales extranjeras? Además, la ganancia no queda acá, ni siquiera para reinversiones, sino que va a parar a los bolsillos de multimillonarios estadounidenses, europeos, etc. Surge entonces la respuesta fácil: que el Estado compre, todas las empresas fundamentales (nacionalización) y así, los resortes de la economía quedarán en manos argentinas. Esto, además de ser imposible por como se ha desarrollado el capitalismo (división internacional del trabajo, países imperialistas, etc.), sería seguir cayendo en la trampa del nacionalismo. Ya que nuevamente seríamos los trabajadores quienes haríamos el esfuerzo trabajando para que nuestra producción fuera competitiva y poder exportar, mientras que la burguesía sería quien tomaría las decisiones de qué se produce, cuánto y cómo se distribuye la ganancia. Como conclusión de estas reflexiones: el nacionalismo es una ideología que conviene a la burguesía, que ni siquiera se molesta en ser coherente. Los trabajadores debemos hacer esfuerzos por liberarnos de esta trampa, difundiendo la ideología del internacionalismo proletario: todos los trabajadores de cualquier país, hablen el idioma que hablen, profesen la religión que profesen, etc., somos hermanos y todos los burgueses de cualquier país son nuestros enemigos. Hoy en día, que las grandes multinacionales explotan trabajadores de una veintena de países a la vez, el internacionalismo no es sólo una idea romántica, sino algo necesario para la lucha reivindicativa.

Por Gastón

Deja un comentario

Archivado bajo Debate, Históricas, Versión Papel

Maldonado a 22 meses de su desaparición forzada seguida de muerte

Difundimos la declaración de los familiares.

santiago maldo

Hoy se cumplen 22 meses de la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago.

Son tiempos difíciles para todxs.

Vemos cómo día a día la violencia del estado ejercida por las fuerzas de seguridad de Patricia Bullrich asesina a chicas y chicos en todo el país.

Una parte de esta sociedad aplaude este accionar, creyendo que una desgracia de este tipo, nunca podrá pasarle.

Hoy más que nunca debemos luchar y acompañar a todas las familias para que puedan llegar a la verdad y obtener justicia. Para que los culpables paguen por el dolor que causaron.

Nosotros seguimos esperando, después de 4 meses y con los plazos vencidos, que la Cámara de Apelaciones de Comodoro Rivadavia conteste a nuestro pedido de reapertura de la causa.

Seguimos y seguiremos exigiendo como el primer día Verdad y Justicia por Santiago.

#JUSTICIAxSANTIAGO
#22MESESdeIMPUNIDAD
#elEstadoesResponsable

Deja un comentario

Archivado bajo Derechos Humanos, Exclusivos web, Gacetillas de Prensa, General, Históricas