Archivo de la etiqueta: Alimentación

Despidos: entrevista con trabajadores de Molinos Río de la Plata

Desde El Roble entrevistamos a Marcelo trabajador despedido de Molino Río de la Plata. Recordemos que la empresa alimenticia comenzó con estos despidos en enero de este año acusando bajo rendiemiento, aunque los obreros denuncian persecución gremial.

molinos02

–  ¿En qué situación se encuentran hoy los trabajadores despedidos de Molino Río de la Plata?
Hoy los 6 despedidos de Molinos estamos sin trabajo. Siguiendo los pasos legales que corresponden para una situación de despido discriminatorio por actividad sindical.

– ¿Por qué no aceptaron la indemnización?
Nosotros rechazamos la indemnización porque consideramos que estamos despedidos no sólo injustamente sino fuera de la ley. Ya que hay compañeros con fueros gremiales vigentes. La ley protege no solamente a los que tuvieron o tienen alguna responsabilidad como dirigente sino también a los que militan en las fábricas por los derechos de los trabajadores. Pese a ello la empresa deposita la indemnización fuera de los términos de ley como un intento de terminar con la lucha que empezamos el 8 de enero de 2018 y que pensamos llevar Hasta las últimas consecuencias

– ¿Qué balance haces sobre la intervención del sindicato en el conflicto?
El balance que hago es el que hacen todos los que estuvieron cerca nuestro y siguiendo el conflicto. Y refleja un poco la situación que se vive en el país.  El gremio no estuvo a la altura de las circunstancias. Desde el primer momento otorgó conseciones a la empresa. Nos dejó fuera de la fábrica durante los casi 45 días de conciliación.  No permitió que los despedidos participen de las audiencias. Permitió que la empresa nos reemplace con trabajadores precarizados contratados por agencia. Intento meterle miedo a los compañeros para pinchar toda capacidad de reacción de los trabajadores. Ni siquiera nos dejo participar de las ultimas asambleas que se hicieron en la fabrica como veníamos haciéndolo hasta el momento. El acompañamiento que hicieron fue solo simbólico y por obligación. Tienen la personería y la obligación de concurrir a las audiencias.

– ¿Se puede frenar esta ola de despidos y el ajuste que el gobierno está enfocado en llevar adelante?
A pesar de la situación que  nos toca vivir a nosotros yo creo que es posible poner un freno. Se demostró con las últimas movilizaciones en contra de la reforma previsional. Si bien esa ley se aprobó.  Sirvió como freno para la reforma laboral y para un replanteo de la dirigencia que había dado el visto bueno a eso. El camino para hacerlo es la unidad de todos los trabajadores. Los movimientos sociales y de desocupados.  Con los dirigentes a la cabeza o con la cabeza de los dirigentes.

Corresponsal para El Roble.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sindicales

Albino Rivas, despedido de CALSA: “Sigo en pie por mi reinstalación”

Los directivos de la Multinacional #CALSA despidieron a Albino Rivas argumentando “baja productividad”. Los trabajadores denuncian persecución sindical y malas condiciones laborales. El día de mañana, jueves 1 de marzo, convocan a una radio abierta en la puerta de la fábrica. 

sh-naranja

El 14 de febrero, los directivos de la empresa CALSA, de la multinacional ABF, despidieron a Albino Rivas, técnico químico con 9 años de antigüedad. El motivo expuesto por Fernando Calvo, de Recursos Humanos, y de Andrés Domaica, jefe de la planta, es el de una “baja performance”; sin embargo, este argumento es refutado por los propios trabajadores, quienes sostienen que los pallets de ingreso se cuentan de a miles. Los operarios denuncian malas condiciones laborales, trabajo en negro y una constante persecución al activismo sindical.

Albino fue uno de los protagonistas del proceso de organización sindical nacido en 2009, en el que consiguieron un aumento del 35 por ciento, por encima de lo convenido. Actuó como delegado de los trabajadores en la lucha por la reincorporación de los 60 despidos en 2014, donde mantuvieron la planta paralizada por más de dos meses. Y a su vez, fue uno de responsables de la coordinadora fabril de la zona sur, donde también participaron delegados y activistas de Shell y Honda. Pero no es hasta 2016, cuando Albino impulsa la lista Naranja, de oposición a la burocracia del STIA, que comienzan a perseguirlo.

Pese a que los directivos de CALSA argumenten “baja productividad”, la realidad es otra: en los últimos dos años despidieron a más de 20 operarios, todos ellos activistas sindicales; a la vez que mantienen a trabajadores tercerizados en jornadas de 12 horas. De acuerdo al testimonio de los propios operarios: “CALSA es una empresa con historial de romper columnas”. Para lograrlo, cuentan con el bufete de abogados Funes Rioja, quienes dirigen la COPAL (Cámara empresaria del sector) y del STIA, el sindicato de los trabajadores de la industria alimenticia.

Albino Rivas, con una denuncia en su contra por coacción, sigue firme en la lucha por su reincorporación a la planta. El día de mañana, jueves 1 de marzo desde las 13:00hs, convoca a los trabajadores de todos los sectores para lograr la mayor unidad posible y llevar adelante una radio abierta con el fin de denunciar los atropellos de la multinacional CALSA. La cita es en la puerta de la fábrica, Presidente Raul Alfonsin 3145, Lanús este.

Por ANRed.

Deja un comentario

Archivado bajo Exclusivos web, General, Sindicales

Calsa: la alimenticia se suma a las empresas que despiden

Difundimos la carta de Albino Rivas, trabajador de la alimenticia #Calsa y activista del STIA Provincia, que fue despedido ayer mientras buena parte de la planta se encuentra de vacaciones.

calsa22

UN CUBITO QUE NO PARA DE DESPEDIR

Ayer la gerencia de la alimenticia Calsa (multinacional ABF) decidió que pasara a formar parte de los miles de trabajadores y trabajadoras que se quedaron sin su fuente de ingresos para satisfacer la codicia de unos pocos.
Mi nombre es Albino Rivas, soy técnico químico y me desempeñé en varias fábricas a lo largo de mi vida. Hace 9 años ingresé como analista de insumos y empaque a Calsa, aunque mis tareas que siempre cumplí diligentemente, se extendieron a todos los sectores del laboratorio, según capricho de la empresa. El puesto por el que me contrataron ni siquiera existía antes de mi ingreso, tuve que levantarlo a pulmón y cabeza. En una empresa que en una década ha tenido varios cambios tecnológicos para aumentar su productividad, estos cambios fueron fuertemente dependientes de mi trabajo y del sector de calidad en general. Esto en una empresa donde los pallets de ingresos se cuentan de a miles por mes.

A pesar de esto, el gerente de RRHH Fernando Calvo y el gerente de planta Andrés Domaica usaron la excusa de una supuesta “baja performance” para despedirme. Pasé de ser un trabajador con el legajo impoluto (el único intento de apercibirme es por razones sindicales) a ser uno de los peores trabajadores de la planta. Aun así, mi despido es sin causa…
El verdadero motivo pasa por otro lado.
Desde que ingresé, allá por el 2009, tuve el privilegio de formar parte de un proceso de recuperación de la dignidad obrera a través de varias conquistas materiales reales. Calsa, es una empresa con historial de romper columnas, y cuyo bufete de abogados (Funes de Rioja) dirije la cámara alimenticia COPAL. Aun así, a través de la lucha obrera logramos aumentos de hasta un 35% por encima del convenio en reconocimiento de las pésimas condiciones de trabajo. Este proceso tuvo su pico máximo cuando la empresa se decide a terminar con la organización de base de la planta despidiendo a 60 personas.
Ese 2014, durante esa batalla que duró más de 6 meses, 2 de los cuales fue con paro total y acampe en la puerta, yo fui delegado. Hicimos innumerables actividades, festivales, fondo de lucha y cortes entre ellos del Puente Pueyrredón. Impulsamos la solidaridad con otros conflictos de la zona, como Shell y Honda. Los 20 activistas que quedaron afuera tras el conflicto siguieron contando con mi apoyo político, teniendo que testificar en 7 causas de reinstalación. Por si fuera poco, Calsa me hizo una causa penal por supuesta coacción.
En el 2016 impulsé la construcción de una lista de oposición dentro del STIA provincia, la LISTA NARANJA, abriéndose el juego democrático por primera vez en 50 años en este gremio. Esto lo hice abiertamente de cara a la fábrica, y en ese momento es que me aperciben por mi militancia gremial.
Desde el 2014 hasta acá, siempre aporté a la organización obrera de base en calsa y en varias fábricas de alimentación. Además siempre impulsé la solidaridad con numerosos conflictos obreros de este y otros gremios.
En estos últimos 2 años, CALSA despidió por goteo, 30 compañeros, sin contar los innumerables tercerizados que dejaron su salud por contratos temporales 12hs diarias sin franco. Justo antes de las últimas elecciones sindicales, despidieron a mis dos compañeros delegados durante el 2014, desarmando una posible lista.
Así, a un año de quedarme sin fueros, y tras haberme trasladado a un sector inventado especialmente en un depósito, a 7 cuadras de la planta, esperaron a la parada anual para anunciarme mi despido.
Más allá de las particularidades de Calsa, esto forma parte de una oleada masiva de despidos (INTI, FMAzul, Posadas, Stockl) con un cariz no solo económico sino claramente político. En decenas de lugares la burguesía, asustada por las jornadas de diciembre, se está sacando los activistas sindicales de encima. Pero lo que no saben, es que en estos quince años, nuestra construcción echó raíces antibuocráticas y combativas en la clase trabajadora.
Exijo que el STIA tome cartas en el asunto e impulse la lucha por mi reincorporación: Asamblea en CALSA el lunes a la vuelta de la parada de planta para poner en pie un plan de lucha.
Pido así mismo difusión lo más amplia posible de esta carta.
No más despidos.
Rechacemos en las calles a la Reforma Laboral.

Albino Rivas
Contacto: 1565521164

Deja un comentario

Archivado bajo Exclusivos web, Gacetillas de Prensa, General, Sindicales

Entrevista: trabajadores de Molinos Río de la Plata en lucha contra los despidos

Molinos Río de la Plata despidió a seis trabajadores a principios de enero. Los trabajadores vienen peleando desde entonces, en una lucha que incluyó asambleas y paros. Los trabajadores plantean que no hay motivos para despedir y que se trata de un caso de persecución sindical. Desde El Roble entrevistamos a Marcelo Acuña, trabajador despedido, que ante la situación general que enfrenta el movimiento obrero señala: “El mensaje que les puedo dejar a los compañeros que están en nuestra situación o en luchas similares es que no bajen los brazos. Que traten de unirse con sus compañeros y luchar. La unidad y la lucha es la única herramienta que tenemos los trabajadores para frenar los avances contra nuestros derechos”.

molinos rio de la plata

-¿En qué situación se encuentran hoy los trabajadores de Molinos?

Los despidos en Molinos planta Esteban Echeverría son seis. Tres de nosotros fuimos delegados durante muchos años y venimos de un traslado de fábrica. En el año 2013 Molinos vende el predio donde trabajabamos en planta Barracas y pretende hacer con nosotros lo mismo que hizo con otras plantas que cerró, que fue echar a la mayoría de los compañeros. Nosotros, como delegados, organizamos a los compañeros en asamblea para exigirle a la empresa conservar nuestro trabajo en planta Esteban Echeverría. Después de una lucha larga firmamos los traslados de todos los compañeros a esta nueva planta conservando los derechos adquiridos en años de lucha y sumando beneficios como ser viatico y sumas compensatorias. El resto de los compañeros fueron candidatos en elecciones del sindicato de alimentación capital  y son reconocidos activistas dentro de la planta. Molinos nos despide el 8 de enero con 6 telegramas idénticos donde alega “bajo rendimiento. Baja productividad y ausentismo del sector de trabajo”. Creemos que se trata del revanchismo de esta empresa que no pudo echarnos antes y ahora quiere hacerlo para avanzar con la precarización y flexibilización en planta Echeverría.

-¿Cuál fue la respuesta que recibieron por parte del Estado y del gremio durante la lucha?

En el momento en que  nos enteramos del primer despido nos fuimos haciendo presentes en la fábrica y la actual comisión interna junto con el sindicato convocaron a una asamblea donde decidió el paro total de la planta y el bloqueo de los portones. Los compañeros acataron la medida en su totalidad hasta que se dictó la conciliación obligatoria a partir de las 00:00 horas del 10 de enero. A partir de ahí el gremio denuncia los despidos como ilegales y persecutorios por antisindicales y la empresa  ratifica sus motivos y niega lo denunciado. Pero incumple la conciliación al no dejarnos retomar nuestros puestos de trabajo. Esas posturas de ambas partes se mantuvieron a lo largo de las audiencias por lo cual nosotros le reclamamos al sindicato una postura más firme y que se tomen acciones que lleven a torcer esta injusta decisión de la empresa.

Hoy los despedidos nos encontramos fuera de la planta. Sin poder ocupar nuestros puestos de trabajo y con la incertidumbre que eso genera en la familia de cada uno de nosotros en un contexto donde día a día crece la desocupación.

-¿Cómo sigue el conflicto?

Nosotros desde el principio optamos por defender nuestro puesto de trabajo y para eso tratamos de darle la mayor difusión al conflicto a través de distintas actividades que van a continuar tanto en la fábrica como en otras fábricas de alimentación principalmente. Seguimos permanentemente en contacto con nuestros compañeros dentro de la fábrica y estamos seguros que van a acompañar las medidas de fuerza que se tomen una vez finalizada la conciliación si la empresa insiste en no reincorporarnos.

Corresponsal para El Roble.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Entrevistas, Sindicales, Versión Papel