Archivo de la etiqueta: ajuste

Nota central El Roble Nº 116 de Octubre: “La reforma laboral de Macri es la destrucción de nuestros puestos de trabajo y un nuevo ataque a nuestras condiciones de vida”

Las elecciones de octubre tienen como objetivo desviar del centro de la escena la política que el gobierno ya tiene decidido aplicar. No es la primera vez que esperan a que finalice el circo electoral para aplicar las medidas más brutales de ajuste contra nuestro pueblo. El gobierno de Mauricio Macri prepara una reforma laboral del mismo carácter que las que se vienen imponiendo en Brasil con el gobierno de Temer, o en Francia con el de Macron. Buscan flexibilizar aún más nuestro trabajo, y reducir la actividad sindical.

Es importante señalar que todas las medidas que este gobierno viene llevando adelante van en ese mismo sentido y vienen preparando el terreno para una reforma de estas características. La reducción de empleo, la disminución de nuestro salario y el ataque a las nuestras condiciones de vida van a continuar profundizándose con esta reforma. Las modificaciones de la ley de ART (accidentes de trabajo) muestra el camino que quieren profundizar.  Del mismo modo aplican la reforma jubilatoria, las reformas en educación como la “secundaria del futuro” que busca ofrecer mano de obra directamente gratuita, explotando a sin salario alguno a los estudiantes durante sus últimos años de cursada y reduciendo nuestro salario.

En su discurso, los economistas del gobierno vienen anunciando sus intenciones de replicar las medidas de Brasil o Francia, y diciendo que necesitamos ser más “competitivos”. Se la pasan recorriendo canales de televisión diciendo que sus ganancias no son suficientes y que tienen que reducir los “costos”. Hablan de “facilitar las contrataciones temporarias” atacando nuestra estabilidad laboral y poniéndola a disposición absoluta de la patronal cuando así lo requiera. Lo que buscan estos parásitos es concreto: poder producir más con menos mano de obra, es decir, recargar la “competitividad” de sus empresas con nuestra mayor explotación.

Hay que poner de relieve que el eje central de la reforma es aumentar su tasa de ganancia, y que la variable de ajuste somos nosotros. Que trabajemos más y ganemos menos,  y no otra cosa. Esto es el la reforma laboral que quieren aplicar.

Los casos de Brasil y Francia

Brasil

La batería de medidas que aplica Brasil son las siguientes (algunas):

-Los acuerdos por sector, empresa e individuales cobran mayor importancia. Los contratos privados pasan a ser más importantes que las convenciones colectivas.

-Amplía las posibilidades de tercerizar tareas, incluso la principal de la empresa.

-La empresa podrá negociar las condiciones de trabajo por una comisión no sindical de representantes de los trabajadores.

-Se permite que las embarazadas trabajen en ambientes no del todo salubres si presentan un certificado médico que asegure que no hay riesgo para ella o el feto.

-Flexibiliza las condiciones de despido. El monto de las indemnizaciones no estará atado por el salario del trabajador y el preaviso baja de 30 a 15 días.

-Se ponen condiciones para los juicios laborales. Buscan imponernos los costos de los juicios laborales si fallan en nuestra contra, y de estar forma disminuir las demandas que podamos realizar.

Francia

La batería de medidas que aplica Francia son las siguientes (algunas):

-Límite a indemnizaciones por despido improcedente: la decisión de la indemnización no se corresponderá por la antigüedad del trabajador, sino que dependerá directamente de la patronal.

-Las pérdidas de la empresa justifican despidos: Las pérdidas serán utilizadas para despedir con “justificativo”.

-Negociación directa entre la patronal y el trabajador, ignorando así la organización sindical.

-Acuerdos temporales: las empresas podrán realizar ajustes en los que los acuerdos establecidos con la mayoría de los trabajadores primen por encima del contrato de trabajo. 

Como vemos buscan incluso reducir el porcentaje ya miserable de los convenios colectivos de trabajo, dejando a cada empresa y sector determinar sus convenios y da absoluta libertad a la patronal a hacer lo que quiera con nuestros puestos de trabajo, cuando considere su conveniencia.

Si las condiciones laborales ya son de por sí negativas para nuestro pueblo, nuestras familias y compañeros, con esta clase de medidas se empobrecerán aún más.

La política de la clase obrera

Es imprescindible colocar en este sentido una respuesta de clase, que unifique nuestros reclamos y nuestras más urgentes necesidades. La política de nuestra clase es absolutamente opuesta a esta clase de medidas antiobreras y antipopulares que buscan seguir imponiendo.

Hay que poner en pie la organización obrera y exigir a las direcciones sindicales ponerse a la cabeza de un plan de lucha que acabe con las políticas de hambre del Estado.

La lucha por la reincorporación inmediata de todos los despedidos a sus puestos de trabajo, por la reapertura de las fábricas cerradas, por justicia por los compañeros víctimas de los asesinatos laborales que son prácticamente todos los días en todo el país, por el salario mínimo igual a la canasta familiar, por la distribución de todas las horas de trabajo disponibles entre todos los trabajadores sin afectar el salario, el pleno empleo, el reconocimiento del salario de las mujeres que siempre es menor al de los hombres, como así también las licencias por enfermedad o embarazo son algunas de las reivindicaciones más urgentes que tenemos como pueblo.

La respuesta de nuestra clase debe ser barrer a la burguesía del poder, imponiendo nuestra propia democracia que nos dé respuestas a nuestros problemas más importantes.

¡TERMINAR CON TODA FORMA DE TRABAJO PRECARIZADO!

¡POR EL SALARIO MÍNIMO IGUAL A LA CANASTA FAMILIAR!

¡TRABAJO PARA TODOS!

¡BASTA DE TARIFAZOS!

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Debate, General, Históricas, Sindicales, Versión Papel

Editorial de El Roble N° 114 de Agosto: “El avance macrista y la resistencia obrera”

Tapa_ER114

Descargar El Roble en PDF acá.

El macrismo llegó al poder con la tarea central de meter el ajuste que Cristina dejó a medias, y con ello aumentar la ganancia de los patrones. Este ajuste está pasando, y las ganancias están creciendo. Sin embargo, como frente a cualquier ajuste, la clase trabajadora resiste los embates de la patronal y su Estado.

El elemento central del último mes ha sido el cierre de PepsiCo y  la represión. Este hecho se enmarca en el ajuste en marcha, ya que sin represión, no hay ajuste posible. A su vez, también en el último mes se han sucedido otras represiones, como la de los movimientos sociales en la 9 de Julio o la de los manifestantes por la libertad del dirigente mapuche Facundo Huala. En estos hechos hubo diferencias. En el caso de Pepsico, donde los reprimidos fueron trabajadores ocupados, la reacción indignó a gran parte de la población al verse representada en aquellos trabajadores que quedaban en la calle. Diferente fue la represión a los movimientos sociales en la 9 de Julio, donde se buscó con la cobertura mediática -con relativo éxito- que un sector de la población la aprobara. Esto muestra parte del atraso político de gran parte del pueblo trabajador, que todavía sigue viendo en los desocupados intereses ajenos a los suyos. Y, a su vez, esto muestra cierta astucia de la derecha más conservadora que utiliza este atraso para dividir y obtener rédito político.

Por otro lado, también la avanzada viene por el lado de la protección laboral, que Macri ya empezó a atacar denunciando a la “mafia de los juicios laborales”, y que con la reforma laboral en Brasil, ya se metió de lleno en la agenda de la burguesía y del gobierno.

En este marco, y más allá de la resistencia de la clase trabajadora, Cambiemos mantiene su avance sobre nuestras condiciones de vida. Es un avance que no es lineal, pero que se mantiene. Y no solo avanza en términos materiales, sino que también intenta avanzar en el plano subjetivo, al reivindicar la libertad empresaria de contratar, de despedir, y de mover sus plantas productivas como le dé la gana, sin importar si quedan familias en la calle.

De esta forma, gobierno y burguesía avanzan sobre los trabajadores, ante una burocracia sindical que aplaude desde la tribuna, y cada vez que se mete en la cancha es para ayudar en el avance de los patrones o para anunciar marchas que solo sirven para descomprimir.

Nosotros, como clase debemos propiciar por un frente único obrero, que sirva inicialmente para frenar el ajuste macrista. A su vez, también tenemos que avanzar en la recuperación de los sindicatos, ya que son herramientas propias de la clase que hoy están gestionados por los intereses de la patronal. Y además, también tenemos que entender que todo esto poco valor tiene si no lo hacemos en un horizonte revolucionario, que expropie a los patrones e imponer un gobierno de los trabajadores y para los trabajadores.

Equipo de El Roble.

Deja un comentario

Archivado bajo Editoriales, General, Versión Papel

LA DESACTIVACIÓN DE LA JUSTICIA DEL TRABAJO, PARTE 6: IRRACIONAL ATAQUE A UN LABORALISTA

DIFUNDIR:
Convocatoria al movimiento obrero organizado, a los movimientos sociales, a los organismos de Derechos Humanos, a los académicos y a todas las fuerzas vivas, a organizarnos para resistir. Haremos una reunión en nuestra sede, Viamonte 1668, piso 1º 3, CABA, el 22 de junio a las 18.00 horas, para organizar un acto de repudio a esta ofensiva contra la Justicia del Trabajo y para realizar las denuncias a los organismos internacionales que correspondan.

AAL

Cuando aún estaba fresca la tinta de nuestra última Declaración, denunciando que el feroz ataque a los abogados laboralistas, a los jueces laborales y a la Justicia del Trabajo, no es otra cosa que un ataque a los derechos de los trabajadores, el Presidente de la República, ingeniero Mauricio Macri, nos sorprende con nuevos agravios, en un acto público que nada tenía que ver con el tema, aunque esta vez involucrando al Dr. Héctor Pedro Recalde. Y nuevamente hace referencias a magistrados, que no identifica, a los que irresponsablemente suma a una supuesta “mafia” que lucra liquidando a las Pymes con los juicios laborales.
Por lo menos, es la sexta vez que en su corto mandato Macri habla del tema, superando largamente las veces que habló de la pobreza, de la desigualdad social, de la desocupación, de la inflación, de la pérdida del valor adquisitivo de los salarios, del estancamiento de la economía, del crecimiento exponencial de la deuda externa, o de otras cuestiones que, en su pensamiento íntimo, son de menor importancia que los juicios laborales.
Es claro que esta recurrencia en el discurso presidencial nos habla de un pensamiento obsesivo y, por lo tanto irracional. Atribuir en nuestro país a la litigiosidad laboral la responsabilidad por la falta de creación de empleo y la ausencia de inversiones, es de una ignorancia e irresponsabilidad tal, que resulta francamente llamativo y alarmante. No hay estudio científico alguno que pueda sostener tamaño disparate.
En esta nueva arremetida, Mauricio Macri agravia groseramente a un prestigioso laboralista, claro que sin aportar la menor prueba de sus denuncias. Por tal motivo declaramos nuestra absoluta solidaridad con el Dr. Recalde, ya que en este ataque arremete contra todos los laboralistas, y a lo que representamos: el puente entre los trabajadores y la Justicia. Así de simple.
Está en juego, nada más y nada menos, que la independencia del Poder Judicial y la defensa del derecho protectorio constitucional de los trabajadores. El traspaso de la Justicia Nacional del Trabajo a la ciudad de Buenos Aires, la descalificación de los abogados laboralistas, y el ataque a los jueces del Fuero, es parte de la maniobra del gobierno para conformar una Justicia dócil y sumisa. Si tiene éxito, una vez más decimos que las libertades, derechos y garantías de los argentinos estarán bajo amenaza. No lo podemos permitir.
Reiteramos, en consecuencia, nuestra convocatoria al movimiento obrero organizado, a los movimientos sociales, a los organismos de Derechos Humanos, a los académicos y a todas las fuerzas vivas, a organizarnos para resistir. Haremos una reunión en nuestra sede, Viamonte 1668, piso 1º 3, CABA, el 22 de junio a las 18.00 horas, para organizar un acto de repudio a esta ofensiva contra la Justicia del Trabajo y para realizar las denuncias a los organismos internacionales que correspondan.

Buenos Aires, junio de 2017.
Comisión Directiva

Deja un comentario

Archivado bajo Exclusivos web, Gacetillas de Prensa, General

Huelga en Brasil: Piquete en el Puente para el futuro

En el último viernes 28 de abril, las principales centrales sindicales de Brasil construyeron una paro general ampliamente aceptado por la clase trabajadora. Centenas de miles de manifestatntes fueron para las calles y paralizaron sus actividades para defender el trabajo y la democracia.[1]

brasil

Desde la caída de la presidenta Roussef, en 2016, a través de un rito institucional orientado por una ideología macartista y financiado por los grandes medios, las federaciones industriales y el capital financiero, el vice Temer asumió para aplicar un programa económico, político y social derrotado en las elecciones de 2014. En esa elección, los efectos de la crisis pasaron a ser discutidos y disputados, generando desempleo para la sociedad brasileña y sobrecargando el tan maltratado presupuesto de la nacional. En una elección extremamente polarizada, podríamos resumir, así, los dos proyectos en disputa: para el PT (Partido de los Trajadores) y la relección de Roussef, la recuperación de la economía dependería de la manutención de las inversiones estatales e del aumento de la eficiencia de la máquina pública, para el PSDB (Partido de la Social Democracia Brasileña), del candidato Aecio Neves, la recuperación dependería de la retracción del Estado y  de la moralización de la política pública, cuya práctica demagógica y corrupta de la izquierda seria la principal villana. Vence Roussef por una margen pequeña de votos, cuestionada judicialemente por el candidato derrotado, desde ya en una relación conflictiva con el congreso nacional de mayoría opositora, se configuraba una situación insostenible para el presidencialismo.

El segundo mandato de Roussef fue agonizante, sin aliados en el congreso y sin apoyo popular, en una búsqueda infructuosa de atender los chantajes del capital, perdía la dedicación de los movimientos sociales. Por segunda vez en la historia de la nueva República, un presidente era impedido. Temer hizo exactamente lo contrario del papel institucional reservado para un vice, antes mismo de ser iniciado el proceso de juicio político, él propagaba una agenda para el Brasil, llamada “Puente para el futuro”, totalmente alineada al programa derrotado en las elecciones de 2014, que preveía la cartilla neoliberal para el ajuste de las cuentas, y así también una reforma política.

Desde que asumió, nombró varios ministros del PSDB y con amplio apoyo del congreso ya aprobó un techo de gastos del presupuesto, ahora estipulado apenas a través de la inflación, e inició los trámites para las reformas de jubilación y laborales. Para resolver los problemas de la jubilación, aún con conclusiones divergentes sobre su sustentabilidad, Temer transfirió todo el costo para la clase trabajadora, aumentando el tiempo de contribución y el piso de la edad para la jubilación, igualándolos entre los sexos y dificultando la jubilación de los campesinos. Brasil actualmente tiene cerca de 14 millones de desempleados y la responsabilidad de eso fui transferida a la legislación laboral, cuyo arcaísmo no permitiría la generación de empleos, por dificultar la actuación del sector productivo, necesitado de una mayor flexibilización, y criar muchos pasivos jurídicos, dado el rigor de la Justicia del Trabajo, significando más horas de trabajo, remuneración menor, el fin del impuesto sindical, prevaleciendo lo acordado con la patronal sobre lo legislado.

El hecho es que ninguna política del actual gobierno consigue reactivar la economía y todos sus esfuerzos fueran direccionados para la aprobación de esas reformas. La retórica oficial defiende el “Puente para el futuro”, contraponiéndolo al colapso delante de una desaprobación récord del gobierno Temer (61% de mal un pésimo, 28% de regular; 71% de los brasileños son contra las reformas), que apura la tramitación, independiente del esclarecimiento público, para intentar aprobarlas lo más lejos posible de la próxima elección, ya en 2018, en que Lula, mayor líder político del país y de base sindical, es señalado por las encuestas como  favorito. La parte negativa fue la brutal represión de las fuerzas policiales, principalmente en las dos mayores ciudades del país, San Pablo y  Rio de Janeiro, con manifestantes presos, hospitalizados y agresiones claramente ilegales. En Goiana (centro oeste del país, cerca de Brasilia), un manifestante está hospitalizado en estado grave, un policía quebró su bastón sobre el cráneo de Mateus Ferreira da Silva.

Brasil Pasa por un periodo sombrío, su democracia, en gran medida una farsa, intensifica su naturaleza antipopular, sin embargo, la población comienza a tomar consciencia y avanza en la defensa militante de sus derechos.

Corresponsal para El Roble desde Recife, Brasil.

[1] “Puente para el futuro” es el nombre del documento de carácter neoliberal que guía las acciones de gobierno del PMDB (gobierno Temer).

Deja un comentario

Archivado bajo Exclusivos web, Históricas, Internacionales, Sindicales