Archivo de la etiqueta: Editorial

Ya salió El Roble de Noviembre – Nº 127: “Que la tortilla se vuelva”

Tapa_127

El 30 de noviembre va a realizarse la cumbre del G 20 en Buenos Aires, con las 20 potencias mundiales. El gobierno quiere demostrar al mundo y a los capitalistas que tiene bien controlada la situación política, aprobando -represión mediante- un presupuesto que se ajusta a las demandas del FMI. El despliegue represivo para cercar la Ciudad es digno de una película yanky: 40 mil efectivos de distintas fuerzas de seguridad, inteligencia y civiles. Bullrich ya anunció luego de la represión del 24 en Congreso que el operativo para el G20 será “muy superior” y actuarán rápido para “proteger el evento”.
Este “evento” que no es más que una demostración de poder, se desarrolla en un contexto mundial en el que China y Estados Unidos se disputan el control de los mercados y de las materias primas. El mismo contexto en el que Bolsonaro probablemente gane en Brasil, con una propuesta pro-dictadura, homofóbica, xenófoba y antiderechos por donde se mire. ¿Es que hasta ahora todo era color de rosas? No, como no lo era Argentina antes del 2015 pero no podemos dejar de sostener que se trata de un avance de políticas neoliberales, que vienen por lo que aún no han podido aniquilar en décadas anteriores. Y es en ese mismo contexto donde en Argentina, durante las últimas semanas varixs referentes políticos y sindicales de la oposición recibieron amenazas; donde hay vía libre para las infiltraciones, escuchas y persecución a toda persona que se oponga a estas políticas; donde conviven en los barrios los ya conocidos grupos parapoliciales y mafias diversas como lo hemos visto en Moreno con las amenazas, torturas e infiltraciones en la comunidad educativa; donde siguen los despidos en el ámbitos público y privado; donde se modificó el código procesal penal de la Ciudad, aumentando el tiempo de detención sin audiencia, ampliando los supuestos para dictar prisión preventiva e intervenir las comunicaciones y negando la defensa en el inicio de la detención; donde avanzan las reformas educativas, destruyendo las orientaciones técnica y especial en la provincia de Buenos Aires, avanza el proyecto de UNICABA con una política de vaciamiento de los 29 profesorados de la Ciudad de Buenos Aires; donde todas las paritarias siguen debajo de la inflación y la mayoría de las conducciones sindicales solo convocan a paros aislados sin un plan de lucha.
Por ahora, pese a la crisis económica y política, el gobierno sigue teniendo el control aunque como venimos diciendo desde El Roble, la presión y el descontento social crece y crece, pero aún no se logra unificar las luchas, coordinar, funcionar de manera organizada para resistir y avanzar. El macrismo y los gobernadores siguen implementando sus planes de ajuste con más represión y pauperización de lxs trabajadorxs y el pueblo.
Seguimos insistiendo en que la única manera de terminar con este gobierno es en unidad, en las calles y con la organización en cada lugar de trabajo, de estudio, en los barrios, desde abajo y de manera democrática, haciendo asambleas y reuniones donde decidamos acciones concretas, donde estudiemos y nos formemos pacientemente para entender la realidad y para intervenir. Ninguna receta servirá si no somos conscientes de que el enemigo es muy fuerte y está organizado para obtener ganancias y mantener el poder. Por eso, no confiamos en grandes líderes que vengan a proponer soluciones mágicas. Tenemos que ir conformando un polo que nuclee a todos los sectores de laburantes que se propongan una salida desde abajo, que no confíe en ningún sector de la burguesía y que tenga como norte la construcción de una sociedad sin explotación.

Descargá para leer el PDF completo acá.

Equipo de El Roble.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Editoriales, General, Versión Papel

Editorial de El Roble de Septiembre: “A la mierda todo”

TAPA-125

Es difícil sintetizar una lectura sobre el momento actual. Desde El Roble siempre tratamos de mencionar los hechos más relevantes de la actualidad, analizar por qué en este sistema siempre perdemos quienes laburamos todos los días y ganan los patrones y sus políticos. Este número no será la excepción pero pasan tantas cosas que a veces no sabemos por dónde empezar.

Al cierre de esta edición el dólar cerró 37, 50 luego de un jueves en el que llegó a 42. Así dicho parece un número más o podemos pensar que no nos importa el dolar porque no tenemos ahorros que cuidar ni estamos pensando en viajar al exterior. Pero el gran problema es que el precio de ese papel verde condiciona los precios internos: la comida, el pasaje, el combustible, los servicios, los medicamentos, el precio de cualquier producto. Y ese efecto lo veremos en algunos meses, cuando se transforme en devaluación, llegando a los precios. Nuestro salario se devalúa todos los días y nos alcanza para cada vez menos. Pero eso es algo que no tenemos que contar…. lo vivimos en carne propia.

Según un informe de la CTA-A el salario mínimo vital y móvil para este año es de apenas 10 mil pesos y que el 35% de lxs trabajadorxs ocupadxs cobra menos que eso. Estima que para fin de año la caída real del salario mínimo será del 8,5% respecto al año pasado. También muestra que el salario real de lxs trabajadorxs del sector privado cayó un 6% y el de lxs trabajadorxs públicos un 9% en el último año. En otros sectores este porcentaje es aún más alto y es en aquellos donde no hay negociaciones colectivas porque mientras más precario sea el trabajo, menos posibilidad de obtener mejoras salariales. Los últimos datos que publicó el Indec indican que al menos el 34 por ciento de los asalariadxs estamos precarizadxs y el 25,7 somos pobres. Nada indica que este panorama vaya mejorar. Y frente a esto, la CGT convocó a un paro general recién para el 25 de septiembre… falta mucho como para saber si lo mantendrán.

Quizás un buen modo de subir el ánimo es recordarnos que en momentos de crisis tenemos que hacer lo imposible por unir nuestras fuerzas, tener siempre los valores de la solidaridad y la mano levantada para cada compañerx que sale a luchar por su fuente de trabajo, por aumento salarial, porque las condiciones laborales son cada vez peores ya que somos la primera variable de ajuste. Una tarea fundamental es no olvidarnos de esto: somos una misma clase trabajemos en el estado o en el sector privado, produzcamos caños, autopartes, ropa, comida; trabajemos en capital o en provincia, en el sector de la educación, de la salud, en servicios, hagamos changas de lo que podamos, laburemos en empresas chicas o grandes, o estemos sin laburo o nos ocupemos de los trabajos en la casa o el cuidado de otras personas sin cobrar un sueldo. Somos de la misma clase trabajadora.

Pero los planes del gobierno no hace distinciones. Deben hacer pasar el ajuste porque es lo que piden todos los capitalistas. Y por eso las fuerzas represivas están cada vez más en las calles tratando de callar nuestra voz: la de las mujeres que salimos por el aborto legal y contra la violencia patriarcal; la de cada sector que está en lucha como el universitario, que lleva casi un mes de paro por el recorte en el presupuesto y porque la oferta salarial es un chiste; o la del conjunto de trabajadorxs que sale a defender los cierres y despidos como los compañeros de Astilleros Río Santiago, como TELAM, como el INTI, Agroindustria y tantos otros;  a cada comunidad que sale a decir NO a la minería contaminante o a la producción con transgénicos como es el caso de Jáchal que se opone a la multinacional Barrick Gold. Por todo esto es fundamental la UNIDAD Y SOLIDARIDAD. Porque vamos a seguir resistiendo cada uno de los ataques y si estamos divididos es segura la derrota.

Gran ejemplo de esta unidad fue la marcha convocada en principio por docentes, no docentes y estudiantes de las universidades, pero que se transformó en una convocatoria necesaria para todo el pueblo trabajador que quería salir a Plaza de mayo, a reclamar y hacer sentir el repudio hacia la política del gobierno.

Toda la máxima unidad en la calle y en ese camino ir desarrollando un programa que ponga por delante los intereses de nuestra clase. Nuestra opción nunca será junto a ninguna opción de la burguesía, por más lindo que sea su discurso. La única forma de barrer de una vez por todas con este sistema es acabando con la explotación y con todo tipo de opresiones. Solo la organización obrera y de todos los sectores oprimidos será la que plantee otra forma de vida y salga a conseguirlo, en las calles y con organización.

Descargar completo en PDF acá.

Equipo de El Roble.

Deja un comentario

Archivado bajo Editoriales, General, Históricas, Versión Papel

Editorial de Agosto: El ajuste en curso y sus contradicciones

En el mundo, la crisis capitalista continúa sin saldarse, y el ajuste a nivel global está a la orden del día. Frente La clase trabajadora resiste como lo ha hecho históricamente, y los estallidos de Haití y Nicaragua dan testimonio de ello.

En Argentina, la versión local del ajuste es llevada adelante por Macri y los gobernadores. La orientación es clara: recortes de gasto público social, reducción salarial, y aumento de la ganancia patronal.

MACRItijeras

Este avance, más allá de sus traspiés, continúa su senda, pero ante los problemas que surgen, se encuentra en continuo replanteo. De un lado, la burguesía local y el FMI le exigen a Macri más rapidez en la implementación del ajuste, con la finalidad de obtener cada vez mayores ganancias. Del otro lado, este avance es de una u otra forma resistido por la clase trabajadora, quien obviamente sufre sus consecuencias.

Las expresiones concretas de este proceso van surgiendo a la vista con el paso del tiempo. La reducción de salarios y jubilaciones se notan cada vez más en el changuito del supermercado. Las condiciones de vida de lxs trabajadorxs empeoran día a día.

A su vez, la fallida reforma laboral vuelve a la carga de la mano de reformas particulares que se dan en cada fábrica, como es el caso de Fate. Lo mismo pasa con los intentos de reformas educativas, que no tienen otra finalidad que empeorar las condiciones de trabajo docente. Al mismo tiempo, una docente y un trabajador no docente fueron asesinados en la escuela primaria 49 de Moreno, por la desinversión en de la gobernadora Vidal.  Una vez más. los recortes, al igual que la corrupción, también matan, y siempre nos matan a quienes laburamos todos los días en condiciones con altos niveles de precariedad laboral.

Como es normal, dado el nivel del ajuste, el gobierno requiere también alistar sus tropas para la represión. En este marco, Macri manda el ejército a las fronteras para liberar gendarmes y traerlos a los barrios populares para ahogar la conflictividad social.

A la par de todo esto, la corrupción desnuda lo más rancio de la política patronal, tanto con los cuadernos de la corrupción kirchnerista como con los aportantes truchos del macrismo. Al mismo tiempo, frente a toda esta podredumbre, el peronismo coquetea con unificarse con el kirchnerismo y la burocracia sindical de Pignanelli y Moyano.

En todo este ajuste, la docencia de Chubut demostró que el camino es la lucha, y que así lograron un triunfo parcial, que para estos tiempos, podemos decir que fue un triunfazo. La votación por la legalización del aborto, más allá de su resultado desfavorable nos muestra también un avance político donde muchas jóvenes comienzan a cuestionarse la injusta realidad, y salen a luchar para cambiarla.

En todo este marco, desde El Roble, volvemos a remarcar la necesidad de encarar la lucha de forma unitaria, clasista, y desde las bases. Y volvemos a subrayar la necesidad de un gobierno de los trabajadores, que de soluciones de fondo a las penurias que vivimos día a día.

Equipo de El Roble.

Deja un comentario

Archivado bajo Editoriales, Exclusivos web, General

Editorial El Roble N° 123 – Junio: ¡Fuera el FMI! Impongamos nuestra organización frente al saqueo del Gobierno

TAPA-123

El panorama del mayo estuvo marcado por la disparada del dólar, lo que suma un componente más al ajuste del gobierno. Los tarifazos y el aumento en las góndolas golpean de lleno nuestro bolsillo. La volatilidad de la economía no da indicio a que la inflación se vaya a calmar en lo inmediato. La tregua de Aranguren con los empresarios petroleros es sumamente débil y es cuestión de días para que vuelva a aumentar el combustible.

En este contexto, la bronca y el descontento crece: el sueldo no alcanza, el precio de los alimentos sube, igual que el transporte aunque viajemos cada vez peor. Se siente ese malestar, pero no logramos unificar ese hartazgo. Aún son reacciones dispersas.

Sin embargo, la unidad por otros temas sí aparece. Es una foto frecuente el pañuelo verde y miles de mujeres en la plaza de Congreso. El 13 de junio será la votación de la ley por el aborto legal en Diputados. De no aprobarse, seguramente asistiremos a grandes movilizaciones en repudio. El movimiento de mujeres está a la vanguardia en esta situación, tanto a nivel organizativo como a nivel definiciones políticas.

El 25 de mayo sectores del peronismo y las CTA convocaron a movilizarse bajo la consigna “La patria está en peligro” y en rechazo al FMI. Dentro del arco opositor, se sumaron personalidades públicas con un llamado por las redes. También estuvieron presentes organizaciones sociales, políticas y sindicales. La convocatoria fue masiva a pesar de la dirigencia burócrata que convocó. Estos tipos que se llenaron la boca contra el gobierno pero que fueron incapaces de impulsar la huelga general que imponga la defensa de nuestros salarios y nuestros puestos de trabajo sobre los que avanza el macrismo. Por este motivo buena parte de la izquierda no acompañó la iniciativa. ¿Debería haber ido a una convocatoria que tiene por detrás el rearmado electoral del peronismo? ¿Debería haber ido para llevar una posición que proponga una salida de las y los trabajadores? ¿Cómo discutir con el pueblo movilizado que hoy solo ve una salida dentro del capitalismo, encabezado por los mismos que años anteriores comenzaron el ajuste? Es importante discutir cómo disputar esa dirección, sindical y política, con un programa claro que se oponga a las medidas reaccionarias de este gobierno. Las masas tienen el ímpetu de ganar las calles y lo hacen cada vez que es posible. Es fundamental impulsar la acción directa de masas para imponer nuestras reivindicaciones históricas y acabar con el saqueo del gobierno. Estos son debates importantes para tener con las y los compañeros en la base, no solo para afinar la política sino para entender mejor las limitaciones y potencialidades que plantea cada sector. Pero sobre todo, porque es fundamental que los sectores clasistas, democráticos y combativos disputen la dirección de miles y miles que quieren luchar y enfrentar el ajuste.

Un día antes, el jueves 24 en el SUTNA hubo un encuentro donde participaron importantes representantes gremiales (ferroviarios/as, subte, docentes, ceramistas de Neuquén, entre otros) con la perspectiva de un plenario obrero para este mes. Aunque la iniciativa es correcta, no logra ser una opción de dirección alternativa para las y los trabajadores que hoy están en conflicto o peleando por sus derechos. Es necesario acercarse a las zonas fabriles donde haya procesos de organización por fuera de la burocracia, para dar una perspectiva que los potencie. Y así construir un congreso obrero que discuta un plan de lucha pero acompañado por amplios sectores de la clase.

Los sectores clasistas sostenemos que la única salida es una opción desde abajo, con asambleas y mucha con paciencia, pues no hay soluciones mágicas. Es hora de abandonar diferencias menores y construir un polo que aglutine a los sectores en lucha y que están peleando por sus puestos de trabajo, por salario y reapertura de paritarias, etc.

Mientras este tipo de iniciativas no cobren vuelo, las y los trabajadores seguiremos fragmentados e impotentes para enfrentar el ajuste. Un sector mayoritario seguirá esperando que desde el PJ o el kirchnerismo surja una alternativa, pero más pensando en las elecciones que en la lucha concreta.

En este marco, el subte se encuentra enfrentando el ataque de la empresa Metrovías y el gobierno de Larreta contra la organización gremial -que incluye suspensiones y despidos de activistas del sindicato AGTSyP-. Quieren avanzar sobre sus conquistas (las 6 horas, salarios relativamente altos, etc.) porque, pese a todo, el subte es un espacio recuperado con lucha por sus trabajadores/as y los planes de ajuste chocan de lleno contra estas experiencias. Por eso, si pierde el subte es un golpe para toda la clase. Por lo pronto, defender a las y los compañeros y retomar el camino de las y los docentes de Neuquén que con 45 días de huelga lograron romper el techo salarial y el pago de los días de paro (ver nota ATEN) son tareas centrales. Las urgencias salariales se mantienen frente a una inflación que no cede. Y los planes del gobierno nacional y provinciales van en sentido contrario a conceder cualquier cosa. El veto a la “ley antitarifazo” es una mensaje claro de esto. Por eso la situación irremediablemente se va a agudizar. Las y los trabajadores debemos intervenir en la vida política del país con posiciones propias y sin esperar tutelas de nadie ni a “votar bien”. Lo diremos hasta el cansancio: debemos confiar en nuestras fuerzas, retomar nuestros métodos de asamblea y acción directa para defender de nuestras condiciones de vida.

Descargá el PDF desde acá.

Equipo de El Roble.

Deja un comentario

Archivado bajo Editoriales, General, Versión Papel