Archivo de la etiqueta: Cine

Cine y clase obrera. Se estrena la película de “La sesenta”

El próximo jueves 22 se estrena en la plataforma Cine Ar la película “La sesenta. Crónicas de una lucha obrera” realizada por el colectivo de cine militante Silbando Bembas. Allí se relata la lucha de estos trabajadores del transporte que en 2015 fueron protagonistas de una histórica huelga de 42 días. El film se basa en parte en el libro “Sesentazo, crónicas de un lock out” de Santiago Menconi que además es trabajador y delegado de la línea 60. Para quienes seguimos de cerca las luchas del movimiento obrero en general y de aquella lucha en particular, sabemos la importancia que tiene la referencia de “la sesenta” por sus años de construcción por abajo, desde la base, única forma de poder plantarse con firmesa frente a la prepotencia patronal (y sus aliados). Por primera vez en muchos años, es la vuelta a la pantalla grande del cine militante. Desde El Roble charlamos con Lucía Casado de Silbando Bembas.

Contanos cómo sale la idea de la película.

– Surge al calor de la lucha del 2015 que en julio entran en conflicto que dura más de 40 días que incluyó lock out patronal, 53 despidos, el cierre de una cabecera con compañeros adentro encerrados con un cordón policial, con represión, una lucha muy larga. Nosotros como Silbando solemos acercarnos a las luchas a prestar nuestras cámaras y conocimiento audiovisual para ponerlo a disposición del conflicto. Y así empezamos a filmar, a ir todos los días, a conocer a los laburantes, a hacer distintos materiales chiquitos y entonces a acumular un montón de archivo audiovisual. Esa lucha termina en una gran victoria, muy importante porque en ese momento en general se venía perdiendo. No era fácil ganar, además de ser una lucha larga, era una pelea muy desigual porque era enfrentar a una patronal enorme como es el Grupo Dota en alianza con el gobierno y la burocracia sindical. Entonces eso hacía que sea un triunfo muy importante. Ahí fue cuando dijimos “bueno, esto tiene que ser una película”: para contar la lucha desde adentro y dar una lección hacia afuera de cómo se gana, porque no es fácil ganar un conflicto así.

Además ahí conocemos a Santi Menconi que nos contó que estaba escribiendo un libro, que estaba escribiendo las crónicas de la lucha. Después lo publica y le proponemos adaptar sus crónicas y que sea él la voz del relato que va llevando adelante la historia.

Luego muere David Ramallo, que fue un golpe muy duro. Muere en 2016 aplastado por un colectivo y ahí arranca otro proceso de otra lucha, muy dura también, muy difícil, con un bajonazo para los trabajadores. Entonces lo que quisimos hacer con la película era mostrar cómo a partir de la lucha del año anterior, de ese triunfo, sus razones, para traerlas al presente, que era ese presente de lucha por justicia por David. Y para evitar los despidos porque además de todo, la patronal despide a 10 compañeros por reaccionar ante la muerte de su compañero. La película es esa búsqueda de las razones del triunfo, de cómo se gana, de cómo nos organizamos y dar la experiencia hacia otros sectores.

Ya que mencionas el libro de Menconi, ¿en qué medida llevaron el libro a película, el libro es un aporte, lo adaptaron? ¿cómo es la relación?

– Es complicado. Tenemos una ventaja que el libro está escrito en crónica y eso ya te permite una narración en capítulos o jornadas que te permite pensar en escenas. De todas formas hay un proceso de adaptación. Una cosa es cuando pensás en un lenguaje escrito y otra cuando vos lo vas a ver apoyado con imágenes y sonido, entonces hay que hacer una transposición que hicimos en conjunto con Santi. También para no ser reiterativo porque vos no podes mostrar lo mismo que estás escuchando y que además se puedan complementar. El libro está súper presente porque además Santi va llevando con su voz leyendo fragmentos que están adaptados para cada escena. Aunque después también existe algunas fusiones de días, algunos recursos que se necesitan hacer para condensar todo un libro en una película de una hora cuarenta. Es un proceso muy rico. A nosotros nos parecía súper interesante tomar la narración de un protagonista de la lucha, de un laburante, porque le aportaba una riqueza que no iba a tener si solo la hacíamos desde nuestra mirada, aunque desde ya que la tiene, pero nos parecía muy interesante la idea del trabajador que hace el balance de la lucha. Un poco poner en disputa la noción de quién escribe la historia. La historia la escribe siempre la burguesía, la clase dominante y en este balance, en esta escritura estamos disputándole esa historia a la burguesía. Y que lo haga un laburante como protagonista, que encima la ganaron y la puede escribir… la historia se escribe en la lucha, la historia es la historia de la lucha de clases, pero después la disputa del balance es fundamental y que lo haga un laburante, que bajo el capitalismo es despojado de esa posibilidad de hacer balance y escribir la historia, nos parece lo más interesante del planteo.

¿Fue difícil la realización de la película?

– En un punto no tanto, porque todo lo que tiene que ver con el registro de la lucha requiere mucho tiempo disponible y dedicación para ir y filmar pero la realidad te va llevando y vos vas haciendo un registro.

Después sí fue complejo agarrar todo ese material, ordenarlo y ponerlo en relación con el presente de la lucha por David. Ahí había que ir a las cabeceras, generar escenas, charlar con los laburantes en momentos de mucha tristeza y bajón. Convencerlos de que era importante contar esos momentos. Porque vos podes ganar una lucha y tener una re organización como tiene “la 60”, pero también tenés momentos que son para abajo y hay que poder entenderlos, no negarlos, tratar de procesarlos, hacer balances y continuar. Y los compañeros siguieron, pasaron ese bajón, siguieron para adelante, salieron a la calle, hoy mismo estaban saliendo a la calle en medio de la pandemia. Fue difícil, porque la muerte de David fue difícil, pero con los compañeros hicimos mucha relación, nos abrieron las puertas y estuvo buenísimo el lugar que nos dieron.

¿Por qué, pese al tiempo que pasó desde la huelga de 2015, igual les parece oportuno y necesario estrenar la película?

– Después de todo el contexto de despidos, de suspensiones, de pérdidas de derechos, contexto de pandemia, de crisis, de persecución gremial y sindical, nos parece muy importante poner sobre la mesa la salida de la organización y la lucha para los trabajadores y trabajadoras. La 60 como ejemplo de construcción y de una organización antiburocráctica que se enfrentó a la UTA, que se enfrenta a la patronal, a la represión de los distintos gobiernos, es un ejemplo que nosotros queremos transmitir hacia afuera, hacia otros colectivos de trabajadores, de colectivos, bueno… (risas) a otros grupos de trabajadores ya de otras líneas de colectivos como de otros gremios porque entendemos que esa es la manera que tenemos como clase para enfrentar el ajuste y la crisis que estamos viviendo. Como recién decía, los choferes de la línea 60 salieron a luchar por vacunas, por salario, que son las cosas que nos están afectando en este momento como clase trabajadora, que somos los que ponemos los muertos en la pandemia, a los que se nos pulveriza el salario con la devaluación, con la crisis galopante que hay. Y el camino ahí es salir a la lucha. Entonces poner en pantalla, en el cine, una lucha obrera que se ganó y mostrar cómo se ganó… está bien, no ganaron solamente porque no se rindieron en 2015, hay una historia, un montón de años de organización de base, de construcción, también es algo para trasladar, lleva tiempo. Pero es el camino.

Somos muches quienes tenemos expectativas en la película, que sabemos que hace años que vienen trabajando. Soñemos, pensemos a lo grande… ¿qué les gustaría que pase con la película?

– Nosotros la estamos presentando en festivales, en algunos está quedando. Eso en relación al circuito en festivales, que está bueno porque te ayuda a tener recorrido, que la vean en otras partes del mundo, pero tiene que ver con volver a poner al cine militante, a un cine que tenga un objetivo político de transformación en la escena cinematográfica, que se discuta, que haya críticos hablando de la película, solo para hablar de la lucha de los trabajadores de la 60. Yo mañana veo en un medio especializado en cine hablar de la película de los choferes de la 60, cómo se enfrentaron a la patronal y ganaron, eso es lo que queremos. Eso en relación al recorrido cinematográfico.

Ahora, nosotros tenemos un objetivo que es político, hacemos cine militante porque tenemos un objetivo político. Si vos me preguntás qué queremos que pase y… que la película sea una referencia en el cine militante, que la vean todos lo trabajadores y las trabajadoras y que la tengan como referencia política más que de cine.

Por Facundo Anarres.

SINOPSIS

Santiago Menconi trabaja en la línea 60 de colectivos, de la ciudad de Buenos Aires. En septiembre de 2016, su compañero David muere aplastado por un colectivo que estaba reparando, a causa de las precarias condiciones de seguridad en lo hacían trabajar. Los trabajadores de la línea 60 comenzarán la pelea por justicia por lo que ellos consideran que fue un asesinato. En este camino, Santiago y sus compañeros tendrán que buscar en las luchas pasadas las herramientas que otras veces les permitieron plantarse ante un enorme monopolio empresarial: la organización y la lucha. La película es narrada por la voz de Santiago, que lee las crónicas que él mismo escribió durante los días de lucha, y que luego fueron compiladas en el libro “Sesentazo; crónicas de un lockout”.

Ficha técnica:
Dirección y realización integral: Silbando Bembas
Narrador:
Santiago Menconi.
Adaptación y desarrollo:
Francisco Estrella Gutiérrez
Sebastián Zanzottera
Lucía Casado
Santiago Menconi
Producción:
Lucas da Rocha
Ramiro Jaime
Cámara y sonido:
Sebastián Zanzottera
Lucía Casado
Tatiana Mazú
Lucas da Rocha
Manuel Duré
Francisco Estrella Gutiérrez
Ramiro Jaime
Florencia Barbati

Montaje:
Lucía Casado
Sebastián Zanzottera
Tatiana Mazú
Florencia Barbati
Arte:
Manuel Duré
Tatiana Mazú

Colaboración especial en cámara y sonido:
Santiago Montagnoli
Axel Mancioli
Carolina Machado
Emiliano Kappes de León
Omar Bogado
Tatiana Frean

Material de archivo:
David Ramallo
Trabajadores de la línea 60
Adriana Lewczuk
Colectivo Hagamos Lo Imposible
Néstor Saracho
Barricada TV

Foto de la gráfica:
Agustina Salas
Alejandro Valko
SUTEBA Tigre

Música:
«Blues del Puente», de Fernando da Cruz
Sonido:
Adrian Rodriguez (ASA)
Gustavo Pomeranec. (ASA)

Edición de diálogo y mezcla:
Adrian Rodriguez
Ramiro Jaime

3 comentarios

Archivado bajo Cultura, Entrevistas, Exclusivos web, Transporte

Cine.“PARÁSITOS”: la belleza cinematográfica como diagnóstico de la barbarie capitalista y de los problemas actuales de la clase obrera

Según la crítica especializada, ‘Parásitos’ es la mejor película del director Bong Joon-ho, y eso significa mucho considerando que el coreano es autor de obras como ‘Memories of Murder’ (2003), ‘The Host’ (2006) y ‘Rompenieves (Snowpiercer)’ (2013).

Como bien dice uno de esos críticos: “…la película va sometiéndonos a una sucesión de giros argumentales que nos incapacitan para adivinar qué pasará después, conectando cada escena con la siguiente con precisión de relojero suizo pero sin dejar que el mecanismo se deje ver. Y así confirma a Bong no solo como un maestro a la hora de juguetear con los géneros y los tonos y oscilar con enorme gracia entre la comedia amable, el drama doméstico, la sátira salvaje, el suspenso, el terror y la más conmovedora tragedia; también como un cineasta único a la hora de contemplar el mundo a la vez con persuasiva crueldad y con mordaz humanismo.” (Alejandro Alegre, “El Confidencial”)

Me quiero detener, no obstante, en lo que considero la esencia de esta obra maestra del cine: la lucha de clases es presentada como el empoderamiento que logra la familia obrera de la mansión de la familia burguesa, a través de un cuidado y programado plan de conquista de puestos de trabajo que penetran la vida íntima de la familia Park. En efecto, los puestos de profesor y terapeuta, de ama de llaves y chofer, que la familia Kim logra, simbolizan mucho más que “trabajos”: dan cuenta, en su conjunto, de la potencialidad de una verdadera célula obrera detrás de un objetivo.

Pero al mismo tiempo, esta célula obrera carece absolutamente de conciencia de clase: no tiene el menor escrúpulo en “caminar sobre los cadáveres” de otros trabajadores para lograr su objetivo. La despiadada lucha de “pobres contra pobres” está presente a lo largo de todo el relato.

La “movilidad social” que logran o con la que sueñan (es interesante en este sentido el final de la película), parte de una ambición de convertirse ellos mismos en burgueses.

Esta tensión entre potencialidad de la “célula obrera-banda Kim”, e impotencia para seguir con el propio plan trazado cuando se les cruzan otros trabajadores con sus propios intereses, estalla dramáticamente, poniendo claramente de relieve la “falsa conciencia” (¡burguesa!) que domina hoy día a los superexplotados coreanos, como parte de la clase obrera mundial.

La película refleja con maestría la desigualdad y el contraste social: la lluvia torrencial es una catástrofe hídrica para los Kim y los pobres que viven en el subsuelo de la gran ciudad, y es apenas una suspensión de un campamento cumpleañero para los Park.

Corea del Sur está densamente poblado (supera los 50 millones de habitantes), y se lo considera un país desarrollado. Entre las décadas de 1960 y 1990 contaba con una de las economías de más rápido crecimiento del mundo. ​ A la rápida transformación en una economía rica e industrializada en este corto tiempo se le llamó «el milagro del río Han». Esta oleada de crecimiento se logró a través de la fabricación orientada a la exportación y a una fuerza de trabajo altamente cualificada. En 2009, era el noveno país con mayores ingresos por sus exportaciones.

Como el más grande de los cuatro dragones asiáticos, la economía surcoreana es la cuarta más grande en Asia y la 13.ª más grande en el mundo. Es un importante socio comercial de las economías más grandes del mundo, por ejemplo, es el tercer socio comercial más importante para China y Japón, el séptimo para Estados Unidos​ y el octavo para la Unión Europea.

Su capital, Seúl, cuya área metropolitana supera los 20 millones de habitantes (2ª en el mundo), constantemente está situada entre las diez ciudades financieras y comerciales más importantes para la economía global y fue nombrada la sexta ciudad económicamente más poderosa del mundo, según la revista Forbes. El PIB per cápita nacional es de alrededor de US$ 30 000.

Este contexto hace aún más valiosa y valiente la crítica al capitalismo como sistema que hace “PARÁSITOS”. La propia homogeneidad étnica que tiene Corea, y que se expresa en la película, le permite a Bong Joon-ho subrayar los abismos y las contradicciones DE CLASE. También la película denuncia en varias escenas el machismo patriarcal, pero lo hace como accesorio de la denuncia de la opresión de clase.

Asímismo, el título es todo un diagnóstico: lo que podría suponerse que los “parásitos” son los Kim, que se van infiltrando en la mansión de los Park, esa interpretación va quedando de lado al mostrarse con crudeza y belleza cinematográfica que los que “usurpan lugares”, son los que trabajan, y que los que detentan la propiedad privada, o sea los burgueses Park, son los únicos parásitos.

Por Fernando Gustavo Armas.

2 comentarios

Archivado bajo Cultura, Exclusivos web

En defensa del cine nacional: el INCAA asfixia con la lógica del mercado al cine argentino

Difundimos comunicado de la Asamblea de Documentalistas:

documentalistas-argentinos

EL INCAA ASFIXIA CON LA LÓGICA DEL MERCADO AL CINE ARGENTINO
 
Hasta hoy, la producción documental ha sido ejemplo de pluralidad ideológica y formal, generando el 50% de la actual producción de Cine Nacional con sólo el 5% del Fondo de Fomento, dando esto como resultado un altísimo porcentaje de adhesión de público, presencia en los festivales más importantes y premios internacionales.Sin embargo, la actual gestión de INCAA está poniendo en peligro este modelo de independencia y diversidad amenazándolo en todas las etapas de la producción: selección de proyectos, fomento, concursos, presupuesto, gestión administrativa, distribución y exhibición.

Con la implementación del Nuevo Régimen General de Fomento Res.1/2017/INCAA y del Régimen de Fomento Regional Res.65/2017/INCAA, esta tendencia al recorte que ya anunciáramos los documentalistas, se extendió también al cine de ficción que no encuadra con los requisitos que estableció el INCAA en beneficio de grandes productoras.

Este nuevo Régimen propone entregar la mayor parte de los fondos del Instituto a películas comerciales de grandes empresas, aumentando exponencialmente los montos de los subsidios para este tipo de producciones sin proceso alguno de selección por parte de un comité, mientras impone un sistema de puntajes y requisitos financieros prohibitivos para los realizadores independientes, tanto de documental como de ficción.

Esta restricción en el acceso al fomento deja afuera a una importante porción de realizadores de cine, lo que implica una forma de censura sobre los modos no industriales de producción, y consecuentemente, un silenciamiento de sus contenidos, mediante un recorte que es a la vez económico y discursivo. Así es como el Gobierno sostiene un Plan de Fomento Cinematográfico que apunta a coartar la DIVERSIDAD de los procesos de producción y la pluralidad de voces en el lenguaje cinematográfico, imponiendo un RELATO UNICO.

Los documentalistas nos pronunciamos por un cine que pone por delante su función social y cultural, que es parte de la construcción de nuestra identidad; y solicitamos apoyo de la comunidad para continuar con nuestra labor, garantizando una mirada diferente sobre la realidad de nuestro pueblo.

Por todo esto, reclamamos al INCAA:
 
● Reglamentación de la conformación de Comités de Evaluación de Proyectos Documentales a propuesta de las Asociaciones Nacionales de Cine Documental y la RAD Red Argentina de Documentalistas.● Representación del sector Documental en el Consejo Asesor.

● Atar el monto de subsidio de la Vía Digital Documental al 12 % del Costo Medio de Película Nacional.

● Terminar con el freno administrativo interno del INCAA, cuyo único fin es detener la producción de películas argentinas, que no cobran cuotas en tiempo y forma, deben cancelar rodajes y dejan a sus trabajadores sin empleo; mientras el Instituto subejecuta su presupuesto.

● Un nuevo Régimen de Fomento que NO privilegie a las grandes productoras/distribuidoras, y garantice igualdad de oportunidades a todos los realizadores que desarrollan un cine con propuestas diferentes a las que establece el Mercado.

● Promover un VERDADERO FEDERALISMO, eliminado las trabas fiscales y los requisitos prohibitivos para la presentación de proyectos regionales e implementando mecanismos administrativos que faciliten las gestiones frente al INCAA.

● Incorporación del documental al sistema de concursos y validación como antecedente con mismo puntaje que la ficción.

● No a la proscripción de la PERSONA FÍSICA para solicitar subsidios para el cine de ficción por ventanilla continua, que obliga a todo productor a constituir una S.R.L.

● Salas de exhibición (simultáneas) en los Espacios INCAA de todo el país para los estrenos nacionales independientes y apoyo al lanzamiento con gráfica, prensa y promoción en medios de comunicación públicos.

● Que se exija a los exhibidores cumplir con la cuota de pantalla de cine nacional, tanto de documental como de ficción, contemplando solamente a los films argentinos cuyas distribuidoras NO están asociadas a Majors extranjeras.

Por eso proponemos: Movilizarnos frente al INCAA el Jueves 9 de Marzo a las 12 horas, en ocasión de la Reunión del Consejo Asesor.
 
ASAMBLEA ABIERTA DE DOCUMENTALISTAS

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Exclusivos web, Gacetillas de Prensa

Nueva película editada por El Roble: MADE IN DAGENHAM (2010)

187 obreras textiles que trabajan en la sección de tapizados de la Ford británica deciden ir a la huelga en mayo de 1968. Les pagan la mitad del salario que a los hombres, encubriendo la diferencia bajo el argumento que su trabajo no es especializado. Nadie cree que van a seguir y la burocracia sindical prefiere negociar por ellas su derrota. Sin embargo, estas mujeres emprenden una huelga histórica que paraliza la Ford por su demanda de igualdad de salario.

La historia dirigida por Nigel Cole  es una historia real, sobre la huelga que logró la ley de igualdad de salario primero en Gran Bretaña y luego en muchos otros países del mundo. Interesante película para ver en los hechos que si bien la opresión de género atraviesa las clases, es en la clase trabajadora donde el feminismo tiene potencialidad para luchar contra este sistema explotador.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Debate