Archivo de la categoría: Versión Papel

Editorial El Roble N° 118, Diciembre: Se acabó el tiempo, que sea “con la cabeza de los dirigentes”

TAPA-118

Descarga el PDF desde acá.

El gobierno de Macri avanza con decisión con un conjunto de medidas profundamente antiobreras y antipopulares. Buscan aprobar este paquete de leyes que en sus distintas variantes (Reforma Laboral, Jubilatoria, Impositiva, Educativa y Sanitaria) plantean bajar el costo de la mano de obra y combatir el déficit fiscal. En su conjunto, implican un importante retroceso en las condiciones de vida de la clase, hambre para las y los jubilados y avanzar con una lógica de mercado donde la salud y la educación serán para aquellos/as que puedan pagar.

El 29 de noviembre más de 200.000 personas coparon la Plaza Congreso y sus adyacencias para repudiar dichas reformas. Pero el mismo día por la noche el senado aprobó el proyecto de la reforma jubilatoria que baja el porcentaje de aumento de las jubilaciones, pensiones y asignaciones universal por hijo y aumenta la edad jubilatoria hasta incluso los 70 años. Aquí, donde los senadores opositores tenían la oportunidad de poner un freno, vimos como una gran parte de la oposición apoyó esta ley. Es que la situación económica mundial no es ignorada por el conjunto de los partidos patronales. Con sus matices, acuerdan con el plan de los capitalistas a nivel internacional: para cuidar sus ganancias hace falta más mano de obra barata, trabajar más años y crear nuevos nichos para hacer negocios (en este sentido van todas las reformas que impulsan). El gobierno, encabeza esta política y cuenta con el respaldo de los países más importantes del planeta, que bendijeron a Macri dándole la presidencia del G20.

La otra pata de esta política es alinear a la dirigencia sindical de la CGT y a muchos dirigentes sindicales. Estos perros ni ladran ni muerden. El triunvirato se ha mostrado completamente funcional y pasivo, dispuesto a acompañar la Reforma Laboral. La entrega que están haciendo de las y los trabajadores, a estas alturas, es escandalosa. Pero la dirigencia no alineada con la CGT, con Pablo Moyano, Sergio Palazzo y las dos CTA a la cabeza, tampoco prepara seriamente la resistencia. Avanzan en reagruparse, realizando encuentros con otros gremios, pero poco y nada de asambleas, congresos de delegados o algún tipo de espacio que permita la deliberación real de un verdadero plan de lucha. Ni hablar de la posibilidad de un paro de todos estos sectores juntos.

Allá por abril hablábamos del “marzo caliente” por la seguidilla de movilizaciones masivas que hubo ese mes. Ya sobre el cierre del año, podemos hablar de un 2017 que en su totalidad se caracterizó por marchas muy importantes que pusieron de manifiesto la disponibilidad de lucha y la bronca que existe en importantes sectores del pueblo trabajador. Y el oficialismo tomó nota de esto. Por eso profundiza la represión y la persecución judicial. El caso de Rafael Nahuel, el joven mapuche asesinado por la Prefectura, se suma al de  Santiago Maldonado. No son casos aislados ni excesos, sino que es la práctica efectiva de la defensa de la propiedad privada (en este caso de la tierra),  tal como vimos en AGR o en Pepsico. Calcado de los años de la dictadura, se inventa un “enemigo interno” que justifica la represión más despiadada. Por eso, en este contexto, la defensa de las libertades democráticas y la recuperación sindical -hoy en su mayoría dirigida por la burocracia- son dos tareas centrales.

Todavía falta continuidad en las medidas que se toman, hace falta coordinar las acciones por abajo, unificar a los sectores dispuestos a salir a pelear localmente formando coordinadoras entre las fábricas y los barrios, impulsar asambleas en las fábricas, los barrios, las escuelas, oficinas, etc. y desde allí ir generando las condiciones para el paro general. Hay que seguir ganando las calles y organizar la huelga para golpear donde les duele, sus ganancias. La jugada del gobierno es clara, nos están declarando la guerra; y la dirigencia sindical solo se pone a la cabeza de sus propios intereses. En muchos otros momentos de la historia se ha pasado por encima de la dirigencia cuando esta se mostraba demasiado contemplativa con el poder de turno. ¿Qué más tenemos que esperar?

Equipo de El Roble.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Editoriales, General, Versión Papel

La docencia universitaria en el conurbano bonaerense

ungs

Ser un docente universitario crítico suele ser una labor difícil de llevar. Y más en las universidades del conurbano bonaerense.

Durante el kirchnerismo, se ha registrado la apertura de numerosas casas de altos estudios a lo largo y a lo ancho de todo el conurbano. Con la combinación de carreras tradicionales y nuevas carreras, se fue ampliando la oferta académica de nivel superior para todos aquellos obreros e hijos de obreros que por una cuestión de distancias y presupuesto, no podían acceder a las universidades ya tradicionales como la de Buenos Aires o La Plata, entre otras.

Toda esta nueva camada de universidades, además, significaron una nueva salida laboral para muchos profesionales que, por distintas razones, no encontraban lugar en la docencia de aquellas universidades tradicionales. En este sentido, es bastante conocido el elevado nivel de docentes ah honorem (docentes que dan clases sin cobrar) que tiene la UBA, o la situación de precariedad laboral que existe en todas las universidades tradicionales por la falta de concursos públicos. Frente a esto, con estas nuevas universidades también se esperaba que todo sea diferente. Dado que en estas nuevas universidades todo empezaría de cero, había muchas expectativas puestas en que se hicieran las cosas bien, y que se garantice una educación pública de calidad por medio presupuesto, concursos públicos, y estabilidad de la planta docente. Sin embargo, la realidad fue otra.

En su mayoría –salvo honrosas excepciones como algunos departamentos de la UNQUI o la UNGS-, estas nuevas universidades, al nacer bajo el gobierno kirchnerista, surgieron con un plantel directivo afín al gobierno anterior. Y, a su vez, los planteles directivos tendieron a nombrar planteles docentes que, en líneas generales, también eran afines al gobierno anterior. Y, a su vez, esos nuevos planteles docentes, también accedieron al puesto en las clásicas condiciones de contratación precarizadas que sufren en las universidades tradicionales.

En este esquema, la precarización docente juega varios roles, y no distingue entre viejas y conservadoras direcciones radicales y nuevas y progresistas direcciones kirchneristas. De un lado, obviamente por el aspecto económico, muchos “decanos k” suelen pagar por fuera de convenio a los docentes, inclusive en algunos casos teniendo a los mismos como monotributistas. De esta forma, el presupuesto universitario es manejado como una caja más de la política, que no pocas veces es utilizado discrecionalmente.

Por otro lado, la precarización docente es funcional al mantenimiento de la estructura directiva de las mismas universidades. Estos cargos, se designan por la votación de los miembros del consejo académico, y, para formar parte del mismo, siendo docente se debe estar concursado. En función de esto, las direcciones solamente dan concursos a aquellos docentes más afines, prohibiendo así la libre participación en las votaciones, y asegurándose su continuidad al frente de la gestión.

Por último, la precarización docente es la mejor garantía de control político dentro de la universidad. Teniendo docentes precarizados, la dirección puede remover al profesor de su cargo sin necesidad de dar explicaciones, lo que le asegura la homogeneidad ideológica hacia dentro de las aulas.

Frente a esta realidad, los laburantes docentes de las universidades debemos trabajar clandestinamente, dentro de cada aula, y en relación directa con agrupaciones no docentes y estudiantiles para imponer la necesidad de concursos docentes abiertos y públicos, que nos den estabilidad laboral, mejoren la educación pública, y permitan así la libertad política dentro de las universidades públicas de todo el país.

Por José.

Deja un comentario

Archivado bajo Educación, Sindicales, Versión Papel

¿Nuestros ferrocarriles?

política ferroviaria

Los ferroviarios venimos viendo con cierta inquietud las medidas que se vienen elaborando en política ferroviaria. Si bien no se ha recuperado lo que fue FERROCARRILES ARGENTINOS, como empresa federal de transporte en manos del Estado Nacional en ningún gobierno desde su calamitosa desaparición en los ’90; en la actualidad es abiertamente declarada su negativa a la recuperación.

Es cierto que se ha emitido el decreto 883/2017 el pasado 31-10-2017, que anula al decreto 652/2017 que permitía el cierre de ramales y la eliminación definitiva de material ferroviario. Volvemos a la situación previa, o sea a tener un ferrocarril chiquito y estático, pero sin nuevos cierres “legales”. Sin embargo, eso no debe verse como un cambio de política de transporte. Por el contrario, el propio decreto expresa que se anula el anterior debido a las interpretaciones que podía generar y que causaron tantas resistencias y rechazo. Queda claro que debemos sostener la resistencia a los continuos intentos de saquear el patrimonio nacional. Estos sectores dominantes de un capitalismo dependiente no tienen inconvenientes en someterse y entregar lo que tengan que entregar, para complacer a sus patrones internacionales.

Se evidencia la entrega, a partir de los acuerdos con China, que chantajean con sus inversiones en las represas a cambio de que les aseguren el mercado del transporte ferroviario argentino. Su interés está puesto en el transporte de cargas del NOA y el NEA. Así contarán con la producción, transporte y exportación de los bienes en los que están interesados, como el carbón y la soja. Siempre con empréstitos que otorgaría el mismo banco nacional chino.

Por otro lado están las empresas brasileras que aspiran a quedarse con la licitación por los 1300 coches eléctricos para el transporte urbano de Buenos Aires.

Los rusos por su parte, pretenden acceder a la importación de sus locomotoras y vagones de carga. Para dominar la exportación de minerales.

De este modo seguimos renunciando a cualquier posibilidad de reactivación de la industria local. Tras la falsa apertura de los talleres de Tafí Viejo en el gobierno anterior y el cierre de Emfer; siguieron en esta nueva gestión, los cierres de Talleres Pérez y sus dependientes. Las cooperativas ferroviarias han sido aniquiladas. Entonces no hay proyección a futuro. Por otra parte, desde los Astilleros Río Santiago, el mes pasado marcharon al Ministerio de Industria pidiendo que se les de trabajo para la capacidad operativa que allí tienen. La respuesta fue negativa. Lo mismo sucede con Fabricaciones Militares, que fue privada de seguir construyendo vagones de carga. Mientras esto siga sucediendo veremos imposibilitada la capacidad propia productiva.

Claramente la matriz económica está basada en la exportación de bienes primarios y comodities que dependen del precio fluctuante en el mercado internacional. Muy lejos de la industrialización que pretendemos. En cambio se aplican políticas de “ajuste”, como en todo el ámbito nacional. Por ello vuelven a verse las propuestas de “jubilaciones anticipadas”, los “retiros voluntarios” y ya empezaron los “retiros compulsivos” y cesantías.

Para que esto sea posible, al igual que en los ’90, la complicidad de los dirigentes sindicales es indispensable. Con la gran diferencia de que en el menemismo los trabajadores ferroviarios venían de una experiencia de lucha y de organización que les permitió confrontar. Hoy en día esto se hace más difícil, ya que venimos de un extenso período de arreglos y “tranzas” sin necesidad de luchar; ni siquiera los dirigentes medios lo estiman posible.

Por todo esto es que no hay que resignar ni un momento, ni dudar en dar los pasos hacia adelante en la presión para defender el patrimonio nacional, el ferrocarril y los puestos de trabajo. El paso atrás del gobierno fue producto de la lucha y la oposición de los sectores confrontativos, pero no debe interpretarse como un cambio de actitud. Por ello tampoco debemos tenerlo nosotros, ADELANTE en la lucha por un modelo de país industrial independiente y soberano. Con o sin los dirigentes, pero siempre con los trabajadores organizándose.

                                                                               Por Alejandro.

Deja un comentario

Archivado bajo General, Transporte, Versión Papel

Nota central El Roble 117 de Noviembre: “Santiago somos todxs”

Tras 80 días de su desaparición forzada, el cuerpo sin vida de Santiago Maldonado apareció flotando en el río Chubut el pasado 17 de octubre. Como un chiste de mal gusto, el mismo día en el que apareciese Luciano Arruga enterrado como “NN” en el cementerio de la Chacarita en 2014. Al cierre de esta edición no han concluido las pericias sobre el cuerpo como para determinar cómo murió. Pero de todas maneras, lo que se sabe: se lo vio con vida por última vez el 1° de agosto cuando la gendarmería, sin orden de ningún juez, irrumpió en la Pu Lof Chushamen (comunidad mapuche) reprimiendo con balas de goma, plomo y piedras.

marcha por santiago novjpg

Por este motivo, por el marco represivo, es que la gendarmería es responsable. Pero el asunto no queda allí. El jefe de gabinete del Ministerio de Seguridad, Pablo Noceti, fue visto hablando con la gendarmería en el lugar de los hechos ese día. Cualquiera con algo de sentido común, no se come el cuento de que “pasaba a saludar”. De este modo, queda manifiesta la responsabilidad política de la ministra Patricia Bullrich, que incluso durante estos tres meses se ha encargado de defender a gendarmería y enturbiar la investigación difundiendo información no chequeada, nombres de testigos, sugiriendo hipótesis descabelladas…

Visto de otro modo, se torna bastante evidente la postura a favor del italiano Carlo Benetton, la otra parte en la disputa por la tierra que los mapuches reclaman históricamente. Vale mencionar que el empresario posee 900 mil hectáreas en la patagonia donde, entre otras cosas, cría ovejas que proveen parte de la lana que utiliza su marca de ropa. Es que si hay algo que en todo este conflicto no se pone en cuestionamiento es la propiedad privada (en este caso de la tierra). Tras la nefasta Campaña del “desierto” entre 1878 y 1885, el Estado argentino se ha encargado de favorecer la posesión y concentración de tierras en manos privadas y, particularmente, extranjeras. Nada nuevo bajo el sol: el Estado defendiendo al capital, es decir, cumpliendo la tarea para la que fue creado.

Tierras en manos extranjeras

El rol de los medios

En los tres meses que lleva este conflicto (bastante más si tomamos en cuenta la disputa territorial de los pueblos originarios y, en particular, los mapuches) el gobierno ha contado con un aliado que una vez más se muestra sumamente poderoso: los medios de comunicación. Todos los principales grupos mediáticos han jugado de distintos modos para encubrir o desligar las responsabilidades políticas detrás del caso Maldonado. En estas semanas hemos escuchado todo tipo de hipótesis: desde que el grupo mapuche RAM es financiado por organizaciones inglesas, que está ligado a Isis y a las FARC colombianas, hasta que la propia familia Maldonado estuvo implicada en la desaparición para ayudar a la oposición en la campaña electoral.

En torno a esas ideas delirantes se fue tejiendo un entramado entre los medios, las redes sociales, las hordas de “trolls” (miles de usuarios de facebook y twitter que sistemáticamente bombardean y desparraman una idea, generalmente funcional al gobierno; gran parte de ellos, respondiendo a empresas que se dedican a esta nueva forma de guerra sucia) y los propios funcionarios oficialistas, cuyo fin es generar un gran impacto. Es decir, influir en el sentido común, en aquello que repite cualquiera en forma de opinión sin estar metido en tema, tan solo basándose en “lo que ve”: por eso hablamos de “grandes” medios, por su gran llegada a enormes sectores de la población. En este caso, eso que llega es un show de mentiras cocinadas para que cualquiera se las morfe.

De este modo, quedó conformado un verdadero frente político entre el gobierno y los medios, que atacaron incansablemente el pedido de justicia de familiares y organizaciones de derechos humanos. Este frente hizo lo imposible por desligar a la gendarmería, defender al gobierno y amplificar la voz de los funcionarios que, como Lilita Carrió, Bullrich o el propio Juez Guido Otranto (luego reemplazado por Gustavo Lleral), cabalgaron esta campaña infame.

Por otro lado, este mismo frente se ocupó de distorsionar o invisibilizar las movilizaciones enormes que hubo en distintas partes del país, no mostrando centenares de miles de personas en la plaza o refiriéndose solo a “hechos violentos”. En otros casos, directamente optando por no decir ni una palabra. Por ejemplo ante las represiones que ocurrieron luego de aquel 1º de agosto en el Bolsón a manifestantes; los comunicadores populares detenidos luego de la marcha del 1º de septiembre; o a la propia comunidad mapuche cuando el 20 del mismo mes gendarmería, en un supuesto allanamiento en Vuelta del Río -Chubut-, mantuvo a varios de sus miembros con las manos precintadas y donde misteriosamente fueron quemadas varias casas.

Es que la magnitud de estos ataques están directamente relacionados con el nivel de movilización y solidaridad que generó la desaparición y muerte de Santiago. Esto no es casual dada la gran sensibilidad que genera en nuestro pueblo trabajador la lucha contra los casos de desaparición, más cuando el Estado tiene metida la cola. Pero los medios jugaron abiertamente en contra, reeditando discursos contra la violencia política cuando la ejercen los oprimidos (legítima, en nuestra opinión), demonizando al pueblo mapuche con el famoso “algo habrán hecho”, en fin, mintiendo lisa y llanamente.

Sueco y Sergio maldonado

Sergio Maldonado agradece por el apoyo al Sueco Lorkipanidse, referente de la Asociación de ex Detenidos Desaparecidos y del Encuentro Memoria Verdad y Justicia, tras la enorme movilización a Plaza de Mayo el 1° de noviembre.

 

Ejemplo de ataque

El caso Maldonado, además de haberse convertido en una causa popular, es también en este sentido un ejemplo de cómo el sector de la clase capitalista en el poder enfrenta y enfrentará las luchas por venir: represión abierta en el epicentro del conflicto, invisibilización mediática y persecución judicial.

La relevancia de este caso se explica por la gravedad y dramatismo de contar un nuevo desaparecido y por el rechazo que genera en amplios sectores de la población las causas de derechos humanos. Pero similar desenvolvimiento hemos visto ante los casos de AGR Clarín el verano pasado, con PepsiCo hace algunos meses o en el ingenio Ledesma recientemente. Mencionamos estos casos porque en estas semanas de anuncios de “reformas” es de esperar que sigan proliferando conflictos similares y el gobierno de Macri deja en claro cuál será su receta para tratarlos.

De manera tal que cuando decimos “Santiago somo todxs” es porque las luchas obreras, docente-estudiantiles, ambientales, del movimiento de mujeres, tendrán el mismo marco que la lucha de los pueblos originarios con el macrismo y sus aliados enfrente. Por eso, es que para quienes exigimos justicia por Santiago Maldonado no nos queda otra alternativa que la solidaridad de clase y la movilización permanente. Quien diga otra cosa nos estará queriendo vender un buzón (posiblemente electoral). La historia así lo enseña, nunca hemos conseguido nada sin lucha, sin unidad, sin salir a las calles. En tiempos que parecen más nublados que lo habitual, no nos queda otro camino.

Justicia por Santiago.

Fuera Bullrich.

El Estado es responsable.

Por Facundo Anarres, docente y militante del PRC.

Carta de los familiares a todas las plazas del país el 01/11/17: “Hoy se cumplen 3 meses de la última vez que se lo vió con vida a Santiago”

La última imagen que se tiene de él es durante el operativo represivo ilegal que la Gendarmería desplegó en la Pu Lof de Cushamen, en la Provincia de Chubut el 1ro de agosto de 2017.

En estos 3 meses, pasamos muchas cosas dolorosas y difíciles, primero en la búsqueda de Santiago, y luego la aparición de su cuerpo sin vida.

Estamos tristes y dolidos.

Tan tristes que nos es imposible poner en palabras nuestro dolor porque Santiago todavía no puede descansar.

Junto a ustedes pedimos de forma pacífica que se sepa la verdad.

Vamos a seguir luchando con firmeza hasta que nos digan qué hicieron con Santiago y se haga Justicia.

Queremos darles las gracias a todas las personas que nos acompañan en las plazas de Argentina y el mundo.

Sepan que son el motor por el cual podemos seguir reclamando.

Santiago ya es parte de nosotros, sus ideas y su solidaridad seguirán vivas a través del tiempo.

¡Justicia por Santiago y por todos!

Deja un comentario

Archivado bajo Derechos Humanos, General, Históricas, pueblos originarios, Versión Papel