Archivo de la etiqueta: movimiento obrero

Nota central de El Roble N° 114 de agosto: “Gran lucha de Pepsico: nada sale de un repollo”

El feriado del 20 de junio se enteraron con un cartelito pegado en la puerta, que la fábrica se cerraba. Eran 600 nuevos despidos. El 26 del mismo mes decidieron tomar la fábrica. El planteo era simple, recuperar sus puestos de trabajo.

nota central ER114

En la puerta de la planta armaron una carpa donde circularon centenares de trabajadores, organizaciones sociales, estudiantiles, políticas, periodistas, artistas, representantes de la lucha por los ddhh llevando su solidaridad. De un día para el otro, #Pepsico se convirtió en el ejemplo más saliente de una película que vemos cada vez más seguido: la lucha contra los despidos. Pero ¿Por qué PepsiCo ocupó este lugar destacado?

Es un ejemplo más, impresionante últimamente, contamos unos 15000 en una semana de lo que nos enteramos, más todo lo que no nos llega. La única diferencia que tuvo Pepsico con el resto, es que Pepsico se plantó y decidió pelear, a pesar de tener toda la política, los sindicatos, la justicia… todo un aparato en contra. A pesar de eso decidimos pelearla. Nos damos cuenta cada día que sí se puede. Vemos que Pepsico puede ser una punta de lanza, para que los otros trabajadores del país se den cuenta que lamentablemente hay que salir a luchar. Que no tenemos el apoyo de los sindicatos, que el gobierno solo cuida a los empresarios y los ricos, tampoco la justicia que nos deja totalmente desamparados.” Con esta claridad nos definía la importancia de este conflicto un obrero con 18 años de antigüedad en la fábrica.

El 13 de julio, luego de varias amenazas de desalojo, finalmente se hizo efectiva la orden de Macri y Vidal y entraron en acción las fuerzas represivas. “La represión fue el inicio de la campaña electoral de Cambiemos, como una señal: si se toma la fábrica o hacen un corte hay palos”, nos decían luego del desalojo. Esa señal tiene un claro componente de clase, porque es el propio gobierno demostrando con hechos a todas las patronales que está dispuesto a garantizarles sus ganancias.

Tomando estos dos elementos, la predisposición a la lucha y la política del gobierno, se entiende que el conflicto esté en el ojo de la tormenta de la situación política. Es que, en definitiva, lo que está en juego son las intenciones de la clase capitalista de imponer nuevas –y peores- condiciones para el conjunto de la clase y así abaratar costos de producción; y a la par, la capacidad de defensa de los intereses de las y los trabajadores.

“No queda otra que luchar”

La voluntad de lucha es un ejemplo de que se puede enfrentar el ajuste que el gobierno hace en nombre del capital más concentrado –y multinacionales como Pepsico-. Demuestran que se puede pelear contra el gobierno de Macri, Vidal y la burocracia sindical.

Pero esta voluntad no sale de un repollo. La organización en esta fábrica lleva años. Todo un proceso de trabajo gris, paciente y sostenido por abajo. Es un trabajo en la organización de los y las trabajadoras, que crece a medida que se desarrolla la conciencia de que son una clase aparte, opuesta a los patrones. Y que del gremio, en mano de los burócratas, tampoco pueden esperar lo más mínimo. Es una conciencia que se desarrolla a costa de sudor y sangre, muchas veces literalmente, cuando las largas jornadas de trabajo redundan en accidentes y enfermedades crónicas.

En este sentido, advertimos al lector/a que no hay entre los obreros y obreras de Pepsico superhéroes; simplemente laburantes con conciencia de clase. Ni más, ni menos.

El arraigo de estas ideas en la base obrera también es la que explica, en gran medida, cómo se resistió el desalojo. Porque defendernos ante los ataques patronales forma parte del derecho que tenemos como clase. La violencia, que comienza cuando se nos niega llevar el pan a nuestras casas, poder educar a nuestros hijos, tener atención sanitaria digna y se completa cuando reprimen nuestros reclamos, debe responderse. Los compañeros atrincherados en la terraza de la planta son un modesto pero importante ejemplo de esto. No se trata de “ser violentos” simplemente, sino de hacer lo que tiene que hacerse para defender nuestros derechos.

El papel de las compañeras

Las mujeres fueron claves para la conformación del cuerpo de delegados. “Ahora en la lucha fueron muchas las compañeras que no firmaron, teniendo hijos, madres solteras, teniendo que pagar alquiler, lo contrario que varios compañeros.” De los 600 despidos, 200 son obreras. Históricamente en la planta tenían menor salario y dejaban la salud a la par que los varones. Muchas se tienen que hacer cargo solas de sus hogares. Ese cúmulo de injusticias es, posiblemente, lo que las empujó a ser centrales en la construcción de esta experiencia. Incluso aquellas que reconocen que por la presión económica tuvieron que terminar aceptando la indemnización, son las que hoy siguen al frente organizando la actividad en el acampe y participando de cada acción. En esta experiencia colectiva, pareciera ser que con una claridad absoluta fueron las trabajadoras las que se dieron cuenta que solamente organizándose lograrían igualar sus derechos con los de los hombres y que solo así podrían tener mejores condiciones para todos. Así se explica que una de las principales referentes sea Catalina (del PTS y fundadora de la lista Bordó, agrupación que dirige hace varios años el cuerpo de delegados). Ella fue despedida pero, tal era el respaldo de sus compañeros y compañeras, que la Justicia reconoció que se trató de un caso de persecución política, que era delegada de hecho y la tuvieron que reincorporar. Esta victoria fue un impulso muy grande en la organización dentro de la fábrica, donde la Bordó ganó gran simpatía.

Las compañeras son centrales para comprender la tenacidad de esta lucha. No solo porque forman parte del activismo en la planta desde hace años, sino porque una vez desatado el conflicto han organizado el acampe en la toma, la difusión y la relación con los medios, movieron por todos lados el fondo de lucha y se bancaron, junto a sus compañeros, los gases y los palos de la policía el día del desalojo. Y hoy, con la carpa en Congreso, se las sigue viendo permanentemente organizando muchísimas actividades.

Si miramos este ejemplo o el de las trolebuseras en Córdoba o el de las docentes o la experiencia de las ferroviarias en el Sarmiento, no cabe ninguna duda del enorme potencial de combatividad y transformación que hay cuando se liga la lucha de clases con la lucha de género, que son dos partes de una misma pelea.

“El gran problema es la unidad”

La movilización de unas 20.000 personas el 18 de julio marcó al menos dos cuestiones: la vigencia de la bronca en amplios sectores contra el gobierno y la amplia solidaridad que ha logrado este conflicto.

Han recibido apoyo del SUTNA, seccional Oeste del Sarmiento, el FIT, IFS, Madres de Plaza de Mayo, Pérez Ezquivel, periodistas, Baradel, D’elía, las CTA, etc. “El día de la marcha salía la gente de los edificios, cantidad de dibujitos que nos dieron los nenes y nos saludaban. Gran solidaridad de los vecinos, acá en la carpa nos tocan bocina, nos dejan dinero, alimentos…”. Se combina la solidaridad de clase con la bronca que viene creciendo en estos meses. El apoyo al conflicto de PepsiCo expresa una continuidad con las movilizaciones masivas del “marzo caliente” o contra el “2×1” para los genocidas.

Y como se viene el panorama, lo que suena con mucha fuerza, la flexibilización laboral, tenemos que dejar de lado las diferencia y unirnos porque si dejamos pasar esa reforma laboral, no importa el color o lo que cada uno piense, nos van a hundir a todos. Hay que luchar porque nadie nos va a regalar nada.” En la charla en la carpa sale una y otra vez este problema ¿Qué hace falta? ¿Cómo nos unimos? “Falta que todos los trabajadores abran un poco más la cabeza. Yo mismo hasta hace unos años atrás cuando entre a Pepsico era un pibe que no me interesaba en política, el sindicato, ni nada… después de un tiempo, estás ahí, ves las injusticias, me empecé a interiorizar. Yo tenía muchos amigos de la verde [Lista que responde a Daer], pero con el tiempo ves quién está siempre y cuando hay quilombo se borran, vas viendo quiénes te bancan, quienes te usan cuando les servís y después se borran. Hay que hacerle ver al trabajador común quién realmente te va a ayudar, que sean ellos mismos los que abran la cabeza, quiénes defienden los intereses de los trabajadores y quienes no. Pero lo tienen que ver con hechos.”

Este conflicto está en un momento muy difícil. Al igual que muchos otros. La relación de fuerza con el frente patrones, Estado y burocracia, no nos favorece. Y desde ya que no podemos esperar que las elecciones nos solucionen demasiado. Han participado muchos sectores en los plenarios convocados por Pepsico, como ocurrió con AGR. Desde el acampe los compañeros se acercaron al piquete de los despedidos de Cresta Roja, de Atucha y apuestan a que esta carpa se convierta en la “carpa de los despedidos”. Ensayar formas con las que dar respuestas de conjunto al ajuste en curso son una necesidad urgente.

Cómo sigue…

Al cierre de esta edición, continúa el acampe en la Plaza Congreso, la campaña internacional de boicot a la marca, la difusión del fondo de lucha y seguirán con las asambleas y reuniones de coordinación con otros sectores para decidir nuevas medidas.

Por Facundo A., docente y militante del PRC.

Agradecemos a Walter, Fabián, Nancy, Patricia, Lucho -y los muchachos de Logística-, Camilo, a Martín y su papá y a todos los compañeros y compañeras que con sus relatos, ideas y opiniones hicieron posible esta nota.

Deja un comentario

Archivado bajo Debate, General, Históricas, Sindicales, Versión Papel

Debate 26-5: Perspectivas y actualidad del movimiento obrero

18319051_1407771952651229_2460795093275315091_o

Mientras las políticas de ajuste del gobierno avanzan con diezmar las condiciones de vida de la clase trabajadora y los despidos y suspensiones están a la orden del día, crece la bronca por abajo.
En lo que va del 2017 hubo por lo menos media docena de movilizaciones masivas que dejaron en claro el descontento creciente. El movimiento obrero ha sido el elemento distintivo que apareció en escena movilizado en cuanto tal, con sus organizaciones sindicales en la calle. Pero también, todavía, con las conducciones burocráticas a la cabeza. El copamiento del palco el 7 de marzo fue un cachetazo a esas direcciones enquistadas que reafirma ese desprestigio que tienen entre los trabajadores y trabajadoras.
Tal como venimos insistiendo en nuestras páginas, el desafío pasa por construir una conducción alternativa que defienda a los trabajadores pero que también tenga la perspectiva de desarrollar esa defensa de nuestros intereses con la democracia obrera como método.

¿Cómo nos preparamos las y los trabajadores para enfrentar el ajuste? ¿Cómo construimos una nueva dirección democrática y combativa? ¿Cómo profundizamos la organización en cada lugar de trabajo? ¿Cómo desarrollamos la UNIDAD?


Convocando a un panel amplio, esperamos propiciar un encuentro de debate y reflexión que pueda ayudar en la lucha cotidiana contra la explotación de los patrones y la burocracia sindical.

Panelistas:
– Ezequiel Roldan, Secretario Gral. Aceiteros Capital y GBA.
– Rubén “Pollo” Sobrero, Secretario Gral. Unión Ferroviaria Haedo.
– Ariel Godoy, Secretario de Seguridad e Higiene y miembro de la Comisión directiva del SUTNA Nacional.
– Néstor Marcolin, Delegado Línea 60.
– Matías Cremonte, Presidente de la Asoc. de Abogados Laboralistas.
– Jorge Duarte, periodista InfoGremiales y Telam.

Deja un comentario

Archivado bajo Debate, Entrevistas, Exclusivos web, Gacetillas de Prensa, General

“El laburo te hace perder muchas cosas lindas, como llevar a tu pibe a jugar a la pelota”

09_junio_2015_-_elecciones_soeia-462b3

Levantado de ANRed. “Yo entré a los 18 años a laburar, por eso me dicen el Guachín. Yo era el pibito que entraba de gorrito, equipo de gimnasia. Viene uno y me dice «qué hacés, guachín» y ya me quedó. Ahora tengo 37 años”. Así se presenta Héctor Ramírez, trabajador aceitero de Nidera Valentín Alsina e integrante del Sindicato de Capital Federal. Rumbo al 1º de mayo, conocemos su historia. Fotos: Prensa Federación Aceiteros y Desmotadores.


Héctor Ramírez trabaja en Nidera Valentín Alsina desde noviembre de 1997. Su historia de laburante es también la historia del crecimiento del Sindicato de Obreros y Empleados de la Industria Aceitera de Capital Federal y Gran Buenos Aires (SOEIA), uno de los gremios aceiteros que participó de la histórica huelga de 25 días en 2015.

Como tantos trabajadores, Ramírez entró por agencia, es decir, contratado. “Fui uno de los pocos que se animó a pedir su efectivización solo -comienza a relatar- Antes esperaban que venga el patrón y lo deje efectivo. Yo fui solo y lo pedí. Soy muy impulsivo, no puedo esperar. Veía que los demás ganaban más que yo y yo hacía el mismo trabajo. Así que hablé con el supervisor y le dije «yo gano menos que mis compañeros y hago el mismo laburo. A mí eso no me conviene. Quiero ver si tengo la posibilidad de quedar efectivo sino me tengo que buscar otra cosa» y me dijo, palabras textuales, «el que no llora no mama, así que si querés anda vos». Fui a Recursos Humanos, golpeé la puerta y dije lo mismo. Al mes quedé efectivo”.

El Guachín, como todos lo conocen a Ramírez, siempre trabajó en la parte de producción, en el área de llenado y envasado de botellas. “Yo entré a los 18 años a laburar, por eso me dicen el Guachín. Yo era el pibito que entraba de gorrito, equipo de gimnasia. Viene uno y me dice «qué hacés, guachín» y ya me quedó. Ahora tengo 37 años”, cuenta quien ahora además es el Secretario Gremial del SOEIA. Él dice “Tengo la suerte de integrar la Comisión de Aceiteros de Capital Federal”. Pero, en realidad, no hay suerte: hay laburo de base, sacrificio y conciencia de clase.

JPEG - 270.8 KB
Asamblea en Nidera. 31 de enero de 2014

“En el 2001 hubo baja del laburo y echaron a 45 compañeros. Al mes arrancó al 100% la empresa y la flexibilización laboral era carta diaria, trabajábamos 12 horas”, recuerda. “Nadie nos representaba y veíamos que había laburo y siempre la paga era la misma. Los aumentos venían por decreto. Nos empezamos a sindicalizar, a agruparnos, unos cuatro, cinco, compañeros, a escondidas. Fui uno de los primeros que me afilié, junto con Daniel Díaz, quien hoy es Secretario Adjunto”, y agrega: “los delegados de ese momento trabajaban más para la empresa que para los compañeros. A nuestro sector siempre lo castigaban, porque éramos los más conflictivos, los que íbamos más al choque. Les parábamos las líneas de producción porque nos estaban sobreexplotando de laburo y los delegados nos decían «la empresa tiene razón». Yo, con un compañero, Walter Salazar, que hoy también es miembro de la Comisión, nos parábamos contra la patronal y reclamábamos todo. Por parar las líneas, nos querían hacer laburar los fines de semana, pagándonos 4 horas extras. Hicimos una asamblea y decidimos no venir a laburar. A la semana siguiente nos llamaron a mí y a Walter y nos dijeron «tienen razón, les vamos a pagar las horas extras y les vamos a dar un franco compensatorio». Y le dije «ah, sí, ¿tenemos razón? Igual no vamos a venir». Nos podrían haber echado, pero eso demuestra el valor de la fuerza de trabajo. Si yo no hago el trabajo, ellos no van a venir a hacerlo. Necesitaban de nosotros para que salga el laburo. Por eso nunca tomaron una medida en contra nuestra. Esto no se pidió solamente para nosotros. Se pidió para toda la planta. Después de eso, toda la planta tenía su franco compensatorio”.

Por aquellos años, cada sector de Nidera peleaba por sus reclamos particulares. Por ejemplo, rememora Guachín, “Ezequiel Roldán, que hoy es el Secretario General, es de Logística y ellos tenían otros problemas. En ese tiempo estábamos separados, cada cual en su sector la peleaba como podía. Ezequiel estaba peleando para que le reconozcan el 100% de horas extras y entrar al convenio de aceiteros. No teníamos Día del Aceitero, nos hacían quedar hasta última hora del 24 o del 31 de diciembre, hasta los hacían quedarse a algunos compañeros y pasaban las fiestas ahí adentro”, comenta. “Los delegados peleaban solo por su bolsillo, eso no es lo que buscamos. Buscábamos unidad. Si pedimos, pedíamos para todos” y asegura: “No puedo pedir para mí solo. Hoy paro por mí y mañana ¿no voy a parar por vos? Esa no es la idea. Hubo una asamblea y nos agarramos feo. Carnereaban por 100 pesos”.

Después de aquella asamblea, sus propios compañeros le decían a Ramírez que él debía ser quien los representara: “me decían «metete vos que sos el que más habla, el que más va al frente». Es una responsabilidad grande. El delegado representa a todos y no es fácil. Cada uno tiene su problema y te cargás los de todos. Analizándolo, hablándolo con mi mujer, porque también hay que hablarlo con la familia, acepté, me postulé y gané. Con Ezequiel empezamos a trabajar a la par. Sectores que prácticamente no se podían ni caminar ni trabajar. Por ejemplo, Refinería se trabajaba en pésimas condiciones. Era el castigo. Era como decirte de acá a la calle”. Por la lucha gremial, hoy Refinería es, en palabras de Ramírez, “un lujo”.

JPEG - 179.8 KB
Jornadas de Formación del SOEIA. Héctor “Guachín” Ramírez, Miguel Maiale, Daniel Díaz, Ezequiel Roldán y Rodolfo Ruíz. 2 y 3 de marzo de 2017

Así, paso a paso, se fue conformando la actual conducción del Sindicato Capital, que tomaría su fuerza definitiva después del Congreso de 2013, cuando la burocracia -por la fuerza de los trabajadores- tuvo que dar un paso al costado. Hoy la historia de Nidera no es la misma que el Guachín conoció a los 18 años. “Recategorizamos casi al 100% de los compañeros. Se terminó la tercerización. Solamente vienen los de agencia a cubrir temporariamente”.

Pero nada es magia. “Hay que trabajar a la par de los compañeros todos los días. Vos llegás 6 menos 10, para que tu compañero se vaya a cambiar antes. Un compañero necesita una mano y vas y se la das. También se hacen amistades, compartís cosas, vas a la casa de alguno, compartís un asado y eso te va fortaleciendo, se van uniendo lazos entre los compañeros”, destaca.

Hoy en Nidera, en el puesto de Ramírez, hay un trabajador efectivo mientras él cumple su papel en el gremio. Pero sabe y quiere volver a la planta: “Nosotros hoy estamos representando al Sindicato Capital, pero mañana pueden estar otros compañeros y nosotros volvemos a la planta. Eso nunca hay que olvidarse: uno tiene que volver de donde salió. Porque él que piensa que hoy tiene un puesto en el gremio y se va a quedar toda la vida ahí, está equivocado. Está pensando mal. No hay que creérsela porque eso lleva a ser lo que no queremos: un burócrata. Mañana vamos a terminar volviendo a la empresa. Hay que volver con la frente en alta, hacer las cosas bien, para poder volver de nuevo. Hay gente que hizo las cosas mal y hoy está trabajando con la cabeza mirando al piso. Yo, antes de hacer eso, prefiero renunciar, dar un paso al costado y volver a la planta, porque yo estoy acá gracias a mis compañeros, que me dijeron metete vos, dale que confiamos en vos, y yo eso se los quiero devolver. Y se lo estoy devolviendo con las cosas que se han logrado. En la planta siempre estoy presente, capaz que no estoy en las líneas porque tengo una persona que me está cubriendo. Pero yo cuando vuelva tengo que volver a mi puesto y tengo que darle la cara todos los días a mis compañeros y eso no hay que olvidarse. El día de mañana tenemos que volver todos de donde salimos”, concluye.

JPEG - 76.7 KB
Movilización en solidaridad con ATE. 11 de agosto de 2016

De patrones y de trabajadores

El 1º de mayo es el Día Internacional de los Trabajadores. ¿Qué diferencia a un laburante de un patrón? El Guachín así lo explica: “Los trabajadores llevamos adelante la producción. El patrón manda, mira desde arriba cómo laburan los negros y, con tu fuerza de trabajo, ellos se llenan los bolsillo de plata. Nosotros somos compañeros, estamos en el día a día y con el patrón no. La patronal estudia para cagarte y nosotros estamos fortaleciéndonos para que no nos sigan cagando. Las ganancias se las llevan ellos, nosotros un sueldo”. Y, en esta línea, le es imposible no pensar en el gobierno nacional. “Este gobierno de CEOs lo único que quiere es explotar a la clase trabajadora, doblegarla, porque tiene pensamiento de patrón, no tiene el pensamiento de un tipo que se levanta a las 6 de la mañana o a las 5, o las 4, para llegar a horario al trabajo. Ellos no lo pasan”, plantea.

“Los trabajadores vivimos lo mismo -recalca- Tenemos las mismas necesidades, compartimos mates, compartís cosas que con tu patrón no vas a compartir nunca. Tenemos más sentimientos que un patrón. Ellos lo que quieren es explotarte y de eso sacar su ganancia. El trabajador comparte y la fuerza que tenemos es la unión. El día a día con tus compañeros es lo que te hace fortalecer. Pasamos necesidades, pasamos por lo mismo, que te basuereen. Perdemos muchos momentos. Hay veces que te necesitan y por no perder el laburo no estás”.

JPEG - 267.7 KB
Durante un asado en Nidera. 9 de febrero de 2017

El “no estás” resuena en el Guachín. Se emociona cuando habla de aquellos momentos que perdió por estar trabajando. En su relato están todos los padres, todos los hijos, de cada laburante. “Me perdí muchos cumpleaños de mi hijo o por ahí mis viejos necesitaban algo y no pude estar. El laburo te hace perder muchas cosas lindas, como llevar a mi pibe a jugar a la pelota el sábado, que por ahí lo acompañaba y no llegaba a ver el partido porque me tenía que volver a la fábrica. Cosa que el patrón no ve. El patrón lo único que quiere es que vos laburés y que le saqués la producción. Y esas cosas no vuelven más, esas cosas las perdés. Eso es lo único que me pone mal porque perdí mucho. Tu pibe cuando es chiquito es cuanto más te necesita. Ahora comparto más, es más grande, jugamos a la pelota, pero no es lo mismo que verlo de chiquito en un partido de fútbol”.

Y afirma: “He pasado cosas peores. Yo he sido un pibe de la calle y me acuerdo de eso y no me pone mal. De eso supe también valorar lo que tengo. Yo estuve un año y medio viviendo en la calle gracias al menemismo. Mis viejos se quedaron sin laburo, vivíamos en un alquiler y nos tuvimos que ir como ratas. Yo he tocado fondo, he vuelto a flote y eso no me pone mal. Me sirvió para ser lo que soy hoy. Saber valorar lo que tengo, saber valorar las amistades, porque cuando estás en el fondo del mar te quedan pocos amigos y eso yo lo valoro mucho. Y eso me fortaleció, no me pongo mal por eso. Pero hablar de mi pibe sí”.

JPEG - 257.8 KB
Durante un asado en Nidera. 9 de febrero de 2017

En esos sentimientos compartidos también ve la fortaleza de los trabajadores. Decir la verdad, lo que le pasa a uno, asegura el Guachín, fortalece. “Porque lo que le pasa a uno le puede pasar al otro. Porque somos todos clase trabajadora y el trabajador prácticamente vive lo mismo. Las experiencias van fortaleciendo y van congeniando, como que tienen la misma relación. Vos decís me pasó esto y el otro te dice me pasó lo mismo, pero ¿cómo saliste? Y vas intercambiando cuestiones de uno que le ha pasado a mí en mi planta, al otro en la suya”. Y finaliza: “Siempre hablando sincero, como es uno. Uno no la caretea. Capaz por eso te escuchan. Uno no inventa. Uno dice lo que siente y lo que le pasó”.

Deja un comentario

Archivado bajo Entrevistas, Exclusivos web, Sindicales

#6A: El paro desde sus protagonistas

Un día después del primer -y contundente- paro general al gobierno de Cambiemos, el Roble consultó con obreros de distintos rubros sus impresiones. Compartimos acá las opiniones recogidas:

la_plata_0-c7c0a

“El paro general dominguero no va a parar el plan económico del gobierno. A las 6 a.m. llegue a la ‘petro’ de 197 y colectora ya concentraban trabajadores, militantes y activistas de diferentes gremios, partidos movimientos sociales, entre banderas, cantos y bombos corrimos para ganar la panamericana, ante la mirada fija de mucha gendarmería, que intentaron evitar que subamos, pero no pudieron, escaramuzas de por medio. Una vez arriba las banderas flamean desplegando cada una sus reivindicaciones propias. La sorpresa fue ver otra columna a unos 100 mts. claramente dividiendo el corte, el Partido de los Trabajadores Socialistas se corto solo. La novedad la gendarmería megáfono en mano acusando que estábamos en infracción y que iban a aplicar el protocolo ¿será este el diálogo que tanto se jacta el gobierno? Pasada las 9 comenzó el acto que le daba cierre al corte de 3 hs  es para “pato” Bulrich que lo mira por TV cantábamos, en ese momento vemos que empiezan a reprimir el otro piquete los compañeros nos empezamos a preocupar en eso la gendarmería que nos cordoneaba empezó a avanzar sobre nosotros y a provocar, hubo algunos enfrentamientos gas lacrimógeno y pocas respuestas de nuestro lado casi no preparado para la represión. Los militantes del PRC fueron preparados llevaron rociadores con preparado de mylanta y agua con bicarbonato que calmo los ardores de muchos producto de los gases”. El Moro, trabajador metalúrgico de zona norte.

“Con el gobierno de turno con el plan económico totalmente anti obrero destruyendo las economías de cada hogar el ajuste cada vez más fuerte y el cinismo con el que se burlan. El paro llega demasiado tarde los sindicatos han hecho vista gorda por más de una año y medio.  El paro fue contundente y una gran muestra de fuerza y total disconformidad con el plan económico que lleva el gobierno de cambiemos. Se repudia la represión a los compañeros en los piquetes y demuestra una vez más que este gobierno no quiere el diálogo y no le interesa nada las clases obrera. Desde Canale Llavallol estamos frente a una fuerte crisis con la empresa por falta de pago y mala liquidación en los sueldos. Tras el cambio de gobierno nos sentimos muy golpeados por el ajuste en los servicios y no poder llegar a fin de mes.” Marcelo Pallero, trabajador de Canale-Llavallol.

“Fue un paro contundente. Que muestra la bronca de los trabajadores y sectores medios a la política económica de este gobierno que privilegia a los grandes grupos económicos y descarga la crisis sobre los trabajadores llevándonos por debajo de la línea de pobreza.” Trabajador metalúrgico de zona sur.

“En Metalsa el paro fue total, garantizado por la Uom, pero no fue activo. Por eso desde la agrupación de trabajadores de Metalsa en Lucha volanteamos la puerta de fábrica planteando que en Metalsa parábamos no solo por que llama la CGT, sino contra los despidos en esta fábrica y por la reincorporación de los compañeros despedidos en lucha. Participamos del corte de 197 y pana. Está claro que el gobierno quiere que pase el ajuste y va a reprimir. El desafío es contraponer organización y medidas cada vez más amplias y masivas, ya que el ajuste no lo va a frenar uno u otro partido sino amplios sectores de la clase trabajadora movilizados.” Nacho Serrano, delegado de la UOM despedido de Metalsa.

“Paramos lxs trabajadorxs.

Movimos los pies y las calles y los puestos de trabajo fueron nuestrxs. Les hicimos sentir tanto al gobierno de Macri como a la Burocracia que acá estamos y no nos vamos, a pesar de la represión y la demonización que nos hagan en los medios. Es fundamental la continuidad del paro y que no quede en manos de la Dirigencia de la CGT toda la fuerza obrera.” Lxs Villerxs. Lista Bordo – Ferrocarril Sarmiento.

“El paro del 6A fue un éxito. No debemos olvidar que se conquistó por la presión y la lucha de las bases contra el pacto de la burocracia. Para frenar los despidos, tener una paritaria digna y acabar con el ajuste tenemos que organizarnos y seguir ganando las calles. El paro lo hicimos los trabajadores contra las políticas del Macrismo.” Santiago Menconi, trabajador de la Línea 60.

“La movilización fue importante porque se vio la unión, la fuerza y el compañerismo y se sintió la fuerza que estamos haciendo con nuestra lucha. Además cómo nos ayudaron a salir adelante a los trabajadores de Cresta roja, incluso para participar de la movilización en el paro, desde la planta hasta Puente La Noria. Felicito a todos los trabajadores que participaron.”

“Fue importante la movilización y enfrentar a la policía para mostrar nuestra lucha. Solo queremos la reincorporación de la gente. Hoy Cresta Roja es el ejemplo de la mentira nacional que metió el gobierno cuando asumió. Todavía hay 800 compañeros afuera pero vamos a seguir luchando hasta que retomen a toda la gente. Nosotros no nos vamos a rendir, vamos a darle para adelante. Le agradecemos a todos los compañeros que se solidarizaron para que podamos participar.”

“Nos adherimos al paro activo hoy porque no encontramos respuestas en la patronal. Somos los no reincorporados, los que nos mienten en la cara y se llenan los bolsillos con la plata del trabajador. Le decimos no al ajuste, no a que sigan hambreando a los compañeros. Nosotros estamos por la reincorporación de todos los despedidos de Cresta Roja.”

“Estoy totalmente a favor del paro y me pareció contundente, la respuesta del movimiento obrero, con una adhesión impresionante, a la vez que se hizo activo al salir a las calles, también entiendo que es la única manera de demostrarle al gobierno, el descontento popular que hay con respecto a su política de ajuste brutal, que estamos sufriendo todos los de abajo.” Trabajadores de Cresta Roja.

“En varios sentido fue un éxito. En los números no se puede fiar porque hay mucha gente que tiene miedo de parar, aunque quisieran hacerlo. Mi gremio, el STIA de Moran, deliberadamente boicoteó el paro más allá de adherir formalmente. Fue un paro autentico en todo sentido, no hubo ningún burócrata queriendo presionar al gobierno. Fue un paro que se le arrancó a la burocracia y que el movimiento combativo lo hizo activo cortando bocha de puentes. Aun sabiendo que estaban dadas las condiciones para que “la borracha” aplicara el protocolo anti piquete. Fue una gran jornada, que paró al país al mismo tiempo que ellos hacían el mini-Davos. Se demostró que hay un movimiento combativo que puso el pecho, que está creciendo y que va a dar todas las luchas que haya que dar.” Albino, trabajador de Calsa.

“El paro demostró la predisposición de muchos argentinos a no renunciar a sus conquistas, a no retroceder ante la política de ajuste. Fue superada la penosa convocatoria de los gordos de la CGT. Y esta vez no van a capitalizar la convocatoria y la lucha. Ante la represión y el apriete se responde con más organización.” Alejandro Alvite, ferroviario – MONAFE.

“Creemos que fue un paro contundente, que demostró el descontento general de los trabajadores. Obviamente la CGT convocò por la presiòn en la movilización anterior del 7 de marzo, donde fueron obligados prácticamente por una amplia mayoría que exigìa fecha para la huelga general (esto se vio inclusive en los medios). Nosotros, como tercerizados del Sarmiento nos concentramos en Castelar (centro neuràlgico) a garantizar el paro.” Gordo, Copo y Flaco, ferroviarios del Sarmiento.

“No caben dudas que este paro fue contundente y aunque el señor presidente se burlaba, por dentro lo carcomía el miedo. A el y a todo su equipo de buitres, lamentablemente es tan necio que se niega a escuchar el reclamo de los trabajadores asi que este paro será- el comienzo de una lucha muy dura.” Roger, delegado textil de RA.

“El primer paro general al gobierno de Macri nos deja el saldo positivo de romper la inacción de la burocracia y la deuda de recomponer los lazos de solidaridad dentro de nuestra clase, que nos permitirá profundizar la lucha contra este sistema injusto. En primer lugar debemos rescatar el compromiso del activismo, que en una nueva muestra de valor de nuestra clase. Imprimió un carácter activo (dentro de sus posibilidades) al paro nacional, pretendido dominguero por la cúpula traidora de la CGT. Además es pertinente reconocer a todos aquellos compañeros de a pie, que adhirieron a la medida superando aprietes y amenazas; y ganándole al miedo.” Anibal Aristizábal, médico del Hospital Fiorito – Presidente de la Seccional Fiorito de CICOP.

El paro tuvo total acatamiento. Y no es cierto que la gente quería ir a trabajar. El freno lo puso la burocracia  que se vio obligada a ponerle fecha al paro; demostrar que todavía controla. pero sin movilización para  descomprimir. En algunas provincias la burocracia movilizó la base y no hubo represión. El problema es el piquete en la provincia, capital y el Gran Buenos Aires que por lo general lo hace la izquierda y un sector de la vanguardia. Allí no participan importantes sectores de la base obrera. Si vienen sectores de desocupados traídos por los aparatos. Y creo que este tipo de piquetes no ayuda al desarrollo de la movilización, lo que logra es aislarse del movimiento de masas y cae en darle lugar al gobierno para reprimir. Hay  que leer el contexto en el cual se da este paro del 6/4 para mi estaba anunciada la represión. El gobierno se apoyó en lo que viene buscando y no se había manifestado en los últimos tiempos esa base social en la cual apoyarse y fue la del 1/4; en la cual el gobierno salió envalentonado a redoblar la ofensiva.  Pero el alto acatamiento al paro vuelve a dejar un espacio para la pelea como se ve en el conflicto docente que comenzó a retroceder.” Indio, obrero químico.

“Acá en Canale el paro fue contundente, ningún trabajador de la UOM fue a trabajar. Como decimos con los compañeros, el PARO es PARO y punto. Escuché un montón de pavadas, opiniones, inclusive gente que fue a trabajar en otros lugares. Algunos mediocres se jactaban que estaban haciendo patria. Pobres, tienen la cabeza colonizada, hacer patria es enfrentar a este gobierno ortiba que quiere regalar las Malvinas, que le paga a los buitres y no le da aumento a un maestro por ejemplo. A ese terreno intentan llevarnos, que estemos peleando entre nosotros si es un paro activo o no, si hay que acatar o no, si hay cobertura legal, una locura hablar de eso pero pasó. Si el paro tiene que ser activo o no tampoco hay discusión, tiene que ser activo y punto, esto ya no da para más. Pasa que hay un cagaso terrible a que se prenda fuego todo. Por algo será ¿no?” Nicolas, Comisión Interna UOM de Canale Lavallol.

El paro del 6 de abril fue arrebatado a la CGT, por los trabajadores. Cada día se visualiza en las calles el descontento  de los sectores más vulnerables golpeados por el ajuste y la represión. El paro demostró las grandes grietas dentro de los partidos hegemónicos, los sindicatos y la burguesía donde la izquierda viene colándose fuerte en la arena política.” Karina, integrante de la asamblea de vecinos de Villa Udaondo.

“Ayer participamos del paro activamente, para sacarle ese matiz dominguero que nos quiso imponer la CGT. Estuvimos a la noche en Castelar y luego participamos del corte enfrente al posadas. El desafío sigue siendo enorme, pues, si bien este paro fue arrancado desde las bases a las burocracias, está claro que sigue siendo la CGT los únicos que pueden convocar y garantizar que un paro sea masivo. Una gran tarea por delante, pues, será convertir a los sectores combativos en una alternativa real a la conducción de los laburantes.” El Uru, ferroviario del sarmiento.

“Estuvimos en el corte de INTI, CONEA en Gral. paz, lamentablemente por desorganización del corte no salió, se hizo tarde y por el tremendo despliegue de policía de la Ciudad, de la Federal, de Tres de Febrero. Se hizo imposible cortar ni Gral. Paz ni Constituyentes. Es para remarcar una desmedida presencia policial”. Becario CONICET.

Deja un comentario

Archivado bajo Entrevistas, General, Históricas, Sindicales