TSU Cosméticos: trabajadorxs reclaman indemnizaciones y aguinaldos adeudados

Desde horas de la mañana de hoy, lunes 30 lxs trabajadorxs de TSU Cosméticos, fábrica ubicada en el partido de San Martin, exigen el pago de las deudas de indemnizaciones para más 400 despidos. De este modo, la celebración de las fiestas lxs encuentra sin trabajo y en la calle.

La patronal cerró el sector de plásticos y de producción gracias a la política de Macri que dió apertura a las importaciones, dejando así a 2 terceras partes de sus empleadxs en la calle, según refieren lxs propixs trabajadorxs.

La patronal está incumpliendo el plan de cuotas que acordó para pagar indemnización, que adeudan desde septiembre. Lxs que aún están en el sector de logística también reclaman aguinaldos atrasados desde el segundo semestre del 2018.

Ampliaremos.

Corresponsal para El Roble.

Deja un comentario

Archivado bajo Exclusivos web, Sindicales

Ingenio La Esperanza: crimen social contra la clase obrera

El miércoles 20 de noviembre último se encendió la flama que hizo arder por más de 15 horas al ingenio La Esperanza, en la localidad jujeña de San Pedro. La realidad insoslayable  de esa jornada donde se desató el infierno es la única certeza confirmada. Gobierno, Empresa, medios ,sindicato y distintos trabajadores del ingenio dan versiones encontradas sobre las causas, y hasta sobre la cantidad de trabajadores asesinados en la que es la masacre más grande de nuestra historia reciente en asesinatos laborales.

Quiebra y administración provincial

En 1999 empezó a escribirse el anteúltimo capítulo de esta historia, al decretarse la quiebra del ingenio y comenzar un periodo de 20 años donde lo administró el gobierno provincial que pasó por  Eduardo Fellner y Walter Barrionuevo del PJ y, desde 2015, Gerardo Morales de la UCR.

Si algo caracterizó a la administración provincial del Ingenio azucarero fue la desinversión crónica en condiciones de seguridad e  infraestructura que se cobraron la vida de 4 obreros durante estos años, sumada a la falta de control del ministerio de Trabajo. La constante precarización de los puestos y condiciones de trabajo acompañada de 338 despidos en 2017, resistidos por zafreros que terminaron reprimidos y presos. El resultado: polivalencia laboral, sobreturnos, productividad creciente y un promedio de 80 “accidentes” denunciados por año en la última década.

 

Un regalo que oculta burdamente un hecho de corrupción más

En mayo de este año, Gobierno y el grupo de capitales tucumanos (dueño de Los leales) Budeguer concretaron el pase de manos  del ingenio a precio de remate y en cómodas cuotas con el aliciente extra de poder despedir y luego recontratar al personal provocándole más pérdida de derechos y antigüedad.

La venta se concretó en 50 millones de dólares (la mitad del valor real), con un aporte inicial de 10 millones y el saldo en cuotas anuales, iguales y consecutivas de 2.666.666 en septiembre de cada año entre hasta 2036. En el acto donde se concretó la venta el representante de la familia Budeguer declaró “Con una conducción como la nuestra, podemos revertir la situación del ingenio y convertirlo en un polo productivo. Hay que ordenar la fábrica y hacer inversiones, un proceso que nos llevará de 3 a 5 años”.

Una mentira tras otra, solo aumentaron la explotación de los 617 trabajadores recontratados luego de una nueva feroz represión ordenada por el intendente de San Pedro  Antonio Carrizo de Cambiemos porque se resistían a seguir perdiendo derechos. 

El día anterior al incendio una diputada había pedido informes sobre la sospechosa venta sin licitación a raíz de que la segunda cuota no había sido pagada debido a la supuesta inversión de la empresa en mejoras. Otra flagrante mentira, nunca se realizaron obras a pesar de las reiteradas denuncias de falta de cableado realizadas por el gremio, la última dos días antes del incendio donde se denunciaba la presencia de chispas en un sector lleno de tanques con miles de litros de alcohol.

La hora de la siesta terminaba en San Pedro. Poco antes de las 16, tres fuertes explosiones sacudieron a los habitantes de la ciudad jujeña a unos sesenta kilómetros de San Salvador. Las llamaradas en el ingenio azucarero se tornaron incontrolables. Los vecinos de La Esperanza, un pequeño poblado de cinco mil personas contiguo a la planta, en su mayoría trabajadores o ex obreros del azúcar, debieron ser urgentemente evacuados. Las llamas superaban en ese momento los 30 metros de altura.

jujuy-incendio-en-el-ingenio-azucarero-la-esperanza

Como en otros pueblos cañeros, todo gira allí en torno del ingenio. Sus habitantes conviven malamente con la nauseabunda montaña de desechos de la caña de azúcar. El bagazo, al aire libre, ardió tras la explosión de los tanques de alcohol etílico.

Los familiares de los 142 trabajadores, en ese momento en la destilería, tras sobreponerse como pudieron al primer impacto, se acercaron hasta los límites de la planta en demanda de los suyos. 

 Entre los 12 fallecidos dos volvieron al infierno para ayudar. Julián Bedoya ingresó al incendio a cerrar la válvula de gas para evitar que la masacre fuera peor, encontraron su cuerpo dentro de la camioneta cerca de la válvula y Orlando Rosendo “Toti” Iglesias en su desesperación por sacar a sus compañeros entró con un matafuego y nunca volvió a salir.

Mientras ardía  el ingenio las cifras de obreros muertos y heridos eran contradictorias. Cuando oficialmente hablaban de 5 fallecidos  ya se sabía que ascendían a 8, y que 5 continuaban desaparecidos. Finalmente los datos oficiales vuelven a mentir, el abogado del sindicato afirma que los muertos fueron 12, una docena de vidas obreras cegadas por la desidia de la empresa, la negligencia y complicidad del estado provincial todo, Morales, Carrizo, policías, jueces, un sindicato (que ahora denuncia, pero dejó pasar, despidos, represiones, precarización y dejó trabajar a sus afiliados sabiendo que se jugaban la vida) todos de su lado, un lado de clase inoculto. Asesinos.

¿Quien investiga,  el estado cómplice?

jujuy

La investigación en las manos manchadas del hollín de los cuerpos quemados del estado provincial no puede ser otra cosa que una farsa. El fiscal Ernesto Resúa afirmó que el origen del fuego estaría vinculado a un cortocircuito en el edificio de la destilería, que obreros alertaron que 48hs antes hubo chispazos y que el tanque que explotó ya tenía pérdidas de alcohol a tal punto que los vecinos sentían el olor nauseabundo días antes. 

Por su parte,  Sergio Juárez, secretario general del SOEAILE, (Sindicato de Obreros y Empleados Azucareros del Ingenio La Esperanza) denunció que la policía presionó a un sereno para que dijera que el incendio fue provocado por una falla humana: “Van a querer culpar a los trabajadores”, advirtió.

Una semana había transcurrido de la masacre y la justicia patronal seguía sin caratular  la causa. No es  una tragedia, es un crimen y aún no  hay responsables detenidos. Se está evitando caratular; “se habla de actuaciones informativas cuando la carátula que corresponde es estrago doloso agravado”, afirmó el abogado del Sindicato Enrique Wandschneider, quien consideró “muy grave que la justicia no empiece por ese lado porque no se están tomando las medidas necesarias para preservar las pruebas.” Pruebas que tienen que ver con los estudios de higiene y seguridad, de tratamiento de fuego, de medio ambiente laboral, que en este momento tranquilamente se podrían estar haciendo desaparecer por parte empresa.

En La Esperanza, cometieron un crimen social contra la clase obrera. 

Como tantas otras veces la avidez del capital es mucho más devastadora que las llamas que se llevaron 12 vidas de obreros del ingenio La Esperanza. Otra vez para  los medios de prensa hegemónicos los  asesinatos laborales son ocultados, tergiversados, mostrando que el poder de clase de los medios es uno más de los poderes de un estado que está al servicio de la clase explotadora.

En el mundo un genocidio de clase 

La OIT reveló que 7.600 personas mueren por día en el mundo como consecuencia de accidentes de trabajo o enfermedades profesionales. Lo que corresponde a 2.774.000 muertes anuales. 316 por hora.5 por minuto, es decir en el planeta muere un trabajador o una trabajadora cada 12 segundos,  cada 2 segundos menos que en 2017.

Deja un comentario

Archivado bajo Gacetillas de Prensa

Triunfo de residentes

5791575467746_XXLSin residentes no hay hospitales

Existe una ley nacional que regula las residencias profesionales y que en CABA tiene su regulación en una resolución de 2013.  A pocos días de la nueva victoria del larretismo, la legislatura aprobó una ley que provocó una gran resistencia. Luego de 6 días de paro y 8 días sin guardias, lograron que la misma legislatura vote la derogación de la misma.

Conversamos con Julieta Rodríguez, médica pediatra y residente postbásica de Adolescencia.

 

E.R: ¿Qué tareas hacen lxs residentes y concurrentes?

Trabajan en distintos servicios de hospitales y centros de salud, de distintas profesiones (médicas, salud mental, ciencias sociales, enfermería). Cumplen tareas de asistencia  que debiera estar siempre supervisada. Además son quienes cubren tareas que no son de su competencia como camillerxs, hacen administrativas porque no hay quien las haga, porque falta personal.

 

E.R: ¿Por qué esta ley hubiese precarizado aún más sus tareas?

Aún más por un lado porque establece 64 horas semanales, que si bien muchas veces trabajan más que esas horas (hasta 80 horas semanales) la reglamentación anterior ponía un tope para las guardias. Con esta ley cambiaban de nombre llamándose “formación intensiva continua”. Es una manera de legitimar un régimen respecto a la cantidad de horas. Por otro lado, con la reglamentación anterior se estipulaba cómo se componía nuestro salario y con esta ley que fue vetada no especificaba cómo va a ser calculado

En ningún momento nos contemplaba como trabajadores de la salud sino como personas en formación de posgrado. Si bien estamos haciendo una especialización es una especialización en servicio, trabajando.

 

E.R: ¿Recibieron apoyo de lxs trabajadorxs de planta?

Lxs trabajadores de planta muchxs han apoyado el reclamo. En el hospital Elizalde donde trabajo tuvimos pleno apoyo pero hay otros hospitales donde tuvieron poca recepción. Es una construcción que hay que hacer para entender que tanto lxs trabajadores de planta como residentes y concurrentes somos todxs trabajadorxs. A todxs nos explotan y la explotación nuestra es a costa de la explotación de ellxs porque tienen una jornada más reducida con menos salario, pero es porque nosotrxs trabajamos muchas más horas. Es LA discusión a dar de acá en más y a unir fuerzas.

 

E.R ¿Qué aprendizajes podés sacar de este proceso? ¿Cómo sigue de acá en más?

Cuando se derogó la ley tuvimos una victoria y felicidad invaluable, pero lo más importante de todo este proceso es que yo en los 5 años que estoy en el sistema municipal y de residencias nunca vi una organización tan masiva como la de estos días y no solo eso sino que fue un proceso muy rico en cuanto a lo que fue la toma de conciencia de clase por parte de lxs trabajadores de la salud. Llegamos a tomar una medida tan grande como dejar la guardia sin residentes. Eso es algo que demostró la fuerza y el poder que tenemos como trabajadores de la salud si nos organizamos.

Ahora tenemos que ver cómo capitalizar esta fuerza y sostener la organización para lograr una ley que regule nuestro trabajo pero que nos represente mucho más, nuestra realidad de trabajadores, y aunarnos con lxs trabajadores de planta para que podamos ir por el real problema de salud que es que la falta planta funcional para que nuestro trabajo sea mucho más digno, realmente supervisado, para que no se nos explote a nosotrxs porque no se generan puestos trabajo. Ahora tenemos que continuar con las asambleas en los hospitales y favorecer este ejercicio de unión entre las distintas disciplinas que trabajamos en hospitales y centros de salud, que es otra de las cosas más ricas que sacamos de este proceso de lucha.

 

Esta organización y lucha nos enseña que:

Las resoluciones de la legislatura o el congreso pueden volver atrás.

Si salimos a la calle podemos dar vuelta esas resoluciones o leyes.

Si paramos y tenemos objetivos claros, no tenemos que volver a trabajar hasta que esos objetivos no se cumplan

Nuestro trabajo REALMENTE sostiene el funcionamiento de hospitales, escuelas, fábricas, hogares, oficinas, negocios.

Las asambleas resolutivas son una práctica democrática para decidir.

Por eso…

Sí podemos salir a luchar contra cualquier gobierno y políticas injustas y la forma es hacerlo de forma colectiva, democrática y con un plan de acción. Arriba lxs que luchan! 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Gacetillas de Prensa

Editorial de El Roble N° 137, diciembre: América latina convulsionada

 

puebloAmérica Latina está convulsionada. Podríamos hipotetizar distintos inicios para este nuevo clima al que asistimos: movilizaciones feministas, repudio contra los intentos de golpe en Brasil y Venezuela, grandes movilizaciones contra la reforma jubilatoria en Argentina en 2017 pero lo cierto es que es inevitable centrar la atención en la dinámica que está cobrando la política regional.

Hay muchos frentes de batalla y la lucha: contra reformas puntuales, contra golpes de estado o contra el hartazgo por acumulación de décadas, como la famosa frase chilena “no son 30 pesos, son 30 años”. Los capitalistas y los organismos internacionales como el FMI, con gran poder de EEUU y políticos locales intentan avanzar para tener más ganancias y para eso es necesario la pérdida de nuestros derechos. En países donde el neoliberalismo no ha alcanzado su eficiencia, como en Argentina, parecen insistir en que ahora sí será el momento de avanzar y en otros que fueron “el buen ejemplo” el pueblo parece estar dispuesto a no dejar las calles hasta que hacer que retroceden, como en Chile. La agudización de la crisis no parece dejar lugar a medias tintas: o se da un salto hacia un Estado policial con fuertes recortes a las libertades democráticas o se avanza en un proceso de reforma de la Constitución y avance en materia de derechos. Cabe preguntarnos en este marco, ¿se cuestiona al sistema capitalista o por ahora son cuestionamientos al sistema de representación? Habrá que mantener la atención en el curso de los acontecimientos.

 Excede a esta página analizar en profundidad cada proceso pero sin dudas es un momento convulsionado en el que vemos avances de la derecha con tintes fascistas, racistas y sexistas y al mismo tiempo enormes sectores sociales que salen a las calles a movilizarse contra las políticas de precarización y liquidación de derechos civiles y laborales.  Las masas trabajadoras, independientemente del apoyo o desacuerdo con los gobiernos, y aún cuando no cuentan con organizaciones políticas revolucionarias poderosas capaces de organizar y orientar la resistencia a estos embates, lucha, se moviliza y combate. Como puede y con las herramientas que tiene a mano. 

Por su parte, la crisis política abierta en Bolivia es quizás la de mayor magnitud en la región ya que Evo Morales tuvo que irse del país y luego del golpe de Estado asumió Añez con un grupo de militares a su lado. Se pueden analizar causas y cuál fue el proceso por el cual la sociedad boliviana está viviendo esta situación (ver notas) pero no podemos dejar de señalar que la brutal represión y violación a los derechos humanos que está sufriendo el pueblo boliviano debe ser denunciada y difundida. Hay testimonios y registros que ha recogido la prensa argentina y el grupo de organizaciones sociales, de DDHH, periodistas y personalidades  que han viajado y que ya han elaborado informes al respecto.

 

¿Y por casa cómo andamos?

Al cierre de esta de edición, estamos a días del traspaso de gobierno. El peronismo de Alberto Fernández se hará cargo del poder ejecutivo en un clima de relativa paz social. Es que el propio presidente electo lo reconoció hace unos días en una entrevista radial: “en América Latina los pueblos reaccionan a la derecha liberal, por eso el desafío es escuchar y responder a esas demandas”. Es decir, contener el enorme malestar que por abajo y hace tiempo se condensa en el pueblo trabajador gracias a este sistema que no tiene mucho más que ofrecer que miseria, destrucción del medio ambiente y pauperización de las condiciones de vida. Cierto es que son muchos los reclamos y los problemas: aumento de despidos, precarización laboral, reforma laboral y jubilatoria, falta de presupuesto para políticas públicas, represión policial, monocultivos y el uso de agrotóxicos, fracking, inundaciones, etc.etc. ¿Fernández irá contra estas políticas y las seguirá sosteniendo? ¿Avanzarán en el ajuste para pagar la deuda? Todo indica que se jugarán todo el 2020, como hemos explicado en otras notas, a un Pacto Social con empresarios, burocracia sindical y movimientos sociales como forma de evitar la conflictividad social y garantizar condiciones de explotación.

Frente a este panorama, insistiremos una y mil veces: con el ejemplo del pueblo chileno, apostar a la organización independiente de la clase obrera y de todos los sectores que ponen en cuestión este sistema.  Por abajo, con asambleas y movilización. La lucha es, gobierne quien gobierne, en defensa de todos los intereses que nos hermanan como clase.

 

Equipo de El Roble.

Deja un comentario

Archivado bajo Gacetillas de Prensa