La ola de calor no es un meme

Placas rojas con temperaturas altísimas. Memes. Minimización de la ola de calor  porque “es verano”. Programas políticos en los que sus columnistas se ríen de recomendaciones respecto a hidratarse y no tomar alcohol. Incendios forestales. Falta de agua. Nuevas iniciativas extractivistas. Ninguna medida preventiva.

¿Qué análisis se puede hacer de la ola de calor, en el marco de la degradación ambiental?

Las banalizaciones o la repetición de cifras récord con fines de venta son habituales en los medios de comunicación y las redes sociales. También podríamos pensar que la producción de memes o chistes son una forma de catarsis frente a la impotencia y la gravedad de la situación pero es fundamental que no sea solo un tema pasajero ya que la destrucción de la vida tal como la conocemos está en discusión. El análisis de los datos nos muestra que no está pasando nada que no sepamos que iba a ocurrir. Somos una generación que no podrá decir: nadie nos avisó que esto iba a pasar! Simplemente, la mayoría miró para otro lado.

El consenso científico mundial indica que de seguir el actual modo de producción capitalista (y por lo tanto de consumo) el planeta se calentará en las próximas décadas al menos 3 grados. Los modelos más agresivos incluso indican 5 grados de ascenso (para darse una idea eso implicaría un ascenso del nivel del mar que taparía una parte sustancial de la provincia de Buenos Aires). 

Ya el planeta se ha calentado 1,1 grados y eso se nota en la proliferación de tormentas más frecuentes y destructivas, en sequías cada vez más intensas y por las cuales sube el hambre en el mundo (tendencia que la FAO prevé se profundizará en las próximas décadas) en olas de calor más seguidas y más extremas. ¿Antes no hacía calor? Sí, lo había, pero menos seguido, y era compensado por un frío equivalente en invierno. ¿Antes había Niñas (el enfriamiento de las aguas superficiales del Pacífico ecuatorial) que causaban aquí veranos cálidos y secos? Sí, las había, pero ahora son reforzadas por el calentamiento global y la deforestación. Por eso los últimos 6 años de la historia mundial han sido los más cálidos desde que se tienen registros. Aquí batimos records de máximas buena parte de los meses del año. La Antártida bate récords de calor esta misma semana. Las olas de calor matan miles de personas todos los años.

El consenso científico también demuestra que si se quiere evitar que el planeta se caliente por encima de los 2 grados es necesario parar con la deforestación y dejar de quemar combustibles fósiles. Ya es una verdad de perogrullo. Ningún capitalista serio o sus gobiernos se animaría a negarlo, sin embargo ¿por qué no pueden cambiar de rumbo y siguen en un camino que nos lleva a la catástrofe? No es por ignorancia ni maldad, simplemente son capitalistas y los gobiernos en última instancia están al servicio de sus intereses. ¿Cuál es el interés de los capitalistas? Acumular ganancias en un determinado plazo temporal y todas las decisiones de producción están al servicio de esa finalidad, más allá de que después lo adornen con frases lindas sobre combatir la pobreza o dar empleo (o que incluso temporalmente y de casualidad reduzcan la pobreza).

Es por eso que el gobierno argentino no va a negar el cambio climático y sus efectos, pero su mismo carácter capitalista lo lleva a negar en la práctica lo que sabe insistiendo con la deforestación, la explotación de combustibles fósiles y demases.

Hay que abandonar la creencia decimonónica en el carácter científico y racional del orden de producción capitalista. Si el capital se sirve de la ciencia es solo en la medida que sirve para la acumulación de capital, caso contrario la deja de lado y la silencia. Es por eso que en perspectiva histórica el capitalismo será juzgado como un orden irracional que sacrificó todo, incluso sus propios logros, en el altar del crecimiento y la acumulación. No muy diferente de los suicidas religiosos.

Es necesario abandonar este orden irracional y reemplazarlo por uno racional donde la producción sea en función del mayor bienestar posible para todos. Ya tendremos que convivir con varios de los desastres que nos dejarán los capitalistas, pero cambiaremos por un futuro en que cada vez sean menores, aún está en nuestras manos dejar de mirar y hacer algo.

Eloy

Deja un comentario

Archivado bajo Gacetillas de Prensa

Tren Sarmiento: la lista Bordó retuvo la seccional y el cuerpo de delegadxs

El pasado 17 y 22 de diciembre la Lista Bordó retuvo la seccional Haedo y el cuerpo de delegadxs respectivamente, tras imponerse en las elecciones a la Lista Verde del burócrata sindical Sergio Sasia.

En la primera de las jornadas se ponía en juego la conducción de la seccional Haedo de la Unión Ferroviaria que nuclea a unxs 2000 ferroviarixs que realizan sus actividades en el tren Sarmiento. La Bordó, lista que agrupa a activistas ligados a Izquierda Socialista, a la agrupación Lxs Villerxs e independientes, encabezada por Rubén “el pollo” Sobrero, obtuvo 1111 votos; mientras que la Lista Verde, encabezada por , obtuvo 498. De este modo, se mantuvo la conducción Bordó luego de haber recuperado la seccional en 2012.

En la jornada del 22, la misma Lista Bordó logró retener el cuerpo de delegadxs que dirige desde 2010. Pese a las maniobras de la burocracia que se negó hasta último momento a entregar los padrones definitivos para evitar el control y conteo de lxs electores, la lista antiburocrática consiguió 1200 votos mientras la Verde apenas 514.

Este resultado aplastante es importante para el conjunto del movimiento obrero en el marco de la crisis social y el ajuste en marcha que impulsa el gobierno al son de la negociación con el FMI y el pago de la deuda. No es menor que quede en manos de los trabajadorxs las herramientas que permiten plantarse frente a las distintas patronales cuando el conjunto de la clase viene sufriendo pérdida de poder adquisitivo con la inflación y el fantasma de la reforma laboral sobrevuela el futuro cercano. Más importante aún cuando todas las burocracias sindicales acompañan el pacto social que el gobierno de Alberto Fernández requiere para que no se agiten las aguas del conflicto social. Desde el Periódico El Roble saludamos este importante triunfo.

Por Facundo Anarres.

Deja un comentario

Archivado bajo Exclusivos web, Sindicales

Cotramel (Ex Canale): Una experiencia de recuperación de fabrica a20 años de 2001


Luego de que la empresa ALCO-Canale, antigua propietaria, decidiera abandonar la planta, conformamos una cooperativa y solicitamos los avales con el objetivo de continuar con la producción. Así es que nació la Cooperativa de Trabajo Metalúrgica Llavallol -COTRAMEL- con un importante apoyo de los trabajadores y vecinos de la zona.


En octubre de 2018el dueño declaró la fábrica en crisis y luego entró en concurso de acreedores. En la metalúrgica los trabajadores ya venían mal desde 2016, cuando pasaron 6 meses sin trabajar y debieron resistir para que la empresa no los dejara desocupados.
“Camilo Carballo, también vicepresidente de la COPAL, fue vaciando las fábricas que tiene el grupo en Argentina. La planta de Llavallol es parte de un grupo repartidas en todo el país como en Mendoza y Catamarca, que fueron cerrando o disminuyendo sus operaciones desde hace cinco años aproximadamente. Los trabajadores de Canale Llavallol se fueron organizando para enfrentar una crisis empresaria que se profundizaba más y más con atrasos en el pago de los salarios, la no aplicación de aumentos paritarios y el deterioro generalizado de las condiciones de trabajo.”
“Siempre con el objetivo de aplicar la flexibilización laboral, la patronal fue despidiendo y suspendiendo obreros sin cumplir con la legislación. Macchi denunció al sindicato: “los que tenían que defendernos no hacían nada”. Se refería a la UOM Avellaneda, la seccional más grande del país, que atravesó por otros conflictos como SIAM y STOCKL, que terminaron en derrotas.”
En medio del conflicto más duro las asambleas eran continuas y su carácter era resolutivo este fue uno de los motores de la recuperación de la empresa y uno de los puntos que unen esta experiencia a la ola de recuperación de fábricas en el año 2001
Tras un duro proceso de sostener una parrilla para que los compañeros lleven algo a la casa por meses, comenzaron a tomar en sus manos el mantenimiento preventivo de las maquinas, para lo cual debieron entrara a la fabrica, luego de un tiempo comenzaron a producir pequeños pedidos, en el último año hubo incremento de la producción, incorporación de más empleados e inversión en maquinaria,
La fábrica no fue expropiada, ni hubo todavía una resolución al pedido de los trabajadores de compensar las indemnizaciones y sueldos que les adeuda el Grupo Canale con la propiedad de la fábrica y las máquinas. Tienen una Jornada laboral de lunes a viernes de 06:00 a 14:00 hs No trabajan los sábados, pero cobran el día. Ganan un día más de descanso, pero cuando la producción de la fábrica requiere más horas de trabajo, prima la conciencia de les trabajorxs de trabajar también el día sábado para llegar con los plazos. No tienen descuento por llegadas tarde.
El sueldo que perciben supera la media de la UOM. 65.000 pesos mensuales aprox. La lógica de que les trabajadorxs solo participan las deudas acá no corre. Si hay un excedente a veces se redistribuye entre lxs trabajadores, pero mayormente pasa a ser parte del arca de la cooperativa y se utiliza para enfrentar meses de pérdidas sin afectar los sueldos, también se usa para aumentar la capacidad productiva mediante la reinversión. Hasta el momento funciona.
Actualmente en el predio funcionan, Una comisión de fines perteneciente al CENS 454 para adultes mayores y un taller de mecánica dirigido por el SMATA y la Dirección Provincial de Escuelas Técnicas.
Hay proyección para incorporar otros talleres (dictados por trabajadores de Cotramel) y una radio de cara al 2022.

De la página oficial de la cooperativa http://cotramel.com.ar/
Foto Eli Báez

Deja un comentario

Archivado bajo Fábricas Recuperadas, General, trabajadores

A 20 años de la rebelión popular del 2001: Movimiento obrero ocupado y el resurgimiento del clasismo

Luego de la rebelión popular algunos fenómenos de recuperación sindical fueron claves para trazar el ascenso que vivió el clasismo en el período siguiente. PEPSICO y PRAXAIR en zona norte, Casino y DANA, FATE como algunos de los primeros hechos que van marcando la irrupción de una nueva camada de activistas sindicales que llevarán aquellas experiencias a los lugares de trabajo.

Las jornadas de diciembre expresaron también una profunda crítica a la burocracia sindical, que durante el menemismo había dejado avanzar la flexibilización laboral y la desocupación, las privatizaciones y el saqueo de las jubilaciones.
Por otro lado, los sectores que aparecieron como críticos a la política de “los gordos”, la CTA primero y luego el MTA de Moyano, tampoco llevaron la lucha a fondo. En el caso de los primeros, la Ley Federal de Educación rompió el poder de resistencia de CTERA y la “carpa blanca” como símbolo de resistencia pasiva, levantada por la expectativa en el gobierno de De La Rúa pintan de conjunto a este sector de la burocracia. El MTA llevó adelante una serie de paros generales, que al paralizar el transporte de conjunto, funcionaba como paralizaciones casi completas de la estructura económica. Este sector de la burocracia enfrentó el ajuste delarruista pero en el 2001, comenzó a aflojar las medidas y en el marco de la revuelta directamente se borraron.
La crítica al sindicalismo empresarial entró en el “que se vayan todxs” y durante mucho tiempo lxs sindicalistas fueron mal vistos socialmente. Sin embargo, al calor de esta experiencia fermento social, se afianzó otra idea: la recuperación sindical. La lucha por recuperar los organismos sindicales en sus diferentes niveles (comisiones internas, cuerpos de delegadxs, seccionales, etc.) se fue haciendo cada vez más fuerte en sectores de la clase trabajadora que luego de 2002 se fueron incorporando al aparato productivo. A la primera recuperación de SUTEBA Matanza, y las experiencias de SUTEBA Bahía Blanca y Marcos Paz, se sumaron las primeras recuperaciones de comisiones internas en fábricas, como PRAXAIR y la lucha de PEPSICO, que iba a conquistar la figura del delegadxs de hecho con Balaguer y Nornelia del PTS a la cabeza.
Los conflictos de DANA, del Casino, y especialmente la rebelión de FATE, fueron otros puntos de apoyo del clasismo en los sindicatos. Esta corriente favorable a la recuperación sindical tuvo en la década posterior importantes expresiones como en mecánicos, alimentación, papeleros, jaboneros, frigoríficos, ceramistas, transporte, ferroviarios, aceiteros, estatales y docentes.
Por otro lado, tal como explicamos en la nota sobre el movimiento piquetero, este proceso abierto de recuperación sindical no debe entenderse por fuera de la memoria colectiva de la clase obrera que demostró contar en su haber aquellas experiencias del clasismo de los ‘70 con el fenómeno del sindicalismo de base, las coordinadoras fabriles, la CGT de los argentinos y los “azos”. Por supuesto, sin comparar magnitudes ni la acumulación expresada en aquellas luchas, sí podemos rastrear el elemento de la democracia obrera, la acción directa y la delimitación clara de las patronales y el gobierno.
Nuevas camadas de trabajadorxs se incorporan al trabajo, sobre todo ya a partir de la reactivación económica tras la salida de la convertibilidad, la devaluación del peso y la estabilización política del régimen lograda por el gobierno de Kirchner.
La lucha por recuperar los sindicatos significó enfrentar a la burocracia sindical, a las patronales y al Estado, muchas veces en forma simultánea. Este proceso es, aún hoy, una experiencia viva que reivindicamos como herencia del proceso pos 2001 y que, desde el activismo clasista, debemos profundizar en la lucha contra los planes de sometimiento y ajuste que nos toca enfrentar nuevamente.

Por Facundo Anarres.

Deja un comentario

Archivado bajo General, Sindicales