Archivo de la categoría: trabajadores

Paro nacional docente

En el marco del paro nacional docente convocado por CTERA, hoy miércoles 10 al mediodía comenzaron a reunirse en el Ministerio de educación nacional docentes nucleados en Ademys (CABA) y en las seccionales opositoras a la conducción de SUTEBA. Además, se sumaron delegaciones de Mendoza, Neuquén y Santa Fé. Luego marcharon hacia Plaza de Mayo para confluir con la Unidad Piquetera que se encontraba reclamando frente al Ministerio de Economía.

Es importante mencionar que la convocatoria al paro docente por parte de la central sindical tuvo como eje de la medida el pedido de absolución de Santiago Goodman, trabajador chubutense acusado de provocar incendios en el marco de reclamos salariales en 2019. Aunque CTERA no llamó a la movilización en distintas provincias la docencia salió a la calle por las situaciones específicas y por el reclamo generalizado de aumento salarial.
En el Palacio Pizzurno la representante docente de Mendoza dijo que en esa provincia se estaba desarrollando una movilización de más de treinta mil personas con docentes, estudiantes y familias pero también con trabajadores estatales de distintas reparticiones. «Las escuelas se caen a pedazos en Mendoza. Una maestra cobra 47 mil pesos, un celador/auxiliar cobra 40 mil pesos mientras que un funcionario, esa casta que no se cansa de repudiar nuestra lucha cobra más de medio millón de pesos por mes», expresó.
Desde ADEMYS y los SUTEBAs opositores remarcaron la necesidad paritarias, de un paro nacional por parte de las centrales sindicales y la organización de un plan de lucha con todos los sectores para frenar el ajuste.

Deja un comentario

Archivado bajo Educación, Gacetillas de Prensa, Sindicales, trabajadores

Un avance hacia la igualdad para el feminismo sindical: “Nos costó pero se nos escuchó y yo creo que de eso no hay vuelta atrás”

Se sabe que, en promedio, las trabajadoras mujeres ganan menos que los hombres ya que realizan tareas con salarios más bajos o porque, producto del trabajo no pago en el hogar, se emplean menos horas en relación de dependencia. Además de esta desigualdad, y aunque cueste creerlo, hasta hace muy poco el gremio alfajorero, nucleado en la Federación Pastelera, tenía dos escalas salariales divididas por género. Frente a una misma tarea un empleado varón ganaba más que una mujer.

“Cuando una mujer y un varón entraban a trabajar a una empresa alfajorera, el varón entraba ganando con un 22 por ciento más siendo que básicamente hacían las mismas tareas y básicamente los dos estaban aprendiendo. Entonces, en ese sentido estaban en igualdad de condiciones” nos explica Natalia Angel, trabajadora de la fábrica Havanna, de Mar del Plata. 

-¿Cómo empezaron a organizarse?

Siempre hubo pequeños brotes de “¿por qué cobramos menos?” pero nunca llegábamos a organizarnos de manera tal para que esto diera frutos. Hace dos años atrás compañeras que hacían horas extras empezaron a ver la diferencia abismal que había sobre el valor de la otra extra, que es sobre la categoría que cada una tiene, y el valor de la hora extra de nuestros compañeros varones con mucha menos antigüedad que nosotras. A partir de esto decidimos hablar con todas, definimos un grupo que es el que iba a llevar las inquietudes al sindicato. Tratamos de consensuar acciones, tratamos de formarnos, de aprender de otros convenios, de buscar las leyes que nos regulan.Ya lo veníamos viendo en las leyes de protección en estas cuestiones de desigualdades que no podía haber una doble escala salarial, que estábamos discriminadas. 

-¿Qué vínculo tuvieron con el sindicato? ¿Cómo intervinieron?

El gremio tomó, puso manos a la obra en estas cuestiones y nosotras, no obstante, seguimos trabajando a la par con el gremio. Nos reuníamos todos los sábados en el sindicato con la abogada del gremio, María Silvia Coronel, y con ella fuimos configurando lo que hoy tenemos como acuerdo. Al principio nos costó muchísimo. Pasamos por audiencias que fueron bastante desagradables para nosotras. No encontrábamos el ámbito donde se entendiera de qué estábamos hablando. La negativa de la empresa al principio fue terrible hasta que después nosotras pedimos la intervención, no solo del Ministerio de trabajo a nivel regional sino de todas las secretarías de género que habían sido creadas en el Ministerio de trabajo. Y esto pasó a manos del Secretario de trabajo que es Bellotti. Ahí aparece en acción Patrica Saenz (Directora nacional de protección e igualdad laboral) y el tema empieza a avanzar y tenemos una propuesta real de la empresa en base a lo que nosotras ya habíamos elaborado luego de leer las definiciones del convenio y agarrar todos los puestos de trabajo que hoy por hoy hacían las mujeres y encuadrarlas en esas definiciones. Encuadraban perfecto. Esto se va a anexar al convenio, no es que el convenio se abrió en su totalidad, se va a anexar como una mejora sobre estos artículos.

-¿Qué pasa con las otras empresas alfajoreras?

Hoy por hoy este es un acuerdo que firmó Havanna con sus trabajadoras pero a nivel sindical es un acuerdo que se va a tratar de extender y que se tiene que extender a las demás empresas alfajoreras porque como ya se nos dijo: una doble escala salarial de esas características no puede existir más. Había otras empresas donde el problema ya estaba solucionado como en Balcarce, que ellas ya hace rato habían trabajado este tema, empresa adentro y sus delegados.

-¿Cuál es la situación en Havanna? ¿Ya se empezó a aplicar la escala unificada?

Después de años de no tomar mujeres, la empresa tomó compañeras mujeres y esas compañeras entraron ganando igual que los varones. Ya de hecho la empresa lo modificó.

Otra cosa importante que creo que es bueno resaltar es que las primeras recategorizaciones van a ser sesenta. Nosotras somos muchas más pero se consiguió que haya una cláusula para que cada seis meses se revisen las categorías, se revean los puestos de trabajo. Una vez que empiecen a recibir las categorías, es imposible no tener reclamos. En eso se está trabajando internamente en el gremio, ver cómo llevamos adelante los reclamos, para que la empresa categorice a la compañera si le corresponde. Por ahí a algunas nos va a tomar un poquito más de tiempo pero lo importante es que lo vamos a lograr. Lo importante, lo principal que queríamos que nuestras compañeras entiendan también es que esto es una apertura a un mundo de posibilidades que no teníamos, que de a poco vamos a ir ganando terreno, que en la práctica nos va a costar, en lo real, en lo concreto, trabajar con los encargados porque algunos son bastante detractores de esto pero ya está firmado, lo tienen que respetar. Vamos a tener que construir, dar pequeñas batallas todos los días hasta que esto se naturalice y se aprenda a trabajar de otra manera y con otra óptica ahí adentro.

Estamos re contentas y nosotras, el grupo que se formó y que estuvo presente en las discusiones estamos con más inquietudes y con ganas de generar otras cuestiones dentro del gremio que tienen que ver con las cuestiones de género. Yo creo que en el gremio tenemos un buen ámbito de escucha y de llegada para que las autoridades del gremio empiecen a modificar ciertas cosas. Nos costó pero se nos escuchó y yo creo que de eso no hay vuelta atrás. 

Deja un comentario

Archivado bajo Derechos Humanos, Entrevistas, Géneros, Sindicales, trabajadores

Algunas reflexiones sobre la “prohibición” de usar la e

por Cecilia Segovia, docente de Lengua y literatura en escuelas de gestión pública de CABA. Referente y especialista en ESI. Tutora virtual de la Actualización académica en ESI del Instituto Nacional de Formación Docente.

@lalentedetina

Fui convocada por mail a asistir a una reunión con la directora de una de las escuelas donde trabajo hace tres meses. Allí me informaron que el padre de una de mis estudiantes de primer año había asistido dos veces a la institución para quejarse porque en mis clases uso lenguaje inclusivo. La primera vez sostuvo que yo estaba enseñándole a su hija a infringir una norma. La segunda que la obligaba a usar el lenguaje inclusivo. Esta vez llevó la carpeta de mi alumna como prueba y mostró que dentro de los pronombres personales yo había agregado elle y nosotres. La reunión terminó con la firma de un acta en donde se aclara que no obligo a nadie a usar dicho lenguaje y con un sinsabor que se me instaló en el cuerpo toda la jornada.

Aún sabiendo que había dado argumentos por demás válidos y certeros sobre por qué uso desde hace años lenguaje no binario y por qué creo que cualquier limitación al uso inclusivo de la lengua resulta discriminatoria, va en contra de la ley de identidad de género y viola el derecho humano a la identidad, salí de la oficina de la rectora abatida y angustiada. Mucho he pensado estos días entre clase y clase, entre charla y charla con mis compas. Acá les comparto algunas ideas desordenadas para que sigamos pensando juntxs:

¿Qué lugar ocupan las conducciones escolares?
Me pregunto cuál fue el objetivo real de ese encuentro. Las opciones que tienen los cuerpos directivos frente a una situación así son muchas. Personalizar una queja y responsabilizar y exponer a una docente nueva solo puede conllevar la intención de la intimidación. Un aviso para que “vea qué hago”. ¿Qué sucede si el padre sigue quejándose? Las comunidades educativas nos vemos en la urgencia de debatir qué posición queremos tomar ante quienes niegan identidades. Nos vemos en la obligación de pensar de conjunto qué rol tendremos frente a posibles reclamos de las familias que vienen con la información escuchada en los medios, que creen sin cuestionar o que encuentran en una retórica a fin, el espacio perfecto para diseminar todo su conservadurismo retrógrado y vetusto. En este sentido me pregunto cuál es el diálogo que habilitamos con las familias. La escuela también debería ser un espacio para contener e informar, explicar por ejemplo en este caso, que la resolución no habla de prohibición, incluso hasta se podría leer la resolución con el padre. Cuando consulté cuál era la posición de la escuela sobre el lenguaje inclusivo, la rectora evadió la pregunta y me aclaró que tengo libertad para expresarme, ¿entonces por qué esta reunión?

¿Qué hacemos en las aulas?
Cuando se conoció la noticia en los medios de esta supuesta prohibición, fueron lxs chicxs quienes sacaron el tema en el aula. En algunos casos con preocupación me preguntaron qué íbamos a hacer. Las aulas y pasillos de las escuelas de la ciudad tienen una presencia cada vez más visible de estudiantes lesbianas, gays, maricas, varones trans, travestis, mujeres trans, no binaries, género fluido y más. La escuela lleva siglos invisibilizando identidades, es preciso que comience verdaderamente a ser un espacio para todxs. Entonces frente al qué hacemos, lo único que se me ocurre como respuesta es garantizar derechos a todas, todos, todes como tarea áulica cotidiana.

¿Qué pasa con la ESI?
La ley de Educación Sexual Integral cumplió 15 años. Hace once que trabajo en docencia y jamás escuché que se haya hecho un acta a algúnx docente por no garantizar su cumplimiento. La decisión entonces -como todo- es política. La ESI incomoda, promueve la reflexión, plantea posibilidades, incluye y abraza. Su implementación es desigual y depende de la voluntad docente porque si bien el GCBA exige que haya equipos ESI por escuelas, no otorga horas rentadas para que estos funcionen. No contamos con recursos y todo lo que hacemos nace de la convicción de que estamos abonando a la construcción de una sociedad más justa, igualitaria y amorosa aunque a veces cueste verlo frente a tanta violencia institucional y sistémica. Su efectivo cumplimiento es urgente porque lxs pibxs nos exigen estar a la altura de sus demandas, de las transformaciones que comenzamos como sociedad y que no van a detenerse.

Entonces qué hacemos. Cada día con más certeza, creo que frente al avance de las posiciones antiderechos, la respuesta es la organización. Resulta imprescindible generar proyectos colectivos junto a otrxs. Que la escuela sea la trinchera en la que transformemos la angustia en acción. Un espacio en donde quepan todas las identidades, sus expresiones y deseos. Frente a la violencia imperante, organización feminista de la esperanza.

Cecilia Segovia
Docente de Lengua y literatura en escuelas de gestión pública de CABA. Referente y especialista en ESI. Tutora virtual de la Actualización académica en ESI del Instituto Nacional de Formación Docente.

2 comentarios

Archivado bajo Cultura, Debate, Derechos Humanos, Educación, Géneros, trabajadores

CABA: Paro y movilización contra la reforma del estatuto docente

Hoy, en la Ciudad de Buenos Aires, se realizó un paro de 24 Hs. en contra de la reforma del estatuto docente convocado por UTE-CTERA y Ademys que  tuvo un 85% de adhesión, según informaron las organizaciones. Además, se movilizaron a la Legislatura (que estaba completamente vallada) docentes de distintas escuelas y programas socioeducativos, de los Institutos de Formación Docente y otros sindicatos porteños como Camyp y UDA. También participaron enfermeras de la Ciudad que están en lucha para que sean reconocidas como profesionales.

Angelica Graciano, Secretaria General de UTE afirmó que en la pandemia “invisibilizaron nuestro trabajo, diciendo que no hacíamos nada. No entregaron las computadoras, miseriando la comida de los pibes que llegaba podrida y vencida. Eso son. Eso son. Racistas. ¿Saben por qué estamos acá? Porque la escuela junta los pedazos que dejó la pandemia”

“No vamos a bancar que quieran derogar el estatuto del docente diciendo que la calidad de la educación está deteriorada porque los índices de aprendizaje les dan bajo, si le sacan la plata a la escuela, a las cooperadoras, le sacan la comida a los pibes, ¿cómo no le van a dar los índices bajos”.

Por otra parte, Mariana Scayola, Secretaria General de Ademys puso el foco en la organización docente y en las condiciones laborales: “Esto no es un paro, es un parazo que creció desde las escuelas, que venimos trabajando hace varias semanas (…) Tenemos que trabajar dos o tres cargos para llegar a fin de mes, estamos en mayo y parece que fuera diciembre, porque no damos más compañeros y compañeras. Por eso el agobio, porque están tirando sobre la docencia la responsabilidad de la crisis que generaron las políticas educativas de los últimos 20, 30 años en este país”.

Luego criticó la propuesta del ministro de educación nacional, Perczyc, que intenta sumar una hora en las escuelas primarias y vinculó las políticas económicas a nivel país con la situación en las escuelas. “Esto también es fomentar el agobio laboral, el cansancio y eso también es una reforma educativa (…).  “El gobierno nacional está garantizando un acuerdo con el Fondo Monetario que claro que tiene que ver con todas estas condiciones en las escuelas, porque toda esa plata, que sí que se la robaron, que sí que la fugaron, pero que ahora el gobierno se dispone a pagar. Esa plata tendría que estar en las escuelas, tendría que estar en los hospitales”.

Para cerrar, convocó a la docencia a continuar discutiendo cómo seguir la pelea por los reclamos y a los otros gremios a realizar “una asamblea unitaria de toda la Capital Federal para que sea la docencia en unidad la que le dé pelea de fondo a la política de ajuste de Larreta en la Ciudad de Buenos Aires”.

Minutos antes de la votación en el recinto, la Policía de la Ciudad reprimió la protesta con gases y palos a docentes que se manifestaban frente al vallado policial.

Los resultados de la votación, con una mayoría oficialista, no fueron novedosos: 32 a favor, 27 en contra y 1 ausente.

Deja un comentario

Archivado bajo Educación, trabajadores