Archivo de la etiqueta: movimiento obrero

Aceiteros: 1947-2017, 70 años de historia obrera

Difundimos el material audiovisual preparado en el marco del Congreso nacional de lxs aceiterxs. La Federación de trabajadores aceiteros y desmotadores fue fundada el 29 de octubre de 1947 por compañeros de sindicatos de base que entendieron que entonces, igual que ahora, era necesaria la unidad y la solidaridad para fortalecer la lucha obrera.

Buscamos reflejar la historia de nuestra Federación y su presente, con testimonios de compañeras y compañeros de distintos puntos del país.

Este video, proyectado en el 67° Congreso de nuestra Federación realizado los días 15 y 16 de noviembre de 2017, es parte de un trabajo en desarrollo. La versión final será presentada en el año 2018 en el marco de las actividades conmemorativas del 70° aniversario de nuestra Federación.

Levantado de Prensa F.T.C.I.O.D y A.R.A.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Exclusivos web, General, Históricas

Incidencias de la reforma la reforma laboral Brasileña en Argentina

La reforma laboral avanza con la autoconfianza que Cambiemos consolidó en las urnas. Mientras el Gobierno prepara proyectos con la CGT con la promesa de evitar una “flexibilización a la brasileña”, los mismos apuntan a disminuir costos y anular derechos constitucionales con el fin de aumentar la productividad y la tasa de ganancia patronal, sin pasar por el Congreso. Por C.M.

images

A través de las negociaciones colectivas, se discuten o ya comienzan a aplicarse:

-Multitarea

-Adicionales por presentismo

-Intercambio de planteles entre empresas

-Pago por objetivos

-La reducción de los tiempos muertos

-El reemplazo del trabajo humano por máquinas.

En muchos casos, los sindicalistas están dispuestos a discutir aspectos clave de los convenios. Lo que es difícil medir en perspectiva por la acumulación de medidas antidemocráticas y que atentan contra el poder adquisitivo del salario, es saber hasta donde el colaboracionismo en esta etapa se transforma en suicidio político de gestiones sindicales que ya fueron corridas a botellazos en actos propios.

Estos avances “invisibles” sintonizan con los acuerdos sectoriales promovidos por el Gobierno, como el firmado con los petroleros de Vaca Muerta y el cerrado por los dirigentes de la industria lechera que significaron la pérdida de derechos elementales y la priorización del contrato individual de trabajo al colectivo, sujetando de este modo al trabajador a las disposiciones caprichosas de los patrones, las cuales en soledad negociará para no perder el trabajo en un marco recesivo a nivel mundial.

El “consenso” reduce el riesgo de que el gobierno de turno  se tope con un brote de conflicto  en la  campaña electoral hacia  2019.

A cambio de la paz social, el gobierno introduce en las negociaciones a la CGT para perdonar deudas a empresas que negreaban sus empleados y así producir un blanqueo, lo cual no soluciona el problema de fondo de la falta de trabajo y mucho menos el de la precarización y tercerización laboral. También se pretende incorporar el sistema de pasantías en las empresas por mayor tiempo.

En las convenciones colectivas de trabajo ya se ven modificaciones, como por ejemplo:

En autopistas urbanas cuyos trabajadores están encuadrados en Empleados de Comercio se incorpora el sistema de auto pase (automatización de las barreras) .Esto será introducido en el CCT con cláusula de reubicación de los trabajadores reemplazados por esta automatización.

Esto es el principio de los cambios a aplicar en el sector, cuyo límite para ser extendido al conjunto de rutas y autopistas del país será la postura que adopte el compañero Moyano que lidera los trabajadores de peajes.

En los grandes supermercados se puede observar la falta de empleados tanto de góndolas como en línea de cajas: esto produjo la multiplicidad de tareas sin importar la categoría de cada trabajador.

En aeronáutica se incorporan nuevas rutas con el sistema “Low Cost”, que se trata de vuelos que aplican la flexibilidad en las tripulaciones para que puedan realizar tareas múltiples como por ejemplo que las azafatas realicen tareas de limpieza al finalizar el vuelo.

En las automotrices no sólo hubo despidos y suspensiones sino que también se ha producido la reubicación de muchos trabajadores sacándolos de su planta, mandándolos a otra y, quien no se acoplara a los cambios, tenía la ‘opción’ de retirarse.

Para los trabajadores y trabajadoras del Estado, uno de los problemas más grandes es la precarización laboral sostenida, qué hace que decenas de miles de estatales teman por su puesto de trabajo. Sin ir más lejos el 31 de diciembre vuelven a caerse miles de contratos que no se llamarán despidos sino con el eufemismo de término de la relación contractual. La precarización hace que con más virulencia se imponga la negociación de condiciones de trabajo por empleo.

Sanidad incorporó en su CCT, el salario ajustado a la productividad ejemplo: cantidad de inyecciones aplicadas, en vez de horas trabajadas.

La industria lechera también firmó la reforma de  su CCT: no hay más horas extras en los fines de semana, se pone un franquista que no es de la empresa y tampoco es afiliado al sindicato de la rama, dejan fuera del convenio al personal que no desempeñen tareas comprendidas directamente con el sector lácteo ,se aplica la polifuncionalidad el  período de prueba por seis meses, no se podrá solicitar el pago de una categoría superior por el tiempo que la realicen y el “bono solidario” que pagaban las empresas a la obra social ahora ese costo se trasladó a los trabajadores .

Se ha visto también una avanzada en impugnaciones de elecciones, y la intervención de varios sindicatos como el SOMU, UOCRA la Plata, UOCRA Bahía Blanca después de las cuales se vieron disminuido los derechos de los trabajadores como viandas, transporte, baños químicos traslados etcétera. También se había logrado contratar en las obras un cupo femenino obligatorio lo cual también quedó nulo. Otros ataques en contra de los derechos de los trabajadores y de sus asociaciones sindicales son los obstáculos en trámites simples como certificación de autoridades, reformas de estatutos, personerías gremiales, entre otras.

Se está dilatando la homologación de acuerdos salariales y premios por productividad , un ejemplo claro de esto es el gremio Aceitero al cual no le certifican las firmas de autoridades de su Federación ni la del Sindicato de Rosario y no homologan acuerdos paritarios y de premios ya firmados por las cámaras de común acuerdo. Esta situación llevó al anuncio de una huelga nacional aceitera, a la cual el Ministerio respondió dictando la conciliación obligatoria.

Desde el empresariado, la Corte Suprema y el gobierno avanzan con la nueva ley de ART, revocando fallos de la cámara laboral y tildando de mafiosos a dirigentes y abogados laboralistas, sobre este tema el Presidente De La AAL Matías Cremonte aseguro que el gobierno “busca debilitar la representación de los trabajadores, cuando se habla de avanzada del neoliberalismo, aludimos a esto: que los trabajadores no tengan la posibilidad de defenderse colectivamente”.

La Corte Suprema de Justicia viene dando varios guiños al gobierno revocando muchos fallos de Justicia del Trabajo y así desalentando a los trabajadores en sus reclamos laborales. Incluso antes de la asunción del Macrismo esta dio una señal limitando el derecho a huelga en la causa Orellano contra Correo Argentino.

La campaña en proceso busca desprestigiar y estigmatizar a los trabajadores organizados para generar en la opinión de la gente el terreno propicio para reformas laborales regresivas y buscando el diálogo y el consenso con una CGT burocrática y adormecida que parece no reaccionar proporcionalmente a la avanzada de este gobierno hacia los trabajadores.

Aunque en  Argentina todavía no se llegó a una ley de reforma laboral, el borrador circula y aunque públicamente genera vociferaciones y críticas no se ha construido una respuesta desde el movimiento obrero organizado a semejante violación de derechos constitucionales.

Con parte de la dirigencia sindical con poder de veto mirando para otro lado dejando flexibilizar las condiciones en que vendemos nuestra fuerza de trabajo y con un gobierno que fue respaldado por las últimas elecciones estamos convencidos que la respuesta se construye desde abajo, con la concientización y el debate, desde la unidad que busca que peleemos por lo mismo más allá de las diferencias.

Levantado de ContraReformaBahia.

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, General, Sindicales

A un año de la muerte de David Ramallo, Diego Soraire y Richard Alcaraz ¡Basta de asesinatos laborales!

Difundimos la convocatoria de la comisión Basta de Asesinatos Laborales, a un año de la muerte de David, Diego y Richard, que dejaron la vida en sus puestos de trabajo ante las pésimas condiciones en las que realizaban su actividad. Marcharán desde INTA Central (Av. Rivadavia 1439) a las 10hs, hasta la SRT (B. Mitre 755).

BAL

A un año de la muerte de David Ramallo, Diego Soraire y Richard Alcaráz
gritemos juntos: BASTA DE ASESINATOS LABORALES.

El 9 de septiembre de 2016, David Ramallo (trabajador de la Línea 60), Richard Alcaráz (trabajador de la construcción) y Diego Soraire (trabajador del INTA) murieron en sus puestos de trabajo, víctimas de la codicia patronal, la decidía estatal y la burocracia sindical.

No son casos aislados; son parte de los más de 400 muertos por año en ‘accidentes’ laborales, a los que hay que sumar mas de 600 incapacitados (por año) contando sólo a los trabajadores registrados. Sabiendo que los trabajadores en negro cuentan con aún peores condiciones laborales, podemos afirmar que las cifras reales son alrededor del doble.

Estas muertes podrían haberse evitado si las denuncias de los delegados gremiales de base hubieran sido escuchadas, si las patronales hubieran cumplido con su obligación de proveer a cada trabajador condiciones de trabajo seguras, si los grandes sindicatos burocráticos realmente defendieran los intereses de los trabajadores, si el Estado que debiera controlar las condiciones de seguridad no mirara para otro lado.

Al ser evitables, rechazamos que se cataloguen estos hechos como accidentes: los llamamos ASESINATOS LABORALES y tienen responsables en las patronales y en el Estado que no hace cumplir las normas de seguridad.

Lo que pasó el 9 de Septiembre de 2016 no es algo excepcional: cada día estarían muriendo 2 trabajadores en sus puestos de trabajo. Tras la muerte de nuestros compañeros tuvimos que lamentar también las de Matias Kruger (trabajador de Metrovias que muere electrocutado mientras realizaba tareas de mantenimiento en los talleres de la línea H), Gastón Cisterna (trabajador de la Linea 365 que muere aplastado por un colectivo), Julio Obiedo (falleció tras caer en un pozo de un yacimiento petrolero en Mendoza) y Brian Montero (murió aplastado por una viga mientras realizaba trabajos de montaje en la empresa Renova). También los 4 operarios de la empresa estatal SAMEEP en Chaco, murieron mientras realizaban trabajos en una cámara séptica. Y los 3 trabajadores muertos y 7 aun desaparecidos al hundirse el barco pesquero “El Repunte” de Ostramar en Mar del Plata. En julio, murió Valerio Galarz en la metalúrgica DEMA después de sufrir un paro cardíaco. Sus compañeros no pudieron socorrerlo porque el desfibrilador estaba bajo llave en la oficina de los gerentes. Sólo mencionando los casos que lograron trascender en los grandes medios.

Desde el espacio BASTA DE ASESINATOS LABORALES exigimos justicia para los compañeros, denunciamos lo que los grandes medios callan y creamos espacios para formar a los delegados y activistas de base a fin de que puedan accionar más efectivamente en defensa de la vida de los trabajadores.

Por todo esto este 8 de septiembre, a 1 año de la muerte de Diego, David y Richard, convocamos a todos los sindicatos, juntas internas, comisiones internas, agrupaciones y militantes sindicales, organizaciones políticas y sociales, y muy especialmente a todos los familiares de los trabajadores muertos en sus puestos de trabajo, a movilizarnos desde la sede del INTA hasta la SRT por

* Justicia para David, Diego, Richard y todos los compañeros muertos en sus puestos de trabajo.
* Contra la persecución y criminalización a los activistas sindicales. Reincorporación y desprocesamiento de los trabajadores de la línea 60
* Que las patronales destinen los fondos para seguridad e higiene y se extremen las medidas para cuidar la vida de los trabajadores
* Contra el desmantelamiento de la SRT como órgano de control
* Contra las reformas regresivas a la ley de ART y de los convenios colectivos
* Contra la reforma laboral a la medida de los intereses patronales

Concentramos en INTA (Av. Rivadavia 1439) a las 10hs, para luego marchar hasta la SRT (B. Mitre 755)

Si se puede evitar, no es un accidente.

BASTA DE ASESINATOS LABORALES.

Familiares de David Ramallo, Familiares de Diego Soraire, Delegados de la Línea 60, Junta Interna de ATE INTA, Taller de Estudios Laborales, Silbando Bembas, Agrupación Clasista Luis Pons – Trabajadores Municipales de Avellaneda. Adhiere: SUTNA

https://www.facebook.com/bastadeasesinatoslaborales/
bastadeasesinatoslaborales@gmail.com

Deja un comentario

Archivado bajo Exclusivos web, Gacetillas de Prensa, General, Históricas

Nota central de El Roble N° 114 de agosto: “Gran lucha de Pepsico: nada sale de un repollo”

El feriado del 20 de junio se enteraron con un cartelito pegado en la puerta, que la fábrica se cerraba. Eran 600 nuevos despidos. El 26 del mismo mes decidieron tomar la fábrica. El planteo era simple, recuperar sus puestos de trabajo.

nota central ER114

En la puerta de la planta armaron una carpa donde circularon centenares de trabajadores, organizaciones sociales, estudiantiles, políticas, periodistas, artistas, representantes de la lucha por los ddhh llevando su solidaridad. De un día para el otro, #Pepsico se convirtió en el ejemplo más saliente de una película que vemos cada vez más seguido: la lucha contra los despidos. Pero ¿Por qué PepsiCo ocupó este lugar destacado?

Es un ejemplo más, impresionante últimamente, contamos unos 15000 en una semana de lo que nos enteramos, más todo lo que no nos llega. La única diferencia que tuvo Pepsico con el resto, es que Pepsico se plantó y decidió pelear, a pesar de tener toda la política, los sindicatos, la justicia… todo un aparato en contra. A pesar de eso decidimos pelearla. Nos damos cuenta cada día que sí se puede. Vemos que Pepsico puede ser una punta de lanza, para que los otros trabajadores del país se den cuenta que lamentablemente hay que salir a luchar. Que no tenemos el apoyo de los sindicatos, que el gobierno solo cuida a los empresarios y los ricos, tampoco la justicia que nos deja totalmente desamparados.” Con esta claridad nos definía la importancia de este conflicto un obrero con 18 años de antigüedad en la fábrica.

El 13 de julio, luego de varias amenazas de desalojo, finalmente se hizo efectiva la orden de Macri y Vidal y entraron en acción las fuerzas represivas. “La represión fue el inicio de la campaña electoral de Cambiemos, como una señal: si se toma la fábrica o hacen un corte hay palos”, nos decían luego del desalojo. Esa señal tiene un claro componente de clase, porque es el propio gobierno demostrando con hechos a todas las patronales que está dispuesto a garantizarles sus ganancias.

Tomando estos dos elementos, la predisposición a la lucha y la política del gobierno, se entiende que el conflicto esté en el ojo de la tormenta de la situación política. Es que, en definitiva, lo que está en juego son las intenciones de la clase capitalista de imponer nuevas –y peores- condiciones para el conjunto de la clase y así abaratar costos de producción; y a la par, la capacidad de defensa de los intereses de las y los trabajadores.

“No queda otra que luchar”

La voluntad de lucha es un ejemplo de que se puede enfrentar el ajuste que el gobierno hace en nombre del capital más concentrado –y multinacionales como Pepsico-. Demuestran que se puede pelear contra el gobierno de Macri, Vidal y la burocracia sindical.

Pero esta voluntad no sale de un repollo. La organización en esta fábrica lleva años. Todo un proceso de trabajo gris, paciente y sostenido por abajo. Es un trabajo en la organización de los y las trabajadoras, que crece a medida que se desarrolla la conciencia de que son una clase aparte, opuesta a los patrones. Y que del gremio, en mano de los burócratas, tampoco pueden esperar lo más mínimo. Es una conciencia que se desarrolla a costa de sudor y sangre, muchas veces literalmente, cuando las largas jornadas de trabajo redundan en accidentes y enfermedades crónicas.

En este sentido, advertimos al lector/a que no hay entre los obreros y obreras de Pepsico superhéroes; simplemente laburantes con conciencia de clase. Ni más, ni menos.

El arraigo de estas ideas en la base obrera también es la que explica, en gran medida, cómo se resistió el desalojo. Porque defendernos ante los ataques patronales forma parte del derecho que tenemos como clase. La violencia, que comienza cuando se nos niega llevar el pan a nuestras casas, poder educar a nuestros hijos, tener atención sanitaria digna y se completa cuando reprimen nuestros reclamos, debe responderse. Los compañeros atrincherados en la terraza de la planta son un modesto pero importante ejemplo de esto. No se trata de “ser violentos” simplemente, sino de hacer lo que tiene que hacerse para defender nuestros derechos.

El papel de las compañeras

Las mujeres fueron claves para la conformación del cuerpo de delegados. “Ahora en la lucha fueron muchas las compañeras que no firmaron, teniendo hijos, madres solteras, teniendo que pagar alquiler, lo contrario que varios compañeros.” De los 600 despidos, 200 son obreras. Históricamente en la planta tenían menor salario y dejaban la salud a la par que los varones. Muchas se tienen que hacer cargo solas de sus hogares. Ese cúmulo de injusticias es, posiblemente, lo que las empujó a ser centrales en la construcción de esta experiencia. Incluso aquellas que reconocen que por la presión económica tuvieron que terminar aceptando la indemnización, son las que hoy siguen al frente organizando la actividad en el acampe y participando de cada acción. En esta experiencia colectiva, pareciera ser que con una claridad absoluta fueron las trabajadoras las que se dieron cuenta que solamente organizándose lograrían igualar sus derechos con los de los hombres y que solo así podrían tener mejores condiciones para todos. Así se explica que una de las principales referentes sea Catalina (del PTS y fundadora de la lista Bordó, agrupación que dirige hace varios años el cuerpo de delegados). Ella fue despedida pero, tal era el respaldo de sus compañeros y compañeras, que la Justicia reconoció que se trató de un caso de persecución política, que era delegada de hecho y la tuvieron que reincorporar. Esta victoria fue un impulso muy grande en la organización dentro de la fábrica, donde la Bordó ganó gran simpatía.

Las compañeras son centrales para comprender la tenacidad de esta lucha. No solo porque forman parte del activismo en la planta desde hace años, sino porque una vez desatado el conflicto han organizado el acampe en la toma, la difusión y la relación con los medios, movieron por todos lados el fondo de lucha y se bancaron, junto a sus compañeros, los gases y los palos de la policía el día del desalojo. Y hoy, con la carpa en Congreso, se las sigue viendo permanentemente organizando muchísimas actividades.

Si miramos este ejemplo o el de las trolebuseras en Córdoba o el de las docentes o la experiencia de las ferroviarias en el Sarmiento, no cabe ninguna duda del enorme potencial de combatividad y transformación que hay cuando se liga la lucha de clases con la lucha de género, que son dos partes de una misma pelea.

“El gran problema es la unidad”

La movilización de unas 20.000 personas el 18 de julio marcó al menos dos cuestiones: la vigencia de la bronca en amplios sectores contra el gobierno y la amplia solidaridad que ha logrado este conflicto.

Han recibido apoyo del SUTNA, seccional Oeste del Sarmiento, el FIT, IFS, Madres de Plaza de Mayo, Pérez Ezquivel, periodistas, Baradel, D’elía, las CTA, etc. “El día de la marcha salía la gente de los edificios, cantidad de dibujitos que nos dieron los nenes y nos saludaban. Gran solidaridad de los vecinos, acá en la carpa nos tocan bocina, nos dejan dinero, alimentos…”. Se combina la solidaridad de clase con la bronca que viene creciendo en estos meses. El apoyo al conflicto de PepsiCo expresa una continuidad con las movilizaciones masivas del “marzo caliente” o contra el “2×1” para los genocidas.

Y como se viene el panorama, lo que suena con mucha fuerza, la flexibilización laboral, tenemos que dejar de lado las diferencia y unirnos porque si dejamos pasar esa reforma laboral, no importa el color o lo que cada uno piense, nos van a hundir a todos. Hay que luchar porque nadie nos va a regalar nada.” En la charla en la carpa sale una y otra vez este problema ¿Qué hace falta? ¿Cómo nos unimos? “Falta que todos los trabajadores abran un poco más la cabeza. Yo mismo hasta hace unos años atrás cuando entre a Pepsico era un pibe que no me interesaba en política, el sindicato, ni nada… después de un tiempo, estás ahí, ves las injusticias, me empecé a interiorizar. Yo tenía muchos amigos de la verde [Lista que responde a Daer], pero con el tiempo ves quién está siempre y cuando hay quilombo se borran, vas viendo quiénes te bancan, quienes te usan cuando les servís y después se borran. Hay que hacerle ver al trabajador común quién realmente te va a ayudar, que sean ellos mismos los que abran la cabeza, quiénes defienden los intereses de los trabajadores y quienes no. Pero lo tienen que ver con hechos.”

Este conflicto está en un momento muy difícil. Al igual que muchos otros. La relación de fuerza con el frente patrones, Estado y burocracia, no nos favorece. Y desde ya que no podemos esperar que las elecciones nos solucionen demasiado. Han participado muchos sectores en los plenarios convocados por Pepsico, como ocurrió con AGR. Desde el acampe los compañeros se acercaron al piquete de los despedidos de Cresta Roja, de Atucha y apuestan a que esta carpa se convierta en la “carpa de los despedidos”. Ensayar formas con las que dar respuestas de conjunto al ajuste en curso son una necesidad urgente.

Cómo sigue…

Al cierre de esta edición, continúa el acampe en la Plaza Congreso, la campaña internacional de boicot a la marca, la difusión del fondo de lucha y seguirán con las asambleas y reuniones de coordinación con otros sectores para decidir nuevas medidas.

Por Facundo A., docente y militante del PRC.

Agradecemos a Walter, Fabián, Nancy, Patricia, Lucho -y los muchachos de Logística-, Camilo, a Martín y su papá y a todos los compañeros y compañeras que con sus relatos, ideas y opiniones hicieron posible esta nota.

Deja un comentario

Archivado bajo Debate, General, Históricas, Sindicales, Versión Papel